Iain Anderson, nuevo consejero delegado de CLC
Iain Anderson, nuevo consejero delegado de CLC - ROCÍO RUZ
Nuevo proyecto de Cobre Las Cruces

Cobre Las Cruces invertirá 400 millones en una nueva mina subterránea

La compañía espera iniciar las obras, en las que trabajarán 600 personas, en un año o año y medio

SEVILLAActualizado:

Cobre las Cruces (CLC), filial de la multinacional canadiense First Quantum, va a ampliar su yacimiento de Gerena, en Sevilla - la explotación minera a cielo abierto más grande de Europa- con un nuevo proyecto de explotación subterránea, que se construirá hasta 200 metros de profundidad bajo la corta actual.

Así lo ha explicado esta mañana el nuevo consejero delegado de la compañía, el australiano Iain Anderson, en su primera rueda de prensa en Sevilla, en la que ha anunciado que la compañía empezará en abril a solicitar los permisos a las distintas administraciones (mediambientales, mineras, hidrográficas y municipales), con el objetivo de comenzar las obras en el plazo de un año o un año y medio.

La inversión estimada en esta nueva mina, que será no sólo de cobre, sino también de cinc, plomo y plata, se elevará a 400 millones de euros. Ello permitirá alargar la vida del yacimiento sevillano -que con las reservas actuales se agotaría en solo tres años- hasta 2034, ha señalado el directivo.

En el desarrollo de la sofisticada tecnología que requiere este nuevo proceso productivo, CLC ha invertido 6 millones de euros.

El nuevo CEO ha indicado que las obras de construcción darán empleo a unas 600 personas, la mayoría procedentes de los pueblos cercanos al yacimiento localizado en los términos de Gerena, Guillena y Salteras.

El máximo directivo de la firma, que fue nombrado el pasado enero, espera que toda la compleja tramitación administrativa del nuevo proyecto sea «más rápida» que en el primer proyecto, ya que muchas de las tecnologías requeriodas, como las de gestión de las aguas y los residuos, ya están implementadas.

Iain Anderson ha informado de que los responsables de la mina ya han mantenido contactos con representantes de las distintas administraciones, quienes han considerado «muy apetecible» esta nueva inversión industrial en Sevilla desde el punto de vista económico.

Las previsiones de la compañía sobre las nuevas reservas de minerales que pueden extraerse en el nuevo yacimiento bajo tierra son: unas 300.000 toneladas de cobre, 585.000 de cinc, 315.000 de plomo y 600 toneladas de plata.

Iain Anderson ha hecho balance de la andadura de CLC desde que empezó a operar, en el año 2009. Así, la inversión acumulada hasta ahora se eleva a 1.000 millones de euros, lo que ha permitido consolidar 900 empleos, entre directos y los puertso generados por los contratistas auxiliares. Estos empleos, ha asegurado el consejero delegado, se mantendrán en la nueva fase subterránea de de CLC.

En 2017, CLC facturó 410 millones de euros, un 27% más que en 2016. La producciónd el yacimiento se mantiene históricamente estable, entre las 72.000 y las 78.000 toneladas.