Las obras del macrogeriátrico Terramagna, en Carmona, se paralizaron en 2008 cuando estaba ejecutado en un 85% y la cooperativa El Jardín de la Merced se declaró insolvente
Las obras del macrogeriátrico Terramagna, en Carmona, se paralizaron en 2008 cuando estaba ejecutado en un 85% y la cooperativa El Jardín de la Merced se declaró insolvente - J. M. Serrano
ECONOMÍA

Condenan a Abanca a indemnizar a los socios del macrogeriátrico Terramagna

La financiera deberá entregar a 16 cooperativistas de El Jardín de la Merced 700.000 euros por las cantidades entregadas a cuenta de las viviendas

SevillaActualizado:

El Juzgado Mercantil 1 de Sevilla ha condenado a Abanca a abonar a los cooperativas de Jardín de la Merced -que promovió en Carmona (Sevilla) Terramagna, el mayor geriátrico de Andalucía- las cantidades que entregaron a cuenta de las viviendas y habitaciones que se iban a construir en esa residencia destinada a personas mayores y unidades habitacionales tuteladas. La financiera, que ha anunciado ya que recurrirá el fallo judicial, tendrá que abonar casi 700.000 euros a unos 16 cooperativistas.

Para la financiación del proyecto, Terramagna suscribió con Caixa Galicia -hoy Abanca- un préstamo con garantía hipotecaria por más de 24 millones de euros, que se usaron para ejecutar hasta en un 85% el proyecto. El solicitante de la póliza colectiva era la cooperativa, pero la gestora era SM Gestión.

Contratos

En los contratos de adjudicación de viviendas y unidades habitacionales se les decía a los cooperativistas que las cantidades abonadas se ingresarían en una cuenta bancaria. Sin embargo, la cooperativa operaba con dos cuentas de Abanca y en ambas no sólo se ingresaban las cantidades entregadas a cuenta por los compradores, sino también aportaciones de capital social.

Finalmente, la póliza fue cancelada en 2008 por incumplimiento de la cooperativa y SM Gestión, las viviendas no fueron terminadas ni entregadas a los adjudicatarios y en septiembre de ese año El Jardín de la Merced solicitó el concurso de acreedores. En fase de liquidación, el complejo ejecutado al 85% se adjudicó a Daenpa -una inmobiliaria que Abanca heredó de Caixa Galicia- por 10 millones de euros.

Viviendas del geriátrico Terramagna, junto a la autovía Sevilla-Madrid
Viviendas del geriátrico Terramagna, junto a la autovía Sevilla-Madrid - J. M. Serrano

Los cooperativas demandantes que cumplieron las obligaciones que les correspondían no recuperaron en el concurso de acreedores cantidad alguna de las que abonaron por distintos conceptos. Por esa razón, los socios pidieron al juez que Abanca fuera responsable por no exigir al promotor concursado el afinanzamiento de las cantidades depositadas por los cooperativistas en una cuenta especial y separada, lo que supone la infracción del artículo 1.2 de la Ley 57/1968 sobre percibo de cantidades anticipada en la construcción y venta de viviendas que no sean de protección oficial.

Cuentas bancarias

Según la sentencia, «dichas cuentas estaban controladas por Abanca, que sabedora de la responsabilidad que contraía por las cantidades ingresadas en las mismas, debía ser extremadamente escrupulosa en su control». El Juzgado Mercantil 1 entiende que Abanca no fue diligente en el correcto tratamiento de esas cuentas al no comprobar si los ingresos correspondían con el concepto legal o si la cooperativa tenía un seguro o aval que garantizara las cantidades entregadas a cuenta, por lo que «debe responder de todas las sumas entregadas por los compradores», ya no cumplió con lo que le imponía la Ley 57/68.

El juez ha encontrado problemas para determinar qué cantidades fueron entregadas por los cooperativistas, ya que algunos socios incumplieron la obligación de hacer la entrega en la cuenta bancaria. Por esa razón, sólo ha condenado a Abanca al pago de las cantidades que se entregaron en las dos cuentas con las que operaba. Los socios solicitan casi un millón de euros y el juez ha condenado a Abanca a devolver casi 700.000 euros más el 6% del interés anual desde la fecha de entrega de cada ingreso hasta 2019.

Abanca, que se escudó en que la cancelación del seguro fue culpa de la coperativa, ha anunciado a ABC que recurrirá la sentencia del Juzgado Mercantil 1 de Sevilla que le condena a abonar las cantidades entregadas a cuenta por los socios cooperativistas. Abanca ha informado además que continúa negociando con posibles inversores que quieran hacerse cargo de este inmueble.

Por otra parte, el juez ha declarado la imposibilidad de El Jardín de la Merced, en liquidación concursal, de cumplir con el fin societario, declarando igualmente justificad la situación de baja de los socios cooperativas.