Foto de familia tras la firma del VI Acuerdo para la Valorización Energética de la industria cementera andaluza
Foto de familia tras la firma del VI Acuerdo para la Valorización Energética de la industria cementera andaluza - Raúl Doblado
VI Acuerdo para la Valorización Energética del sector cementero andaluz

Las cementeras piden apoyo a la Junta frente al veto municipal a la valorización de residuos

Advierten del peligro de deslocalización de las plantas andaluzas a países más competitivos en costes

El Gobierno andaluz lanzará un «sello verde» en 2020 que certificará la gestión sostenible de las empresas

SevillaActualizado:

La patronal cementera andaluza AFCA y los sindicatos CC.OO. y UGT han firmado esta mañana en Sevilla el VI Acuerdo para la Valorización Energética y la Sostenibilidad de la Industria Andaluza del Cemento, una foto inusual que refleja que, en este sector, empresarios y trabajadores van de la mano.

Detrás de la iniciativa están las grandes multinacionalescon plantas en Andalucía -Cementos Cosmos (Grupo Votorantim); Portland Valderrivas; FYM-Heidelberg Cement Group; y Cemex y Lafarge Holcim- y las organizaciones sindicales, que representan a los 650 empleados directos y 4.000 indirectos que trabajan en el sector regional.

El presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha presidido el acto, que se ha celebrado en la sede de la Fundación Cajasol, en el que también ha estado la consejera de Fomento, Marifrán Carazo, así como otros responsables empresariales e institucionales.

El acuerdo pretende impulsar la valorización de residuos no peligrosos en las plantas cementeras para generar energía, un proceso que permite sustituir determinadas materias primas y combustibles más caros y, a la vez, contribuir a mejorar el medio ambiente al dejar de depositarse esos desechos en los vertederos urbanos.

Energía más barata

Este método de generar energía más barata en las fábricas, muy extendido en el Norte de Europa, está muy poco desarrollado en Andalucía y, en ocasiones, se encuentra con el rechazo de los ayuntamientos, que alegan que es contaminante, como es el caso del proyecto impulsado por Portland Valderrivas en su nplanta de Alcalá de Guadaíra.

Tras la firma hoy del acuerdo, el presidente de Flacema, la Fundación Laboral Andaluza del Cemento y el Medio Ambiente, de la que forman parte empresas y trabajadores, Pedro Carranza, a su vez CEO mundial de Portland Valderrivas, ha pedido al presidente de la Junta el apoyo decidido a la valorización energética y el respaldo a la industria frente a la oposición de las adminsitraciones locales.

Así, Carranza ha destacado las dificultades de las cementeras con fábricas en Andalucía para competir frente a las compañías de los países mediterráneos, que tienen menos obligaciones medioambientales. El empresario ha señalado que estos competidores «no tienen limitación para valorizar residuos ni tienen que compensar las emisiones de CO2 a través de la compra de derechos, como sucede en España. «Esta desventaja competitiva», ha señalado el presidente de Flacema, «nos muy difícil exportar ya que los competidores exportan a precios muy baratos».

En este coxtexto, el CEO de Portland ha advertido de que en Andalucía puede producirse «una deslocalización de la industria cementera si no puede competir en costes frente a esa competencia desleal», que la situía, ha dicho «en una posición de desventaja muy seria».

Economía circular

Por su parte, el presidente de la Junta ha elogiado el acuerdo del sector cementero y lo ha puesto de «ejemplo» de lo que el Gobierno andaluz pretende conseguir con el diálogo social. En este sentido, ha destacado que «la ausencia de conflictividad es fundamental para el desarrollo y el progreso» de la comunidad autónoma.

Juanma Moreno ha respaldado la valorización energética como «técnica muy recomendada dentro del marco de la economía circular que queremos impulsar», ha señalado; un proceso que consigue «que el residuo deje de ser un problema y se convierta en una oportunidad», ha dicho.

Entre las iniciativas del Gobierno andaluz ha anunciado la aprobación de un Plan Intergral de residuos en Andalucía, «que garantice la adecuada gestión» de los desechos y fomente el reciclaje y la reutilización.

Junto a ello, el Ejecutivo va a implantar a partir del año 2020 en la comunidad autónoma un «sello verde o etiqueta ecológica», que certificará que las actividades son sostenibles y que deberán llevar las empresas que trabajen con la administración.

Por su parte, el presidente de la patronal AFCA, Isidoro Miranda, ha reivindicado el peso de la industria cementera en Andalucía, un sector tradicional con 100 años de historia en la regiòn, ha recordado. Ante el presidente andaluz y la consejera de Fomento, el representante empresarial ha señalado que los 2.000 millones presupuestados por la Junta para infraestructuras son insuficientes. «Mis hijas van a tener peores carreteras», ha sentenciado.