Felipe Benjumea, expresidente de Abengoa
Felipe Benjumea, expresidente de Abengoa - Moeh Atitar
EMPRESA

Los accionistas históricos de Abengoa reclaman 1.100 millones a Santander y HSBC

La demanda está admitida por el juzgado de primera instancia número 43 de Madrid

SEVILLAActualizado:

Inversión Corporativa (la sociedad que agrupaban el 28% de los derechos económicos en Abengoa en 2015) reclaman casi 1.000 millones de euros a Santander y HSBC en una demanda admitida en el juzgado de primera Instancia número 43 de Madrid, que ya ha sido contestada por las entidades. Las sociedades Finarpisa y Ardachón también han presentado una demanda, aún si admitir, que elevaría el importe total a 1.100 millones.

«Según el análisis de peritos extranjeros y nacionales -las firmas Brattle y Accuracy- este es el daño causado por la actuación de las entidades en el transcurso de la operación de ampliación de capital que Abengoa tenía intención de acometer en septiembre de 2015 y que provocó un colapso de liquidez a la compañía abocándola a acogerse al preconcurso de acreedores», remarcan los demandantes.

La acción parte de los hechos probados de la sentencia la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que indica que «el 14 de septiembre de 2015, el mismo día en el que iba a procederse a la firma del compromiso de aseguramiento de la ampliación de capital de 650 millones, Santander impuso de manera novedosa y sorpresiva para firmar la operación el cese del Presidente ejecutivo, Felipe Benjumea, y su salida del Consejo de Administración».

Esta condición -desconocida inicialmente por HSBC el día de la firma- aunque posteriormente consentida según consta en la citada sentencia, «impidió la firma de la carta de aseguramiento, pues HSBC debía volver a someter nuevamente a su comité de riesgos la aprobación de la operación con un presidente distinto». Las demandas han sido interpuestas por los despachos De Carlos Remón y Ureña.

«Estas actuaciones lanzaron a los operadores financieros, consultores, asesores y al mercado en general, un mensaje en contra de la situación financiera de Abengoa». Este mensaje injustificado generó “una oleada de especulación e incertidumbre y la total pérdida de confianza en la sociedad que impidió la operación», afirma el comunicado.

Cuando, el 23 de septiembre de 2015, se firmó la carta y Felipe Benjumea fue cesado, hecho que «aumentó la especulación y la incertidumbre creada el 14 de septiembre ante la imposibilidad de justificar la salida del presidente, la compañía había traspasado el punto de no retorno, sufriendo cancelaciones de líneas de liquidez, impidiendo que la operación se pudiera presentar al mercado y debilitando la liquidez de la sociedad hasta que no pudo atender sus obligaciones financieras y entró en proceso de preconcurso el 25 de noviembre de 2015».