mercados | madrid

Lo que la deuda le dio, EE UU se lo quitó

El Ibex cierra la sesión sin cambios con respecto a la jornada del miércoles

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El inversor que estuviera al margen de la Bolsa en la sesión de hoy y se quede sólo con el resultado, es decir, con el cierre en tablas del Ibex, por ejemplo, puede tener la tentación de pensar que no pasó nada en los mercados, que fue una sesión sin incidentes, tranquila. Nada más lejos de la realidad. Volvió la volatilidad al mercado, los movimientos. Fue, en conclusión, una jornada de ida y vuelta.

La mañana comenzó al alza en las Bolsas, animadas por la caída de las primas de riesgo de las deudas periféricas, algo especialmente importante, dado que transcurridas un par de horas de negociación, Italia y España tenían una cita con los mercados con sendas emisiones de deuda. Tal y como prometía el mercado secundario de deuda, las cosas en el primario fueron muy bien, mucho mejor de lo esperado. España colocó el doble de lo previsto (hasta 9.900 millones de euros) en bonos a tres y cuatro años con alta demanda y con fuerte bajada de la rentabilidad. Italia, por su parte, pagó un 54% menos en sus letras a doce meses.

Posiblemente, detrás de esta fuerte demanda de bonos se encuentre la política del Banco Central Europeo: a finales de febrero tiene lugar otra subasta de liquidez de la entidad monetaria comunitaria a tres años y las entidades necesitan activos que utilizar como contrapartida a esa liquidez. Y la deuda es ideal para ello. Por tanto, podemos calificar de éxito la política del Banco Central Europeo: facilita la financiación de los bancos al tiempo que permite una reducción de las primas de riesgo. De hecho, hoy, tras las subastas bajaron con mucha fuerza. La de España, hasta los 329 puntos básicos desde los 351 de la jornada anterior, con el interés del bono español a diez años cayendo desde el 5,32% hasta el 5,13%. La de Italia, desde los 517 puntos hasta los 480, con el interés del diez años disminuyendo desde el 6,98% hasta el 6,63%. Incluso la de Francia cayó con fuerza: desde los 134 hasta los 120 puntos básicos.

Ello hizo posible que los inversores no le hicieran mucho caso a Moody's, que rebajó la calificación crediticia de Valencia y amenazó a nueve autonomías más.

El selectivo español, tras conocerse el resultado de las subastas subió hasta reconquistar el nivel de los 8.500 puntos y tentar el nivel de los 8.600 puntos. El euro acompañaba también: recuperó el nivel de 1,28 dólares. Recordemos que el miércoles había terminado la jornada por debajo de 1,27.

Repliegue de los inversores

Pero a partir de las dos y media de la tarde, los índices se vinieron abajo. Cabe la tentación de echarle la culpa al presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que comparecía ante la prensa después de la reunión ordinaria de política monetaria, en la que se decidió mantener sin cambios los tipos de interés. Pero posiblemente él no fue el responsable del repliegue de los inversores. Porque, muy hábil, Draghi dejó margen para más compras de bonos europeos y mostró su confianza en la estabilización de los mercados financieros. "El mensaje que se desliza es que los bancos europeos están utilizando parte de la liquidez demandada en facilitar la financiación de los Estados, cumpliendo las expectativas del Banco Central Europeo", comenta Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG Markets. Draghi cumplió el guión.

Pero la felicidad nunca es completa últimamente. Y hoy le tocó a Estados Unidos dar malas noticias: a las dos y media de la tarde se publicó el avance de las ventas minoristas de diciembre. Y fue decepcionante: crecieron un 0,1%, dos décimas menos de lo esperado. Sin automóviles, cayeron un 0,2%, cuando se esperaba una subida del 0,3%. Sin automóviles y gasolina, se mantuvieron estables, cuando el consenso de analistas había pronosticado un avance del 0,4%. Y justo a esa hora vino a coincidir otro mal dato, el de paro semanal, que aumentó en 399.000 personas, por encima de las 375.000 que esperaba el mercado.

Este cúmulo de indicadores provocaron que el Ibex-35 se desinflara rápidamente, operación que concluyó con la publicación del índice de inventarios de negocios, que subió un 0,3%, una décima menos de lo previsto. Por eso, el Ibex-35, al final, terminó la sesión plano en los 8.427 puntos.

No en todos los mercados el hundimiento fue tan importante, dado que el Ftse Mib de Milán cerró la sesión con una revalorización del 2,09%. Probablemente, el parqué italiano estaba más pendiente de la sustancial mejora de la situación de su deuda pública que de lo que estaba sucediendo al otro lado del Atlántico. Y los más beneficiados de la situación fueron los bancos italianos: Unicrédito rebotó un 13%, mientras que Intesa SanPaolo subió más de un 4%. Pero el Dax alemán avanzó sólo un 0,44% y el PSI-20 de Lisboa, un 0,22%. También hubo números rojos: los protagonizó el Cac 40 francés, que cerró la jornada con un retroceso del 0,15%.

Los más rentables

En el selectivo español, Mediaset fue el valor más rentable, con una revalorización del 3,76%. A continuación, Red Eléctrica, que también ganó más de tres puntos porcentuales. Técnicas Reunidas y Acciona fueron los valores que avanzaron más de un 2%. Entre los mejores, FCC, Enagás o Bankinter, que subieron alrededor de un 1,8%. Y, entre los grandes, el más rentable fue BBVA, con una revalorización del 0,75%. También Telefónica cerró la jornada con ganancias: se apuntó un 0,11%. Pero entre los "blue chips" fallaron varios: Repsol YPF y Santander cedieron alrededor de un 0,7%, mientras que Iberdrola cayó un 0,55%.

El peor de todos los valores del Ibex fue Dia, que perdió un 1,67%. También Inditex bajó más de un punto porcentual.

Fuera del selectivo español, Banesto fue el principal protagonista, porque presentaba resultados. La entidad vio muy deterioradas sus cuentas como consecuencia de las provisiones extraordinarias que realizó a costa del beneficio del cuarto trimestre. Pero no sufrió mucho castigo. De hecho, el mercado le premió: al cierre ganaba un 2,77%. Pero hubo otros valores más rentables. El que más subió fue GAM, que se disparó otro 10%, seguido de Baviera y Vocento, que ganaron más de un 7%. En el otro lado de la tabla, el peor fue Azkoyen, con un descenso del 8,53%.

En el mercado de materias primas, nuevas subidas en el crudo, ahora alimentadas por la crisis nigeriana. El barril de Brent, de referencia en Europa, subía hasta los 113,52 dólares. El de West Texas, hasta acercarse a los 102. La onza de oro, mientras, avanzaba hasta superar los 1.650 dólares.