Gonzalo Madariaga, presidente de Ditecsa
Gonzalo Madariaga, presidente de Ditecsa - ABC
EMPRESA

Ditecsa negocia su venta a un inversor para relanzar su negocio

La firma ya tiene un convenio para reestructurar su deuda y un plan de viabilidad.

SEVILLAActualizado:

El empresario Gonzalo Madariaga está negociando la llegada de un inversor industrial español que relance la actividad de Ditecsa, una empresa sevillana especializada en el montaje y el mantenimiento de instalaciones industriales. Ditecsa es una sociedad totalmente independiente de la compañía Desarrollos y Soluciones Medioambientales (DSM), que agrupa los activos de la antigua división de Gestión de Residuos Ambientales de Befesa (adquirida por Madariaga hace dos años), que está fuera de este proceso de negociación.

Ditecsa —acrónimo de Diseño de Proyectos Técnicos SA— registrará unas ventas de 63 millones de euros en este ejercicio y su plantilla rondará las 880 personas. Aunque el nivel de ingresos está en la línea con el de sus últimos cinco ejercicios, recientemente se han dados diversos factores que han tensionado las cuentas de la compañía. Por un lado, la crisis del sector de la ingeniería ha limitado su capacidad de financiación: en 2018 se ha producido en Ditecsa una reducción de su financiación bancaria de 11 millones de euros (entre amortización de deuda y las menores líneas de préstamos). En paralelo, ha sufrido enormes dificultades de cobro en algunos de sus principales proyectos internacionales, como en la construcción de la fábrica de galletas para Grupo Siro en Worksop (Reino Unido).

Crisis del sector

Estas dos circunstancias han llevado a la compañía a presentar un concurso de acreedores con un convenio anticipado, que incluye una negociación con dos grupos industriales españoles que ya han mostrado su interés por adquirir el 100% de la firma sevillana a cambio de una inyección financiera para reforzar su balance. El concurso está en el Juzgado de lo Mercantil número 3 y el administrador es la firma Deloitte.

Según el plan de viabilidad al que ha tenido acceso ABC, el futuro inversor «está interesado en adquirir la totalidad de la empresa, su negocio, con su equipo humano e instalaciones, descartando, a priori, las filiales y sucursales en el extranjero, que serán enajenadas», apunta el documento. La firma dispone de 9.000 metros cuadrados en el Puerto de Sevilla (donde está su sede, su oficina técnica y sus naves) y posee un centro de transformación y logística en Dos Hermanas con 6.400 metros cuadrados.

Ditecsa acarrea un pasivo total de 30 millones de euros (8,2 son deudas con entidades de crédito, 13,4 con proveedores y 5 con administraciones públicas). El convenio propuesto por la empresa incluye una quita de la deuda del 50% (en torno a 12 millones de euros) y un aplazamiento en el pago de cinco años. El plan también contempla que el grupo inversor que compre Ditecsa aporte 2,5 millones de euros para reforzar los recursos propios de la compañía y hasta 10 millones en líneas de avales y financiación de circulante.

Hoja de ruta

A partir de ese momento, la hoja de ruta de Ditecsa prevé una serie de medidas estratégicas, como la concentración del negocio en la división de mantenimiento industrial y montaje (su actividad tradicional), además del ajuste de los costes de estructura y la venta de sus filiales en el exterior.

El próximo año la facturación de Ditecsa rondará los 40 millones de euros, con ligeras pérdidas. La meta es entrar en beneficios de nuevo en 2020 y lograr un crecimiento progresivo para rondar los 80 millones de negocio en 2029 (con un margen en sus operaciones del 8,5%).

Una de las fortalezas de Ditecsa es su cartera de proyectos, que actualmente ronda los 56 millones de euros, y mantiene ofertas presentadas en concursos pendientes de resolución por valor de 147 millones (entre sus clientes están las principales empresas mineras y energéticas con presencia en el Sur de España). La firma, a su vez, está al día en el pago de la nómina de sus trabajadores.