Antonio Hernández Callejas, presidente de Ebro Foods
Antonio Hernández Callejas, presidente de Ebro Foods - Guillermo Navarro
Entrevista al presidente de Ebro Foods

Antonio Hernández Callejas: «Estamos en un proceso de mejora de nuestra rentabilidad»

La compañía española Ebro Foods, líder mundial en arroz y segunda en pastas, ha dejado de producir marcas blancas y se centra en las más rentables, según explica a ABC su presidente, Antonio Hernández Callejas

SevillaActualizado:

Antonio Hernández Callejas (Tudela, 1955) llegó a Sevilla con seis años. En la capital andaluza su abuelo y su padre levantaron la fábrica de arroz más grande de Europa. Desde 2004 preside Ebro Foods, líder mundial en arroz y segundo en pastas frescas y secas, con marcas tan conocidas como SOS, Brillante, Garofalo, Bertagni o La Fallera. En 2018, facturó 2.646 millones de euros e invirtió 170 millones. La familia de Hernández Callejas tiene el 16% de Ebro Foods a través de la sociedad Hisparroz.

En 2018 los ingresos de Ebro Foods crecieron un 5,6%, pero su resultado bruto de explotación se redujo en un 13,4%, hasta los 310,7 millones ¿Se ha repuesto en 2019?

El negocio del arroz ha ido bien en Europa y peor en Estados Unidos. En arroz hicimos 161 millones, lo que supone una bajada del 21,4% debido sobre todo por la subida de las materias primas, tanto de arroces aromáticos de India y Tailandia, que nos han impactado en cerca de 20 millones de dólares, como por el incremento de costes del arroz americano, que nos ha supuesto 17 millones de dólares. Y no sólo eso, sino que en EE.UU. hemos tenido problemas como consecuencia del pleno empleo y la dificultad de tener las plantillas totalmente cubiertas, especialmente en áreas sensibles como mantenimiento. En la fábrica estadounidense de Freeport teníamos que tener 200 empleos y sólo lográbamos tener 140 por una demanda laboral inusitada y las leyes de Trump de inmigración. Además hubo una subida importante del precio del transporte en EE.UU. por motivos parecidos: el incremento del coste de la energía y la falta de chóferes de camiones. En el primer trimestre de 2019 ya hemos notado una recuperación importante en los números americanos, que vuelven a la rentabilidad del año 2017, lo que nos hace pensar que tendremos un buen año.

Ebro Foods conoció márgenes del 14 y el 15% ¿Su política se dirige ahora más a apostar por el valor de la marca que por el volumen?

Esa ha sido siempre una política de la compañía y, de hecho, nuestra reforma del negocio americano ha consistido fundamentalmente en dejar operaciones de menos margen. Por eso ya casi no hacemos marca blanca. El margen de la compañía en 2017 fue del 13,4% y el pasado año fue del 12%. Queremos volver a márgenes en torno al 14% y 15%.

¿Venderán compañías, como sucedió con Puleva, Azucarera Ebro o su participación en Deóleo?

No estamos en un proceso de desinversiones, pero sí en la búsqueda de mejora de la rentabilidad de las actividades. Es decir, que estamos centrándonos en las marcas más rentables y dejando de usar nuestras fábricas para cosas con menos rentabilidad.

Antonio Hernández Callejas, presidente de Ebro Foods
Antonio Hernández Callejas, presidente de Ebro Foods - guillermo navarro

¿En qué mercados está creciendo Ebro Foods?

Estamos creciendo bastante en Oriente Medio. De hecho, nuestra marca en Arabia Saudita, Abu Bint, es la principal de arroces vaporizados, y estamos extendiendo nuestra actividad por el norte de África. Contamos ya con presencia industrial en Marruecos y Egipto. Además, tenemos presencia de marca importante en Libia, Argelia y Emiratos Árabes.

PASTAS GALLO

¿Cuál es la situación financiera de la compañía?

Tenemos una situación financiera sólida. Nuestra deuda neta a final de año era de 704 millones, pero hay que tener en cuenta que 160 millones corresponden a una deuda contable, que no es real, sino lo que nos costaría comprar las empresas en las que no tenemos el 100%, como Garófalo, Geovita, Bertagni... Ahora la Ley nos obliga computarlo como deuda. Por tanto, nuestra deuda real es baja, de 540 millones, menos de dos veces nuestro ebitda, que se sitúa en 310.

