El 75% de los 18 millones de primeras viviendas en España se construyeron entre 1960 y 2007, según un estudio
El 75% de los 18 millones de primeras viviendas en España se construyeron entre 1960 y 2007, según un estudio - BELÉN DÍAZ

La rehabilitación, el andamio que equilibra al sector de la construcción

Los expertos coinciden en que el crecimiento de esta actividad será clave para una expansión ordenada ante un párking de viviendas que mayoritariamente data de la segunda mitad del siglo XX

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las buenas sensaciones, que comienzan a envolver al sector inmobiliario en España no sólo afectan a la obra nueva donde el número de visados cerró el año pasado en las 64.038 viviendas (un 28,8% más que en 2015, en el que se otorgaron permisos para 49.695 viviendas), sino que se extiende a la actividad rehabilitadora. En concreto, según la Encuesta de Estructura de la Industria de la Construcción realizada por el Ministerio de Fomento, el volumen de negocio de la construcción residencial en 2015 alcanzó los 31.715 millones de euros, de los que la restauración y la conservación abarcó el 62% (19.662,4 millones) mientras que la obra nueva apenas superó los 12.000 millones de euros (38%). Lo que contrasta con lo sucedido en 2006, donde la rehabilitación representó apenas el 15% (23.611,7 millones de euros), antes de que la crisis económica impactara sobre la inversión en obra nueva.

Los expertos creen que la rehabilitación puede un jugar un papel relevante en el sector para encontrar un modelo equilibrado que evite los excesos del pasado. En opinión de Joan Carles Amaro Martínez, profesor del Departamento de Economía, Finanzas y Contabilidad de Esade, «parece claro que se está construyendo y visando más: estoy seguro que también la rehabilitación va a más».Para este experto, esta actividad es «una forma de poner en oferta una mayor cantidad de viviendas, especialmente interesante en municipios donde habiendo demanda existe escasez de oferta», y pone como ejemplo a Barcelona o el centro de otras grandes ciudades como Madrid. A su juicio, se trata de «un nicho de mercado concreto» cuyos costes son superiores a los de la obra nueva, y que estaría dirigido «a un cierto público con un poder adquisitivo más alto».

Según el último estudio de Euroconstruct, la rehabilitación crecerá un 3% durante 2017

Al respecto, el decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (Coam) José María Ezquiaga constata que «tenemos millones de viviendas construidas durante el comienzo del desarrollismo de los años 60 en los barrios populares que rodean la periferia de las grandes ciudades». Unos bloques de pisos que para Ezquiega adolecen de «malas condiciones de mantenimiento y no cumplen con los estándares actuales de ahorro energético, aislamiento térmico, e incluso, en algunos casos de habitabilidad (no tienen ascensor, no están adaptados a las personas mayores, ...)». Para el decano de los arquitectos madrileños, el sector de la construcción tiene mucho trabajo pendiente en esta área. «Esto no significa que no pueda haber nueva edificación; pero es necesaria una renovación del stock ya que aunque la población no tiende a crecer, sí lo hace la formación de hogares».

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reforma (Anerr), Fernando Prieto, asegura que «la rehabilitación jugará un papel clave contribuyendo a la estabilidad del sector de la construcción». Prieto cree que la actividad en la rehabilitación seguirá al alza y menciona el último estudio de Euroconstruct, presentado en el mes de junio, que vaticina un crecimiento del 3% para este año. Una de las tres variables sobre las que crecería el sector de construcción, según este informe, que estima un incremento en la edificación residencial del 10% para este año. En este sentido, ha destacado la labor informativa del Servició de Información de Rehabilitación Eficiente (SiRE) puesto en marcha con la colaboración de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Madrid (EMVS).

Desde «Sabimad Proyectos y Obras» han coincidido en la antigüedad del parking inmobiliario y en el impulso que se dio a la construcción tras el estallido la burbuja . Fuentes de esta compañía constatan que « no hay mercado para comprar tantas viviendas, y cada vez queremos vivir más en los núcleos urbanos». En este sentido, han destacado que dentro de la almendra central de Madrid no hay vivienda nueva, y que «la rehabilitación ya no es una opción, sino que debería ser obligatoria para seguir vivos». Por eso, creen que hay que estar al día de los productos a utilizar en este tipo de obras y mencionan que, entre las actuaciones más usuales, se encuentra la renovación de las ventanas y fachadas para conseguir un mayor ahorro energético o la instalación de ascensores.

Mucho más que ahorro

Pero ¿cuáles son los beneficios de la rehabilitación? ¿Se trata sólo de pagar algo menos de luz o aire acondicionado,? Según el informe de WWF «Rehabilitación energética de viviendas: cómo mejorar la calidad de vida y combatir el cambio climático», presentado la semana pasada, una adecuada rehabilitación - con criterios sociales y de eficiencia energética- podría mejorar de forma notable la calidad de vida de las personas. En concreto, según este informe, los edificios residenciales son los responsables del 66% de las emisiones generadas por el sector de la construcción. En este sentido, desde WWF recuerdan que un 75% de los 18 millones de primeras viviendas en España se construyeron entre 1960 y 2007, por lo que no cumplen con los estándares actuales. Desde Sabimad se muestran esperanzados por que cada vez más personas «ven que merece la pena el ahorro económico, que se amortiza a largo plazo, aunque suponga hacer más obras».

El 75% de los 18 millones de primeras viviendas en España se construyeron entre 1960 y 2007

Un esfuerzo económico que desde las administraciones públicas se está intentando aliviar: En el caso de la Comunidad de Madrid, explica el director general de Vivienda y Rehabilitación José María García Gómez , hay en marcha dos programas específicos de ayudas: uno de «Rehabilitación edificatoria» con tres líneas de actuación relacionadas con la conservación de edificios, la calidad y la sostenibilidad (eficiencia energética), y la accesibilidad (ascensores, rampas antideslizantes...) por un montante de 14,1 millones por convocatoria. Este año hay una nueva con una ayuda por piso de hasta 11.000 euros. De esta iniciativa ya se han beneficiado 7.895 viviendas en 2016.

El segundo programa se denomina Fomento de la «Regeneración y Renovación Urbana». En él, junto con los ayuntamientos, el gobierno autonómico de Madrid declara diferentes áreas de actuación, según «necesidades ya detectadas en el pasado que hayan dado lugar a solicitudes muy bien fundamentadas», ya en barrios de la capital o en la Sierra. Este programa, especifica García Gómez, está dotado con 29 millones de euros.

«Un futuro prometedor»

Para Mar Asunción, responsable de Clima y Energía de WWF, cuando se ha hablado de rehabilitación energética «se ha limitado a hacer un cálculo contable, cuando va más allá de los beneficios económicos hasta la calidad de vida de las personas». Concretamente, la disminución de la pobreza energética. Precisamente, este informe, destaca que casi 3,3 millones de hogares no pueden mantener una temperatura de confort en invierno.

Mar Asunción, de WWF, cree que la rehabilitación energética tiene beneficios en la «calidad de vida»

Por este motivo, Asunción ha llamado la atención sobre los colectivos como las mujeres o los ancianos y se muestra partidaria de una «rehabilitación energética con criterios sociales». Para ello, propone que las administraciones públicas integren el cambio climático como un apartado del Código Técnico de Edificación (CTE) o que las ayudas sean gratuitas, ágiles y «burocráticamente fáciles de conseguir», especialmente entre los más vulnerables. En opinión de Fernando Prieto (Anerr) a la rehabilitación le espera «un futuro prometedor», impulsado sobre «la actual coyuntura», «el apoyo de la Administración» o «la concienciación ciudadana».