¿Es seguro comprar una casa a través de una cooperativa?

Esta es una opción que cada vez prolifera más debido a la reducción de costes

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Acabo de comprarme una casa nueva a través de una cooperativa. La gestora me dice que las cantidades entregadas a cuenta no estarán aseguradas hasta la obtención de la licencia de obras, pero es que tengo que adelantar más del 20% del precio de la vivienda ahora. ¿Es una operación segura? (Pregunta de Sara Balado)

Responde Ferran Font, director del Gabinete Estudios de Pisos.com

Comprar una casa a través de una cooperativa suele ser una forma útil y más barata que hacerlo en el mercado libre ya que los gastos suelen ser menores. Varias personas se unen para formar una cooperativa que compra un terreno, contratan una costructora y edifican un edificio de viviendas. Todas estas personas se convierten en promotores. La cooperativa contrata una gestora que se encarga de la parte administrativa, jurídica y técnica y de mantener informados a los cooperativistas. Suele pasar que la gestora es a su vez promotora que ya cuente con experiencia. La cooperativa se disuelve cuando se termina de construir el edificio. Posteriormente se entregan las llaves de las viviendas y se escrituran firmando además un crédito hipotecario. En general los cooperativistas han abonado entre un 20% y un 30% del coste del piso. El resto lo pone el banco y el cooperativista se lo irá devolviendo en cuotas.

Debido a que no es el proceso de compra de vivienda habitual, es importante conocer la legalidad de la Comunidad Autónoma en relación a las cooperativas, intentar conocer el historial de la gestora, leerse muy bien todos los estatutos de la cooperativa y hablar con el banco para intentar anticipar los gastos de la gestión y las condiciones del préstamo. Para estar bien informado es importante asistir a las asambleas y, sobretodo, conocer si el proyecto está asegurado y si la compañía que lo asegura está especializada en cubrir promociones de vivienda.

Ante la duda planteada, es importante que todos los pagos que se entregan estén asegurados, precisamente para que pueda recuperarse el dinero en caso de que la vivienda no se construye. Debe existir una cuenta bancaria especial donde se realicen los pagos y exigir un aval al promotor. De todas formas, legalmente, el aval o seguro solo es obligatorio desde la obtención de la licencia de obras, con lo que el comprador, en el caso que hay apagado de forma anticipada ciertas cantidades, no tendrá seguro ni ninguna oportunidad de reclamar por la falta del mismo. Aunque la ley lo permita, es cierto que algunas promotoras y cooperativas avalan todos los pagos, hecho importante teniendo en cuenta que es antes de la obtención de la licencia cuando se realizan el grueso de los pagos.