Jesús Maza, director de la Escuela de Servicios Públicos (ESP)
Jesús Maza, director de la Escuela de Servicios Públicos (ESP) - J. M . Serrano
Economía

La consultora sevillana Dop y Red Elige crean en Madrid la Escuela de Servicios Públicos

Su objetivo es prestigiar a los técnicos y directivos de empresas públicas, mixtas o privadas que prestan servicios públicos en España y Latinoamérica

SevillaActualizado:

La consultora sevillana Dopp y la Red Elige —que agrupa a empresas de propiedad mayoritaria municipal y de otras entidades locales de toda España- han creado una fundación para dar forma a la Escuela de Servicios Públicos (ESP), que acaba de abrir sus puertas en el barrio de Salamanca de Madrid. «Esta escuela tiene como objetivo prestigiar la profesión de técnicos y directivos de empresas de servicios públicos», subraya Jesús Maza, director de ESP y consejero delegado de Doppost, una empresa que pertenece al grupo de Dopp Consultores.

«La empresas que prestan servicios públicos pueden ser públicas, privadas, mixtas, concesiones, servicios municipales... De la formación de esos trabajadores nadie se ocupa directamente porque los funcionarios tienen el Instituto Nacional de Administración Pública (Inap) a nivel nacional o el IAP a nivel de andaluz, y las empresas privadas tienen montones de escuelas de negocios que se dedican al tema», declara Maza.

¿Qué diferencia hay entre esta escuela y otras escuelas de negocios? «Nosotros -indica el director de ESP- no nos dirigimos a los funcionarios, sino a los trabajadores de empresas de servicios públicos, sometidas al Derecho privado. Damos una formación especializada porque las empresas de servicios públicos trabajan en unas condiciones muy diferentes a las empresas privadas». Por ello, Maza cree que la escuela recién nacida no tiene competidores específicos «porque somos algo diferente y por eso nos hemos lanzado a crearla».

Digitalización

«Hasta ahora, las empresas de servicios públicos no siempre ponían al ciudadano o al usuario en mitad de la mesa, sino que los ciudadanos administrados recibían los productos o servicios sí o sí. Sin embargo, las ciudades compiten hoy entre ellas con sus servicios públicos. Por eso, esas empresas del sector público tienen que aplicar criterios de las empresas privadas, poniendo a los usuarios en el centro de su plan de negocio. La atención al ciudadano ha cambiado tremendamente», sentencia Maza.

«Además -dice el director de la ESP-, se abre una ventana muy importante con el tema de la transformación digital porque hoy casi todo lo llevamos en el teléfono y las empresas de servicios públicos tienen que adaptarse a ese hecho. La digitalización te permite una interactuación con tu cliente completamente distinta. La experiencia del ciudadano con esa empresa tiene que ser positiva». En este sentido, destaca que «el ciudadano usa las redes sociales para los comentarios, y las empresas son muy sensibles a esta situación. Antes alguien presentaba una queja y no se enteraba nadie. Hoy en día no es así».

«Hoy han aparecido los VTC, como Uber y Cabify, el coche compartido, las bicicletas eléctricas, los monopatines y está a punto de llegar el coche sin conductor. ¿Cómo pueden los servicios municipales afrontar este reto? -cuestiona Maza-. Para eso hace falta formación de los técnicos y directivos de las empresas de servicios públicos».

También hay cambios en el mundo del agua que afectarán a estas empresas. «Una normativa europea responsabilizará a partir de ahora al Ayuntamiento no sólo de la calidad del agua que llega al contador, sino de la que sale por el grifo. Hay edificaciones que aún tienen conducciones de plomo, lo que obligará a hacer ITV de esas tuberías. Las empresas del agua tendrán cambiar su gestión», advierte este directivo, que fue consejero delegado de Emasesa entre 2011 y 2015.

Responsabilidad de los consejeros

Maza declara además que «las empresas de servicios municipales tienen sus consejos de administración, en los que muchas veces hay alcaldes u otras personas que desconocen las responsabilidades que asumen, que no tienen muy claro lo que supone estar en un consejo a título personal, como es comprometer tu patrimonio, por ejemplo». Para ESP es vital «formar a los políticos que se van a poner al frente de empresas de servicios públicos. Si no le das cierta formación, los debates políticos de los plenos se trasladan al consejo de administración de empresas municipales. Tenemos que intentar que los consejeros de empresas municipales sepan que allí se va a hablar de la empresa, no a oponerse al partido de la oposición, que es lo que ocurre en muchas de estas compañías.

La ESP empezó a funcionar en Madrid en noviembre 2018 pero con la vocación de hacerla itinerante por toda España y abrir una delegación en el Sur de España. Jesús Maza informa que la ESP tiene ya alumnos que son directivos, técnicos, gerentes, responsable de Recursos Humanos... de empresas que prestan servicios públicos en Cataluña, Madrid, País, Vasco... «Se trata de compañías de aguas, de limpieza, de mantenimiento de servicios municipales, de vivienda y de promoción de espacios productivos (como polígonos industriales o de transporte, entre otras».

Profesión de futuro

ESP insiste en que quiere «hacer de la profesión de gestor de servicios públicos una profesión demandada en el futuro para la gente que hoy día está en la Universidad. Hay países, como Francia, que tienen una escuela de formación pública muy interesante que hace que la gente quiera desarrollar carrera en empresas de servicio público. En ese sentido, somos innovadores. Por eso queremos abrir el año que viene una línea de posgrado en gestión de servicios públicos».

Además, como las empresas de servicios públicos reciben mucha demanda de países de Latinoamerica para formarse en gestión de servicios públicos, ESP lanzará el próximo curso un programa de formación para empresas de Latinoamérica.El coste de los cursos de duración anual de la ESP está en torno a los 4.000 euros y un seminario de fin de semana, entre 200 y 300 euros. Esta escuela anuncia que el próximo curso un programa de formación para empresas de Latinoamérica y una línea de posgrado en gestión de servicios públicos.