José Antonio Pérez, director de la Cátedra Inmobiliaria
José Antonio Pérez, director de la Cátedra Inmobiliaria - ROCÏO RUZ

Las cooperativas promueven más de la mitad de las nuevas viviendas en Sevilla

Cuatro de cada diez compraventas se hacen al contado en la provincia

SEVILLAActualizado:

Cooperativas, comunidades de propietarios y autopromotores han tomado el relevo en los últimos años a los clásicos promotores inmobiliarios en Sevilla y están detrás de la mayoría de los proyectos de nueva construcción que se realizan en la provincia. Así, en el año 2015, este tipo de operadores, que se dedican a promociones pequeñas y bien encajadas en zonas buenas con mucha demanda en expectativa, han estado detrás del 56% de las viviendas visadas en Sevilla, con 842 de las 1.500 registradas en total. Son datos extraídos del último Pulsímetro Inmobiliario realizado por el Instituto de Práctica Empresarial y la Cátedra Inmobiliaria, en colaboración con la Red de Asesores Inmobiliarios Cualificados (RAIC) y la comercializadora MAR Real Estate Sevilla, que se basan en múltiples fuentes (INE, Ministerio de Fomento, registradores y notarios).

Pequeña escala

El modelo de estas promociones a pequeña escala gira en torno a profesionales independientes, como arquitectos o aparejadores, que logran reunir a un grupo de compradores o a una comunidad de amigos para desarrollar un suelo. Además de en régimen de cooperativa, también se están promoviendo proyectos bajo la figura jurídica de las comunidades de propietarios o por personas físicas, como autopromotores que compran edificios en el centro de la ciudad pararehabilitarlos y explotarlos como alojamientos turísticos, según detalló ayer en la presentación del Pulsímetro José Antonio Pérez, director de la Cátedra Inmobiliaria.

Como ejemplos de estas nuevas tendencias de mercado en Sevilla se apuntan una cooperativa que ha desarrollado cinco viviendas en la calle Virgen del Valle en Los Remedios y que ha llegado a tener 80 compradores en lista de espera; o una promoción de apartamentos turísticos en la céntrica Plaza Cristo de Burgos.

Estos agentes que operan a pequeña escala están ocupando un espacio —el de la construcción de nueva planta— del que se retiraron las empresas del sector tras la crisis del ladrillo y el parón del mercado. No obstante, este perfil volverá a convivir a corto plazo con desarrollos a mayor escala que ya han sido anunciados por compañías promotoras en Sevilla, como pueden ser los casos de Insur en el Cuartel de Intendencia, Monthisa en Kansas City y Pagés del Corro o la Sareb en los antiguos talleres de Tysa Ford en Carretera de Carmona.

No obstante, las 1.500 casas visadas el pasado año reflejan todavía que la obra nueva «no acaba de despegar en Sevilla» como ya lo ha hecho en provincias como Madrid o en Málaga. Hay que recordar que en 2004 se visaron 21.808 y 11.716 en 2008.

Desde una óptica general, el Pulsímetro confirma que «ya no hay dudas del cambio de tendencia en el mercado inmobiliario sevillano» tras un repunte de las compraventas del 11% en 2015, con un total de 12.828 operaciones. Para 2016, la estimación es que suban otro 11%.

«Ahora es el momento de la compra. La vivienda no va a etar más barata mañana»

Pese a que las estadísticas oficiales señalan que la inmensa mayoría de las operaciones se realizan en el mercado de segunda mano, José Antonio Pérez matiza que en ese lote se incluyen pisos a estrenar propiedad de los bancos que llevan años sin vender y se computan como usados por su deterioro.

Otro dato relevante de esta radiografía es la fórmula de compra de los pisos. Así, de las 22.460 compraventas realizadas en 2015, el 43% (9.741 operaciones) se hicieron al contado y el resto mediante crédito hipotecario. La previsión para 2016 también apunta a que cuatro de cada diez compradores sevillanos lo hagan a tocateja.

Según José Antonio Pérez, el precio de los pisos «ha descontado ya el efecto de la burbbuja inmobiliaria» y está en un nivel parecido al de antes de la crisis. «Ahora es el momento de la compra. La vivienda mañana no va a estar más barata y el tiempo de la espera se ha acabado», señala.

Por otro lado, el stock de viviendas en Sevilla sigue bajando desde el año 2012, cuando había más de 30.000 pisos vacíos. Hoy, esta bolsa, que se concentra en el área metropolitana y está prioritariamente en manos de bancos, se reduce a unas 18.000.