Los drones modernizarán un sector tan tradicional como el de la olivicultura
Los drones modernizarán un sector tan tradicional como el de la olivicultura - ABC
Agricultura

Los drones cuidarán en el futuro del olivar

Informarán si falta o sobra agua, si hay algún árbol enfermo, dónde saldrán malas hierbas o en qué lugar faltan nutrientes

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El proyecto «dronolive», impulsado por Cooperativas Agroalimentarias de Andalucía, junto a las empresas Innoplant y Herogra Especiales, el centro tecnológico Citoliva, la AEI del sector oleícola Inoleo y el apoyo de la empresa Agro Ícaro, afronta su fase final. De hecho, el próximo martes se realizará el último vuelo de drones sobre la finca de olivar tradicional que ha servido de soporte al proyecto, en la que durante los últimos meses se han estado tomando imágenes aéreas del estado nutritivo, sanitario y fisiológico de los árboles.

El principal objetivo de este proyecto es modernizar un sector tradicional como el de la olivicultura, obteniendo una serie de datos y correlaciones que podrían dar lugar a un producto tecnológico pionero, adaptado a las necesidades del olivar. Así, se busca mejorar la sostenibilidad del cultivo del olivo, favoreciendo un uso óptimo de los recursos.

Los drones, que están dotados de sensores basados en la fluorescencia y la espectroscopia de infrarrojo cercano, permiten monitorizar en tiempo real y de forma georreferenciada parámetros clave del olivar para que el agricultor conozca al momento si falta o sobra agua, si hay algún árbol enfermo, dónde van a empezar a salir malas hierbas o dónde faltan nutrientes y qué nutrientes son recomendables.

«Estos vehículos aéreos no tripulados posibilitan una gestión integral, ecológica y optimizada del olivar mediante la monitorización no invasiva de parámetros de interés», señala el responsable de I+D+i de Cooperativas Agroalimentarias de Andalucía, César Díaz.

No se trata solo de realizar vuelos con estos aparatos para obtener datos de cultivos mediante cámaras u otros sensores, sino que el proyecto propone «construir una solución completa que integre la obtención de datos, transmisión, procesamiento, interpretación, visualización y guiado de acciones, de forma cercana y cómoda para el agricultor», explica. Para ello se requiere una exhaustiva toma de datos en campo tanto a nivel nutricional, estado fisiológico del árbol, valores de suelo y humedad, y a su vez correlacionar estos datos con los obtenidos por el dron.

Adelantarse a la cosecha

Como elemento innovador, «droneolive» va a estudiar parámetros relacionados con la calidad de la aceituna para comprobar si estos datos se pueden correlacionar con los obtenidos mediante imagen por dron. Con ello se pretende desarrollar una herramienta que permita conocer con antelación a la cosecha las zonas de la finca o las parcelas que van a producir una aceituna con mayor calidad, para poder así programar la cosecha de forma optimizada.

Y es que con este proyecto se obtendrán una serie de datos que servirán de base para continuar con una segunda fase, consistente en el establecimiento una herramienta tecnológica que integre estos datos en un software específico.

Desde los drones, mediante dispositivos de comunicaciones inalámbricos, los datos serían enviados a un centro de monitorización y control. Así, sólo hay que dar las instrucciones precisas a las máquinas para que el olivo reciba justo los cuidados que necesita: agua, fitosanitarios, abonos… La información le llegará al agricultor bien a su smartphone, tablet u ordenador de forma fácilmente interpretable, gracias a mapas interactivos coloreados.

El proyecto está financiado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo con cargo a las ayudas de apoyo a agrupaciones empresariales innovadoras de la convocatoria de 2018.