Imagen de una plantación de almendros
Imagen de una plantación de almendros - EFE

Las almendras que se rigen por los astros y las tecnologías

La finca Cortijo El Puerto es la primera en todo el mundo en certificar sus almendros en seto en agricultura biodinámica

Inma Lopera
SevillaActualizado:

La finca sevillana Cortijo El Puerto, situada en el término municipal de Lora del Río y gestionada a través de las empresas de la familia De la Torre Liébana, ha sido la primera a nivel mundial que obtiene el certificado en agricultura biodinámica para el cultivo de la almendra en seto (plantadas en líneas y en marco superintensivo). Un sello que ha convertido a estos frutos secos en el objeto de deseo de grandes industrias alemanas, país en el que los consumidores, a diferencia de España, sí están familiarizados con esta marca.

La innovación forma parte del ADN de esta finca, que fue pionera en cultivar almendras aunando tecnología de vanguardia de la mano de la agricultura de precisión (por ejemplo, todos los árboles fueron plantados con GPS para llevar al terreno calles perfectamente trazadas que facilitan la recolección mecanizada) con ecología, certificando la cosecha como ecológica. Ahora, Cortijo El Puerto da una vuelta de tuerca más y refuerza sus principios de sostenibilidad y regeneración de la naturaleza, obteniendo para sus 35 hectáreas de almendros de cinco variedades distintas el certificado en agricultura biodinámica por la Oficina de Certificación Demeter España.

La agricultura biodinámica es un enfoque holístico de la agricultura en la cual la vitalidad es la prioridad. «Los agricultores biodinámicos devuelven más a la tierra de lo que le quitan cuando cultivan y crían animales», señala Enrique de la Torre Liébana, consejero delegado de Cortijo El Puerto. En este sentido, explica que «las granjas se consideran como organismos complejos, haciendo hincapié en la interrelación entre suelos, plantas, animales y personas, tratando el conjunto como un sistema en equilibrio, evitando en la medida de lo posible intervenciones externas y primando la autosuficiencia».

Se trata, según el consejero delegado, de «ir unos pasos más allá de la agricultura ecológica, pues no puedes llegar a tener certificación biodinámica si no la tienes previamente de ecológico».

En el campo implica someterse a unas «estrictas normas de cumplimiento», pues «la agricultura biodinámica se diferencia de la ecológica en el uso de preparados vegetales y minerales como aditivos para el compost, así como en el seguimiento de un calendario de siembra, podas o recolección basado en el movimiento de los astros».

Mejor precio

Un enorme esfuerzo que tiene su compensación económica en el mercado internacional, sobre todo en Alemania, donde «la marca registrada Biodinámica es una garantía de cumplimiento estricto y de respeto al medio ambiente, pues únicamente con el sello ecológico ya no les vale». De hecho, la feria alimentaria más importante del país, Biofach, «cuenta ya con un pabellón completo dedicado a los productos biodinámicos», explica De la Torre.

Así, mientras que la almendra convencional puede cotizar sobre 5,50 euros el kilo de pepita (sin cáscara), si es ecológica se eleva a 7,50 euros y al ser biodinámica podría llegar a 9,50 euros.

La finca sevillana, que se encuentra en plena tarea de recolección de sus almendras, espera este primer año obtener una cosecha «de unos 300 kilos de almendra sin cáscara por hectárea», ya que «los árboles todavía están creciendo y formándose». No obstante, para 2021, una vez que «todas las ramas sean ya productivas, la previsión es alcanzar los 1.000 kilos de pepita por hectárea».

Pese a su incipiente cosecha, las almendras biodinámicas de Cortijo El Puerto han despertado ya un enorme interés en Alemania, ya que «existe muy poca producción de almendra a nivel mundial con este sello, y ninguna cultivada en superintensivo», debido a la «enorme dificultad de combinar un sistema de producción de vanguardia con métodos más tradicionales y naturales en un cultivo bastante complejo como es el almendro», concluye.