Gonzalo Madariaga
Gonzalo Madariaga - J.M. Serrano
Empresa de Sevilla

Ditecsa sale del concurso tras conseguir el apoyo mayoritario de los acreedores

Dos inversores negocian la entrada en la empresa sevillana, que se reubicará en el Polígono Astilleros del Puerto

SevillaActualizado:

El grupo andaluz de ingeniería especializado en montajes electro-mecánicos y mantenimientos industriales Ditecsa, con sede en Sevilla, ha logrado salir de la situación concursal en la que se encontraba inmerso desde diciembre de 2018.

La compañía controlada por el empresario Gonzalo Madariaga ya había obtenido un apoyo del 54,82% de los acreedores ordinarios y ayer el juez de lo Mercantil 3 de Sevilla firmó el auto autorizando el convenio y sus condiciones de quita y plazos de pagos.

La dirección de Ditecsa, ante la difícil situación financiera en la que se encontraba a finales de 2018, sin poder atender a sus pagos y obligaciones recurrentes, decidió acudir al amparo que ofrece la Ley Concursal a las empresas viables.

El administrador concursal, Deloitte Legal, en su informe de fecha 18-03-2019 reseñaba como causas de la insolvencia, la crisis del sector de la ingeniería industrial y del montaje integral; la restricción del crédito bancario y la imposibilidad de obtener avales y garantías, por lo que se licitan menos proyectos; y las dificultades en la expansión internacional, «que resultó fallida».

Deuda y nueva estrategia

Con ello, ha sido necesaria una restructuración financiera que en gran medida se ha acometido durante esta fase concursal. De este modo la deuda con los acreedores se ha minorado en aproximadamente 13 millones de euros, quedando en 17 millones (que serán abonados en 5 años), y de los cuales 3,7 millones corresponden a entidades financieras. Estos importes no incluyen la deuda de la sucursal de Colombia, que se autofinancia con la generación de energía eléctrica.

Ditecsa también ha aprovechado estos meses para reestructurar su balance, adaptándolo a su nueva estrategia, que pasa por volver a sus líneas de negocio tradicionales (mantenimientos industriales y montajes metal- mecánicos) en todo el territorio nacional. De este modo pretende atraer a un inversor, para juntos salir reforzados y cumplir el plan de viabilidad.

«Ditecsa hoy, conoce bien las prácticas y aspectos en los que acertó y, aquellos otros en los que erró en el pasado. Esta experiencia y aprendizaje permitirá no volver a incurrir en ellos, empezando por la decisión de cerrar o vender las filiales y sucursales que tenía en el extranjero«, señalan las fuentes.

«Conocidos los errores, identificados en medio de esta dura etapa concursal, Ditecsa ha aprovechado para reestructurar su balance, redimensionar su tamaño y estructura, tanto en medios materiales como humanos», subrayan.

Ajuste de estructura y plantilla

Así, ha cerrado la delegación de Madrid y reducido el tamaño en Huelva y Campo de Gibraltar. También se ha desprendido de las oficinas de la avenida de la Buhaira en Sevilla, y se ha relocalizado en el Polígono de Astilleros, en la zona portuaria de Sevilla, donde es titular de una concesión administrativa para uso industrial y de oficinas próxima a la Zona Franca.

Adicionalmente ha reducido su plantilla, pasando de 924 trabajadores en noviembre de 2018 a 650 en mayo de 2019. De esta reducción, una proporción muy elevada corresponde a puestos de trabajo de estructura.

«No obstante, en el mes de junio, afortunadamente y gracias al respaldo de nuestros clientes, una serie de pedidos industriales, muy relevantes, les ha permitido contratar aproximadamente 60 personas. De forma que a la fecha, son 710 las personas a las que da empleo Ditecsa», avanzan fuentes de la firma.

También ha iniciado en este primer semestre el proceso de liquidación de la filial de México y, como afirmaba el Plan de Viabilidad, trabaja intensamente para vender la filial ecuatoriana y saldar los activos y pasivos de la sucursal de Colombia, consistentes en unas turbinas de generación que trabajan para Ecopetrol y que financia Bancolombia, en exclusiva. De este modo, al 30 de junio, Ditecsa habrá saldado una deuda bancaria en dicho país de aproximadamente 5 millones de euros adicionales.

«Todo ello, ha acontecido en estos duros meses de tramitación del concurso que le permiten hoy a Ditecsa salir al mercado más sólida y más saneada», destaca la compañía.

«Es importante resaltar, que nada de esto hubiera sido posible sin el apoyo de los clientes, que han mantenido su confianza en Ditecsa, a pesar de las dificultades, y han ratificado sus contratos. También los trabajadores y los proveedores han hecho una apuesta por seguir confiando en Ditecsa. Sin el apoyo explícito de más de 50% de los créditos de los acreedores, esta solución no hubiera sido posible», explica.

Nueva etapa

«Ditecsa afronta el segundo semestre con ilusión, y con la esperanza de que se materialicen una gran parte de las ofertas que ha presentado en el año en curso, y que están pendientes, para su adjudicación, de que Ditecsa abandone, definitivamente, la situación concursal«, subraya.

La compañía tiene en la actualidad una cartera de 26,7 millones de euros, y espera contratar, en el segundo semestre, 13 millones de euros más. Por otra parte, las reclamaciones de cantidad y arbitrajes que tiene presentadas frente algunos clientes han devengado resoluciones muy positivas para Ditecsa.

En los próximos días se ejecutará también la reorganización «societaria y accionarial» anunciada en el Plan de Viabilidad que Ditecsa acompañó a la demanda de concurso. La propiedad actual, que negocia con dos inversores, abandonará el control (conservando un porcentaje accionarial -no relevante - del mismo, aún por determinar) y la dirección compartida de la compañía.