En Málaga y Sevilla, una de cada cuatro personas tienen una póliza sanitaria privada
En Málaga y Sevilla, una de cada cuatro personas tienen una póliza sanitaria privada - ABC
ECONOMÍA

En Andalucía ya hay 1,8 millones de personas con sanidad privada

El mercado de pólizas de salud crece en la comunidad autónoma un 7% al facturar 1.121 millones de euros en 2018

SevillaActualizado:

El mercado de las pólizas sanitarias sigue creciendo en Andalucía, donde en 2018 facturó 1.121 millones de euros, un 7% más que en 2017. Más del 18% de la población andaluza tiene tarjeta sanitaria privada, lo que supone algo más de 1,8 millones de andaluces, es decir, dos de cada diez residentes en la comunidad autónoma han firmado un seguro de salud privado y en algunas provincias, como Málaga y Sevilla, son ya una de cada cuatro personas las que tienen una póliza de este tipo.

De los 1.121 millones de euros que las compañías ingresaron en 2018 en Andalucía por pólizas de salud, 1.069 corresponden a primas de asistencia sanitaria y 50,5 millones a seguros con reembolso de gastos, según datos un informe realizado por la consultora ICEA para la Unión Española de Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa).

En Andalucía, más de una veintena de compañías de seguros comercializan pólizas de salud, pero en realidad el 96% del mercado lo acaparan seis empresas: SegurCaixa Adeslas, Asisa, Sanitas, Grupo DKV, Mapfre y Caser. En lo más alto del pódium está SegurCaixa Adelas, que facturó en 2017 un total de 366 millones de euros en seguros de salud en Andalucía, lo que representa el 35% del pastel. Le sigue Asisa, con 266 millones de ingresos por esas primas, acaparando el 25% del mercado. El tercer puesto lo ocupa Sanitas, con 174 millones de ingresos y el 17% del mercado.

Incremento de las pólizas

A pesar de que Susana Díaz, expresidenta de la Junta, ha venido vendiendo la sanidad andaluz como la «joya de la corona», las listas de espera han llevado a miles de andaluces a optar por contratar un seguro privado de salud. Si en 2011 la penetración de las tarjetas sanitarias privadas alcanzaba al 14,61% de la población, en 2017 llegaba al 18,1%, lo que supone un crecimiento del 23%. Sólo en 2017, más de 92.000 personas contrataron una póliza de salud en Andalucía, lo que supone un crecimiento del 6,4%.En 2018 el número de personas con un seguro de salud alcanzó la cifra de 1,8 millones en Andalucía.

Aunque en Andalucía la población con tarjeta sanitaria privada era en 2017 del 18%, algunas provincias andaluzas tenían un mayor porcentaje. De hecho, en Málaga un 23,2% de la población tiene seguro sanitario privado. Sevilla le va a la zaga, con un 21,5% de la población cubierta con seguros de salud privados.

Córdoba (16,5%), Cádiz  (16,3%), Huelva (15,62) y Almería (15,54%), tienen porcentajes muy parecidos de población con tarjeta sanitaria privada. Las provincias con menor penetración de las pólizas sanitarias son Granada, con un 13,9%, y Jaén, con un 10,4%.

Las provincias andaluzas con mayor crecimiento en el volumen de pólizas de salud fueron en 2018 Málaga (+8,12%), Córdoba (6,42%), Huelva (+6,4%) y Almería (+6,11%). Donde menos crecieron las pólizas fue en las provincias de Granada (+3,7%) y Sevilla (+4,5%).

Las personas con tarjeta sanitaria privada en Andalucía en 2018 se repartían así: Sevilla (483.087), Málaga (451.325), Cádiz (230.866), Córdoba (163.699), Almería (161.085), Jaén (88.992) y Huelva (92.443), según informan las compañías aseguradoras.

El hecho de que haya 1,8 millones de andaluces con seguro sanitario privado, supone para el Servicio Andaluz un importante ahorro y menos listas de espera. Para Unespa, «la sanidad privada en España contribuye al sostenimiento y mejora del Estado de Bienestar, mejorando la calidad y accesibilidad sanitaria, y generando un ahorro de recursos al Estado que de no existir, y con la actual situación económica, supondría un incremento significativo del presupuesto sanitario nacional».

«Las atenciones que presta la sanidad privada son atenciones que se ahorra el sistema público sanitario. La existencia, a cierre de 2018, de más de 11 millones de asegurados que no consumen los servicios sanitarios públicos reduce notablemente el coste de los mismos para la administración», explica Unespa.

Recuperar la deducción fiscal

Por esta circunstancia, y desde el punto de vista fiscal, Unespa «propone recuperar la deducción en la cuota del IRPF del 15% para las primas de seguros individuales de salud que estuvo vigente hasta el año 1998».

«En la actualidad, la única medida fiscal incentivadora en la vigente Ley del IRPF es la no consideración como retribución en especie de las primas satisfechas por las empresas a favor de sus trabajadores y familiares directos, siempre que no superen los 500 euros anuales por asegurado (trabajador, cónyuge y descendientes) o 1.500€ en caso de discapacidad», añade Unespa.