Mapa de la convergencia
Mapa de la convergencia - A. MONTES
El reto de crecer más para acercarse a las regiones ricas

Andalucía avanza en convergencia cuando la economía se enfría

La región está en su punto más bajo, con un PIB per cápita en el 74% de la media española y con la expectativa de empezar a remontar este año

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente del Observatorio Económico de Andalucía, Francisco Ferraro, ha generado esta semana expectativas positivas cuando ha pronosticado que este año la comunidad autónoma «puede crecer ligeramente por encima de España y romper la tendencia a la divergencia con la media nacional que se mantiene desde hace años». Ferraro aludía a los datos de PIB regional, que según la última estimación de este foro de analistas económicos, crecerá un 2,2% en 2019 frente al 2% de lo esperado para España en su conjunto.

Las previsiones son modestas y se enmarcan en una coyuntura general de clara desaceleración. Los indicadores que se vienen publicando desde el mes de agosto son negativos y está por ver si se podrá mantener esta estimación, que llevaría de nuevo a Andalucía a la senda de la convergencia con las regiones más avanzadas de España.

En términos de PIB, desde el año 2015 hasta 2018 Andalucía ha crecido menos que el promedio nacional. Ello supone que está retrocediendo en el proceso de ganar terreno en la escala de la riqueza. En 2014, cuando el crecimiento económico volvió a registros positivos y la crisis empezó a quedarse atrás, la economía regional sí avanzó dos décimas más que la de España (un 1,6% frente a un 1,4%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, INE). La recesión había golpeado con más dureza a Andalucía y fue un periodo negro en el que la comunidad perdió todo el avance que había atesorado antes de la crisis de 2008.

Pero el cuadro más elocuente de la posición atrasada de Andalucía es el del PIB per cápita. En esta variable los andaluces seguimos congelados en la penúltima posición en toda la serie estadística histórica. Somos, después de los extremeños, los españoles más pobres, con un 74% de índice de convergencia, según el último dato correspondiente a 2018, cuatro puntos por delante de la comunidad vecina, que está en el 70,3%. Ello quiere decir que los andaluces estamos a 26 puntos de distancia del nivel de riqueza medio en España.

Y si nos comparamos con las regiones más ricas, esa brecha es mucho mayor. Así, de Madrid nos separa un abismo de 61 puntos y 58 del País Vasco. Ambas regiones, junto a otras cinco (Navarra, Cataluña, Aragón, Rioja y Baleares) superan la media nacional en riqueza por habitante.

Nuestro índice actual de convergencia es el menor desde que empezó el siglo. El consejero de Economía de la Junta, Rogelio Velasco, ya avisó al comienzo de su mandato en el nuevo Gobierno andaluz que el reto de converger es casi hercúleo. «La convergencia de Andalucía está igual que hace 40 años. Llevamos cuarenta años intentando converger con las regiones más avanzadas y no lo conseguimos; las cifras son tozudas», admitió.

Desde comienzos del siglo XXI el año que más avanzamos fue 2005, cuando logramos escalar a un índice del 77,6%. Es lo más cerca que hemos estado del 100, que representa la media española.

Evolución del PB a precios de mercado
Evolución del PB a precios de mercado

Cambio de coyuntura

Al Ejecutivo autonómico se le está complicando la coyuntura. La ralentización económica es un hecho y los expertos vislumbran otra crisis, si bien de menor envergadura que la que hemos pasado y de otra naturaleza. Sitúan el crecimiento negativo ya a partir del 2020, aunque la incertidumbre impregna todos los análisis.

La consejería de Economía estima que, desde finales de agosto, Andalucía «comienza a presentar signos de desaceleración en el ritmo de la actividad productiva», con un freno de la tasa de crecimiento del PIB intertrimestral del -0,4%, una décima por debajo de la media española. Otros indicadores como el comercio exterior, las sociedades mercantiles creadas y la matriculación de vehículos, también son negativos.

«Este comportamiento se enmarca en un contexto exterior bastante menos propicio, con el deterioro y ralentización observados en las economías de la Eurozona y con el clima de incertidumbre generado por las guerras comerciales y el riesgo de un Brexit sin acuerdo». Este es el análisis que hace el departamento de Rogelio Velasco. No obstante, Economía mantiene su intención de «modificar al alza» su previsión de crecimiento a finales de este mes de septiembre, en consonancia con las actualizaciones ya realizadas por servicios de estudios comoBBVA Research y Analistas Económicos.

Palancas

En esta coyuntura, María Jesús Fernández, economista senior de Funcas (el think tank dedicado a la investigación económica y social que forma parte de la Obra Social de Confederación Española de Cajas de Ahorros), advierte de que el hecho de que un año, «coyunturalmente», crezca más que la media «puede ser transitorio». «Ello no significa nada. Para mejorar su posición de forma significativa Andalucía tiene que mantener una tasa de crecimiento superior a la media durante varios años».

La experta recuerda que la comunidad autónoma «había mejorado su posición con respecto a la media de España durante los primeros años del siglo, al pasar de un 74,2% en el año 2000 hasta 77,6 en 2005 en PIB per cápita, pero durante la crisis fue reduciéndose esta tasa y en los últimos años no se ha recuperado nada. Se ha mantenido en el 74%. Todo lo que había acumulado en los primeros años del siglo lo ha perdido», subraya.

Una de las palancas que están impulsando más el PIB regional son el consumo interno de las familias, gracias a la mejora del empleo y los salarios, según el último informe del Observatorio Económico. Así, las afiliaciones a la Seguridad Social crecen un 3,1% en la comunidad frente al 2,8% de media nacional y los ocupados repuntan un 3,4%, un punto más que en España.