Nuevo almacén logístico de Ángel Camacho Alimentación en Morón de la Frontera
Nuevo almacén logístico de Ángel Camacho Alimentación en Morón de la Frontera - ABC

Ángel Camacho invierte diez millones en la modernización de sus instalaciones de Morón

El grupo aceitunero de Morón de la Frontera roza un negocio de 209 millones tras crecer el 6%

SEVILLAActualizado:

Ángel Camacho Alimentación inició en agosto de 2015 un proyecto de reorganización y modernización de sus instalaciones, que culminará en 2018. La compañía, que invertirá 10 millones de euros en los dos primeros años, ha construido ya un nuevo almacén logístico en Morón de la Frontera, de 6.000 m2 y con capacidad para 10.000 palés, que permite la automatización de los procesos productivos. Asimismo, reestructurará su fábrica de Espartinas. En este proceso, la plantilla pasará de 554 trabajadores a 502, un ajuste que el Ministerio de Empleo respaldará con 433.000 euros de ayudas sociolaborales, según comunicó ayer en una nota.

Por otro lado, Grupo Ángel Camacho superó los 200 millones de euros de ventas en 2015, con una cuota exportadora cercana al 60%, según la Memoria de Sostenibilidad del ejercicio, que refleja sus principales magnitudes económicas, la planificación a largo plazo y la gestión social y ambiental. El fabricante sevillano de la marca de aceitunas Fragata, que se comercializa en 90 países, mantiene un crecimiento sostenido en el entorno del 6% anual, y ha pasado de facturar 183,5 millones de euros en 2013; a los 196,7 millones de 2014; y a 208,9 millones a cierre de 2015.

La principal unidad de negocio del grupo —Ángel Camacho Alimentación— con instalaciones en Morón de la Frontera, donde está su sede social, aportó el 80% de las ventas el año pasado (166,2 millones de euros).

Ha comprado todas las cciones de su filial americana y de Laboratorios Sanor

Por su parte, el resultado de explotación (ebitda) ascendió en 2015 a 14,2 millones, frente a los 13,1 millones de un año antes. Los resultados antes de impuestos crecieron casi un 50%, desde 4,4 a 6,5 millones.

La compañía dirigida por Ángel Camacho Perea realizó varios movimientos societarios significativos el año pasado. Así, adquirió la totalidad de las acciones de su filial americana, Mario Camacho Foods, al comprar el 50% que aún no poseía. También, el holding familiar sevillano, accionista mayoritario de la leonesa Laboratorios Sanor, adquirió el 20% de participación que le faltaba en este fabricante de infusiones y tisanas de la marca Susarón.

Por otro lado, cesó su actividad en la filial argentina, donde tenía una factoría en la ciudad de Mendoza, «en respuesta a su plan estratégico y redefinición de objetivos», según destaca la firma en la memoria anual.

Ángel Camacho tiene también filiales en Polonia, donde en 2007 adquirió la firma de mermeladas y conservas de frutas Stovit; y en Reino Unido, con una distribuidora que creó en 2002 para comercializar sus productos.

El grupo alimentario ha diversificado su cartera de productos. Junto a su marca de bandera, Fragata, para aceitunas, aceites y encurtidos, tiene una segunda enseña, Mario, enfocada al mercado americano. Otras marcas importantes son La Vieja Fábrica, de mermeladas y crema de cacao, y las citadas Susarón y Stovit. En 2015 comercializó aceitunas por valor de 125,7 millones de euros y mermeladas por 27,9 millones.

A punto de cumplir 120 años —fue fundada en 1897— la compañía está en manos de la tercera y cuarta generación de la familia Camacho. El director general destaca la «clara vocación global» de la compañía, y «la integración en todas las áreas de los valores y principios de Ángel Camacho Alimentación, basados en una identidad de empresa familiar con una larga tradición, pero renovada y con vocación de crecimiento».