SUELOS

¿Prevé comprar el resto de las acciones de empresas donde no tiene ese 100%?

Nosotros tenemos la obligación de comprarlo si nuestros socios quieren vender y hasta ahora ninguno de ellos ha expresado su intención de vender su participación minoritaria a corto plazo.

DEUDA

En 2017 alcanzó Ebro Foods una capitalización bursátil de 3.000 millones de euros y hoy es de algo más de 2.878 millones. ¿Le preocupa?

Ahora estamos en unos niveles de cotización de entre 18,8 y 19,20 euros la acción, pero hay que tener en cuenta que a los socios y a mí, el tema de la capitalización bursátil nos preocupa relativamente poco.

Las instalaciones de Herba Ricemills, la cabecera de la división arrocera del grupo, se han quedado encajonadas en el Centro de la localidad sevillana de San Juan. Se trata de unos terrenos muy golosos para la expansión urbanística del municipio. ¿Están a la venta esos terrenos ahora que hay recuperación de la construcción?

Estos terrenos no están ahora a la venta, entre otras cosas porque no creo que el sector inmobiliario se haya revitalizado tanto. No hemos tenido ninguna oferta por esos terrenos, que suman 65.000 metros cuadrados. A corto plazo no hay una idea de salir de San Juan, donde aún tenemos instalaciones muy potentes. Es más, yo creo que en los próximos cuatro años seguiremos allí. Lo que hemos hecho es aprobar una inversión importante en la antigua azucarera de La Rinconada, donde vamos a invertir en una primera fase 50 millones y en una segunda fase otros 20 millones más. La inauguración de esa planta está prevista para 2020. Todos los nuevos negocios e inversiones que acometerá Ebro Foods en Sevilla se harán en la planta de arroces y precocinados de Brillante en La Rinconada porque es tres veces más grande que la de San Juan y porque es una de nuestras principales actividades, ya que la compañía se dedica hoy más a productos de valor que a commodities.

A la hora de comprar nuevas empresas, ¿mira Ebro Foods sólo al mercado internacional?

Sí, porque en el mercado nacional no tenemos prácticamente ningún target que nos interese porque ya no estamos en la operación de Pastas Gallo, ya que nuestra idea de precio no les ha convencido.

¿Piensan en diversificar?

Ebro Foods no quiere desfocalizarse y perder concentración metiéndose en cosas muy variadas. Preferimos seguir en los sectores de productos de conveniencia, como frescos e incluso congelados. De hecho, acabamos de inaugurar una planta de arroz y pasta en EE.UU.

La Sepi tiene algo más de un 10% de Ebro Foods y un consejero en la compañía. ¿Qué puede aportar la Sepi al negocio de pastas y arroz?

La Sepi puede dar perspectivas y opiniones de un ámbito más general. Por otra parte, nos da estabilidad accionarial porque es un socio muy leal y honesto desde hace un montón de años. La Sepi es un socio bienvenido. Esa sociedad siempre ha apoyado todas las políticas de la empresa y no tenemos nada en contra de la Sepi.

JUNTA

Entrando en el ruedo político, ¿qué le pide al futuro Gobierno del socialista Pedro Sánchez?

A nivel político espero que todos los políticos sean sensatos y sepan que los empresarios hacemos falta, y espero que se den cuenta del sacrificio impresionante que hay que hacer para sacar adelante las empresas, sobre todo las que empiezan de cero.

SEPI

En Andalucía hay más estabilidad política en base al acuerdo de gobierno de PP y Cs. ¿Ve algunas mejoras?

Por el bien de Andalucía le deseo todos los éxitos posibles a Juanma Moreno Bonilla porque me siento sevillano. El nuevo Gobierno lleva poco tiempo, así que milagros, los de Jesucristo. Hay que darle un voto de confianza y espero que las cosas mejoren. Veo un equipo con mucha ilusión de hacer cosas pero sería muy difícil que todo cambie en tan pocos meses. Eso sí, los ciudadanos de Andalucía estarán muy contentos por las medidas fiscales que ha adoptado el Gobierno andaluz en temas de impuestos de Sucesiones y Donaciones, que ha sido un acierto.