Urbanización en construcción en Mijas, uno de los vértices del triángulo de oro de la Costa del Sol
Urbanización en construcción en Mijas, uno de los vértices del triángulo de oro de la Costa del Sol - ABC
Mercado inmobiliario

La Costa del Sol se prepara para un nuevo esplendor inmobiliario

Más de 200 proyectos de obra nueva y 11.000 viviendas llegan al mercado para atender, especialmente, una demanda extranjera de múltiples procedencias

SevillaActualizado:

El mercado residencial del litoral malagueño tocó fondo en 2011 y comenzó a remontar ya en 2012, dos años antes que en el resto de España, con la meca del turismo foráneo —Marbella y alrededores— de avanzadilla. Este repunte anticipado estuvo «liderado casi exclusivamente por inversores/compradores internacionales», según destaca un informe de Panorama Properties.

La senda alcista se ha consolidado y las compraventas —que en el conjunto de España crecieron un 14,6% en 2017, la mayor subida desde 2007— se han disparado en los municipios costasoleños, con casos como Málaga capital (27,9%) o Estepona (26,6%), que casi duplican el promedio, según datos de Tinsa.

Málaga, Marbella, Mijas, Estepona y Benalmádena encabezan las transacciones en todo el litoral andaluz, con 7.041, 4.285, 2.907, 2.681 y 2.115 casas vendidas el pasado año. Y la previsión es que continúe el ascenso ya que expertos inmobiliarios y bancarios coinciden en que estamos en los umbrales de una nueva época dorada para el sector inmobiliario que durará, al menos, hasta 2022.

Estas expectativas se reflejan en la gran cantidad de proyectos residenciales que están entrando en carga en el mercado litoral malagueño. Así, la inmobiliaria y consultora costasoleña Prime Invest estima que, actualmente, hay más de 200 proyectos de obra nueva en la Costa del Sol y alrededor de 11.000 viviendas en venta, que se entregarán en los próximos ejercicios. Solo esta firma comercializa 27 promociones de apartamentos, adosados o villas, que suman 3.000 casas, la cuarta parte en Estepona, seguida de Marbella, Mijas y Benahavís, el triángulo conocido como«milla de oro».

Los proyectos están impulsados por promotores o fondos extranjeros, y también por empresas locales con fondos propios o asociados con otros inversores. Compañías como Metrovacesa, Aedas, Vía Célere, Neinor, Urbania o Kronos Homes o la sevillana Insur, que suman miles de casas en cartera, son muy activas en esta zona en expansión.

PGOU de Marbella

Según Prime Invest, los grandes desarrollos de localidades como Estepona y Mijas están, en parte, empujados por «el frenazo» de nuevos proyectos de Marbella, tras la suspensión del PGOU por el Tribunal Supremo. «Si bien se ha desbloqueado en parte en el último semestre, siguen existiendo problemas urbanísticos estructurales que impiden la normal actividad inmobiliaria en el municipio», destaca la consultora.

El comprador, en un porcentaje muy elevado, es internacional. Los escandinavos (suecos, finlandeses y noruegos) han tomado la delantera y son los que están liderando las compras de casas en el litoral malagueño. «Como conjunto siguen siendo los principales en este mercado junto a daneses, belgas, franceses, alemanes y holandeses», destaca dicha firma. Por su parte, los británicos están muy afectados por el Brexit, pero siguen con presencia habitual; y, en menor medida, también existen clientes rusos (antaño el cliente principal) y de Oriente Medio.

En este contexto se está produciendo un cambio de dinámica: las compraventas de viviendas nuevas crecen ya más que las usadas en este enclave turístico. Así, en Málaga capital se vendieron el año pasado 599 casas a estrenar, un 31% más que en 2016, frente al repunte del 27% del mercado de segunda mano. También sucede lo mismo en Marbella y Mijas, donde la oferta de nueva planta está arrasando, con repuntes del 75% y 145%, respectivamente.

Según Darío Fernández, socio de Prime Invest, «se ha pasado, en poco más de 3 años, de un modelo de obra acabada de la anterior crisis, con unos pocos proyectos de obra nueva que se vendían a gran ritmo, a una nueva situación de mercado, casi sin stock y con multitud de proyectos de obra nueva. Algunos de ellos muy bien centrados en la demanda exacta del cliente internacional, que claramente funcionarán mejor que aquellos menos acorde al cliente existente en la Costa del Sol. Es un mercado en alza, con buenos ritmos de ventas y mejora de precios. La competencia se ha acrecentado muchísimo y serán cada vez más palpables las diferencias en ritmos de ventas y precios según el acierto, o no, de cada promotor a la hora de analizar la demanda y saber atenderla».