Álvaro Guillén, Antonio Pulido, Javier Carnero, Luis Osuna y Alfredo Vázquez
Álvaro Guillén, Antonio Pulido, Javier Carnero, Luis Osuna y Alfredo Vázquez - ABC

Amazon también inquieta al sector agroalimentario andaluz

Industriales y distribuidores se preparan para la batalla del comercio on line

E. FREIRE
SEVILLAActualizado:

¿Quién liderará en el futuro el comercio on line de alimentos? Esta es una de las cuestiones que debatieron ayer representantes de las cadenas de distribución y de la industria agroalimentaria, en el marco de una jornada organizada en Sevilla por Landaluz (Asociación Empresarial Alimentos de Andalucía) y CAEA (Confederación Andaluza Empresarios Alimentación y Perfumería).

Durante la sesión, que reunió a más de un centenar de profesionales en la sede de la Fundación Cajasol, planeó como una sombra la palabra Amazon, aunque nadie citó expresamente al gigante del comercio on line.

El reto de competir con las grandes plataformas del comercio por internet, que seducen a los consumidores digitales, requiere una revisión de toda la logística del sector tradicional, que, según afirmó Luis Osuna, presidente de CAEA, ya está haciendo esta apuesta tecnológica.

La irrupción de los nuevos operadores, dijo Osuna, «distorsiona la buena relación que hay en la cadena agroalimentaria». El también presidente de Supermercados Covirán defendió que este modelo se adapta mejor a las necesidades del mercado de los alimentos. En este sentido, cuestionó que se pueda sustituir la compra en el supermercado, que de media se hace 16 veces al mes, por pedidos a cada domicilio que se gestionan en estas plataformas a través de una web.

El 80% de decisiones de compra se hace a través del dispositivo móvil

Álvaro Guillén, presidente de Landaluz, manifestó que «no se puede dar la espalda a estos cambios cuando las decisiones de compra, en un 80%, se toman por el móvil». En el futuro, declaró a ABC, muchos de los jóvenes actuales «no van a pisar en su vida un supermercado». La realidad, añadió, es que estos operadores han entrado de lleno en la distribución alimentaria, como antes lo hicieron en la moda, «y no se van a ir».

En el marco de la jornada se presentó también el tercer estudio del sector agroalimentario de Andalucía realizado por la consultora KPMG, en colaboración con Landaluz. El informe ofrece información sobre la evolución de las cuentas del sector correspondientes a 2016, así como los resultados de una encuesta sobre retos de futuro.

Así, según estos datos, las ventas del sector crecieron el pasado ejercicio casi un 1,5% hasta rozar los 3.429 millones de euros. En comparación con el año 2011, el aumento ha sido superior al 7%.

Por su parte, el resultado de explotación, después de la caída sufrida entre 2012 y 2014, ha repuntado en 2015 y en 2016. Así, el pasado año superó la cifra de 232 millones de euros, lo que implica una fuerte subida del 20% respecto al ejercicio anterior. «El aumento de la facturación, unido a un ligero ascenso el margen bruto, es el principal factor de esta mejora», según el informe.