Pilar Serrano, directora del grupo Quirónsalud en Andalucía
Pilar Serrano, directora del grupo Quirónsalud en Andalucía - ABC
ANDALUCÍA

La directora de Quirónsalud en Andalucía: «Nuestro principal reto es la escasez de médicos y enfermeros»

Pilar Serrano afirma que «para ser competitivos y estar al día en el sector hay que tener mucho músculo financiero»

SevillaActualizado:

La doctora Pilar Serrano es desde hace seis años directora territorial de Quirónsalud en Andalucía, líder regional del sector hospitalario privado. El grupo tiene en la comunidad autónoma siete hospitales en las ciudades de Málaga, Marbella, Los Barrios (Cádiz), Sevilla (2), Córdoba y Huelva. Quirónsalud factura en Andalucía 234 millones de euros y su plantilla incluye a 2.289 trabajadores, contando además con 1.200 médicos especialistas.

Este grupo es de los que más ha crecido en los últimos tres años: abrió el hospital del Campo de Gibraltar, compró la clínica Infanta Luisa en Sevilla, puso en marcha el Hospital Quirónsalud Córdoba, y a finales de 2018 compró el hospital Costa de la Luz en Huelva.

Además, este año comenzará las obras en Málaga para construir un centro de cirugía mayor ambulatoria y un servicio de oncología radioterápica y medicina nuclear con 27 camas, proyecto en el que invertirá más de 15 millones de euros, y en Sevilla hará un centro materno infantil con 32 camas al que destinará 18 millones de euros, lo que incluye la construcción del edificio.

El número de pólizas sanitarias se ha incrementado considerablemente en Andalucía en los últimos años y eso redunda directamente en la actividad de los hospitales privados. ¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta ahora el sector?

Hay varios, pero el primero diría que es la escasez de profesionales, tanto médicos como enfermeros. Este es un problema que tendrá difícil solución tanto en la sanidad pública como en la privada. Hay pocas plazas de Médico Interno Residente (MIR). El segundo reto al que nos enfrentamos es la evolución tan espectacular de la tecnología, lo que nos obliga a los hospitales a hacer una importante inversión no sólo en maquinaria, sino en nuevos fármacos, tratamientos oncológicos, etcétera. Para poder competir y ser líder tienes que tener mucho músculo financiero.

El paciente es además cada vez más exigente. ¿Eso supone un incremento de costes?

El paciente está cada vez más instruido y formado, y por ello es cada vez más exigente con sus expectativas. Hay que cuidar al paciente y para ello hay que hacer mejoras no sólo científico-tecnológicas, sino también en la atención personalizada y la confortabilidad. Otro gran reto es la transformación digital, algo en lo que el sector hospitalario privado no ha avanzado suficientemente. Ahí entra la telemedicina, las videollamadas, los portales on line del paciente donde éste puede consultar toda sus historia clínica o resultado de pruebas... En el último centro que Quirónsalud ha abierto en Córdoba ha aplicado todas las últimas innovaciones en esa materia.

Hay pacientes con pólizas sanitarias que ya se quejan de la masificación en los centros hospitalarios privados, tanto en urgencias como en consultas.

El crecimiento de las pólizas sanitarias privadas nos obliga a aumentar las estructuras cuando se han quedado insuficientes Eso supone invertir en consultas, nuevos centros, hospitales... porque el paciente quiere que se le atienda más rápido que en la sanidad pública. Las aseguradoras tienen unos baremos y si pagan poco no es argumento para no dar un servicio de máxima calidad para evitar tapones en algunos servicios o especialidades.