Personas a las puertas de una oficina de empleo en Sevilla
Personas a las puertas de una oficina de empleo en Sevilla - EFE/Raúl Caro

Andalucía, entre las regiones menos competitivas de la Unión Europea

Un informe sitúa a la Comunidad en el puesto 220 de 263 territorios

SEVILLAActualizado:

La Comisión Europea define la competitividad regional como «la capacidad de una región de ofrecer un entorno atractivo y sostenible para que las empresas y los ciudadanos se establezcan y trabajen en ella». Cada tres años, el Gobierno comunitario publica un informe, que se apoya en información detallada sobre once aspectos económicos y sociales, entre los que se encuentran la innovación tecnológica, educación, la sanidad, la eficiencia del mercado de trabajo, las infraestructuras digitales, el funcionamiento de las instituciones o la estabilidad macroeconómica.

Con estos datos se dibuja un mapa en el que se distinguen claramente cuáles son los territorios más y menos competitivos. Es el modo de marcar los puntos débiles para tratar de corregirlos y también los fuertes.

La CE publicó ayer el último Índice de Competitividad Regional (RCI) de la Unión Europea, que vuelve a situar a Andalucía en una posición retrasada respecto a la media europea, y muy retrasada si se compara con las regiones de cabeza. El informe abarca 263 territorios europeos y Andalucía figura en la posición 230, lo que quiere decir que solo 33 regiones están peor posicionadas.

La peor puntuación es para el funcionamientodel mercado de trabajo

De todas las comunidades españolas, solo Extremadura, en el puesto 230, tiene parámetros peores que Andalucía. Ambas se sitúan a la cola de España y tienen un nivel de competitividad acorde a otras regiones europeas con su mismo nivel de PIB per cápita.

Por su parte, las comunidades autónomas de Madrid (89) y País Vasco (119) son las únicas de las españolas que registraron una tasa de competitividad por encima de la media europea en 2016, una clasificación en la que Londres, ocupa el primer puesto.

Los puntos más débiles de Andalucía se relacionan con la eficiencia y, entre ellos, destaca el mal funcionamiento del mercado de trabajo, un aspecto en el que la región ocupa el puesto 234 de las 263 regiones estudiadas. La educación superior y la formación continua (234), la innovación (216) y el potencial del mercado (204) son otros campos en los que Andalucía se aleja de los estándares medios de la Unión y obtiene peores resultados.

Bien en sanidad

Donde la comunidad autónoma sale mejor parada es en la sanidad, donde ocupa la posición 63 del ranking y está por encima de la media. En este mismo área Madrid se sitúa en segunda posición de las 263 regiones europeas.

Todas las comunidades autónomas de la costa mediterránea (Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía) vieron reducida su tasa de competitividad en 2016 frente a 2010, mientras que el resto de regiones se mantuvieron estables.

En general, según la CE, los resultados son «mayoritariamente similares» a los de 2013 —último año en el que se publicó este índice— y las capitales de cada país continúan siendo los principales impulsores de la competitividad, una circunstancia que se refleja particularmente en España.

En comparación con el ranking anterior, Malta y algunas regiones de Francia, Alemania, Suecia, Portugal y Reino Unido han mejorado su puntuación, según destaca la Comisión Europa.

La puntuación obtenida por cada región en cada uno de los indicadores, así como su posición global, pueden ser consultadas en un documento elaborado por la CE que está disponible en su página web.