Eduardo Vera, nuevo director gerente de la Federación de Arroceros de Sevilla
Eduardo Vera, nuevo director gerente de la Federación de Arroceros de Sevilla - ABC
GERENTE FEDERACIÓN DE ARROCEROS DE SEVILLA

Eduardo Vera: «El cultivo del arroz empezó a torcerse en julio por la salinidad del río»

Los arroceros sevillanos inician un proyecto para conseguir la Indicación Geográfica Protegida «Arroz de la Marisma del Guadalquivir»

SevillaActualizado:

La Federación de Arroceros de Sevilla tiene un nuevo director gerente. Eduardo Vera toma el testigo de Manuel Cano, hoy jubilado, tras más de 27 años de encomiable defensa de los intereses de los agricultores de la Marisma. El nuevo representante de los arroceros sevillanos aúna un importante currículum en distintas multinacionales y un amplio conocimiento del sector, pues «me he criado en la Marisma», asegura.

Con tradición familiar arrocera y con sangre de origen valenciano, Eduardo Vera se siente cómodo en su nuevo cargo, pese a ser sabedor de la responsabilidad que supone la salvaguardia de los intereses de un cultivo en el que la provincia de Sevilla es líder nacional. Un liderazgo que el nuevo director gerente quiere poner en valor con nuevos proyectos que buscan la diferenciación del grano sevillano en pro a su excelente calidad.

¿Cómo está influyendo la escasez de lluvia en el desarrollo del cultivo?

Tras una siembra tranquila y con una dotación hídrica suficiente, el cultivo ha ido desarrollándose bien. Pero la situación ha empezado a torcerse a principios de julio, como consecuencia del aumento de la salinidad del agua del río. Esto ha hecho que tengamos que tener más cortes de riego y hayamos estado más tiempo del habitual con las bombas de riego paradas, lo que va a afectar al cultivo, aunque aún no sabemos en qué medida. Se podrán estimar los daños cuando se acerque la fecha de siega, prevista para finales de septiembre o principios de octubre.

Salinidad

¿A qué se debe este aumento de salinidad, según la Federación?

Influyen varios factores, entre ellos, la sequía o los dragados realizados en el río, tanto de mantenimiento como de profundización. El Guadalquivir se ha ido transformando a lo largo de los años, buscando su navegabilidad, y eso tiene consecuencias graves para distintos sectores, entre ellos el agrícola. Por ello, exigimos un control exhaustivo en los dragados de mantenimiento que tiene intención de comenzar el Puerto de Sevilla. Los arroceros no nos oponemos a que se retire el sedimento que año a año se va depositando en el fondo del río, el problema es cuando se empieza a profundizar más de lo que se debe, porque cambia el estuario completamente.

Autoridad portuaria y arroceros están participando en un nuevo modelo de trabajo. ¿En qué consiste?

La Autoridad Portuaria trabaja en una nueva estrategia «Working with nature» (trabajando con la naturaleza), marcada por un criterio ambiental que permitirá mejorar la navegabilidad del Guadalquivir sin tocar el fondo gracias al estudio de las mareas y la modelización del tapón salino. Los arroceros contamos con una información muy valiosa de lo que acontece en el estuario, pues medimos cada hora, desde hace años, mareas, salinidad, turbidez... Por eso nuestros técnicos compartirán dicha información con los del Puerto, y viceversa. Intercambio de información y transparencia sobre lo que acontece en el Guadalquivir para poder convivir todos los sectores que viven del río.

El arroz podría disminuir la dependencia del Guadalquivir con el proyecto de modernización de la margen derecha. ¿Por qué sigue en el olvido?

Los arroceros no lo olvidamos, pues seguimos demandando fondos para ser más eficientes. La margen izquierda sí está modernizada y los resultados se están notando ahora, sobre todo al no tener que depender al cien por cien del río. El gran proyecto de la margen derecha es canalizar para poder tomar agua dulce río más arriba y eso tiene un coste. A ver si con el nuevo marco financiero plurianual 2021-2027 llegan ayudas al sector y podemos iniciar las obras.

Acuerdos comerciales

¿La cláusula de salvaguardia, poniendo aranceles a las importaciones de arroz de Camboya y Myanmar, ha mejorado el precio del grano español?

No. Aplaudimos la medida, pero este arancel tan sólo estará vigente tres años y se aplicará de forma decreciente. Es tan sólo un parche, pues a día de hoy seguimos teniendo un tratado de libre comercio con Vietnam, y siguen entrando arroces de la variedad japónica de Camboya sin restricciones. A todas estas importaciones a coste cero se suma ahora la amenaza que supone el acuerdo entre la UE y los países del Mercosur. Por ello, el próximo día 10, en la sectorial del arroz, expondremos al Ministerio estas inquietudes y exigiremos soluciones. Tenemos el mejor arroz en calidad del mundo, y no estamos compitiendo en el mercado en las mismas condiciones. Por eso, entre los nuevos proyectos de la Federación está el promocionar el arroz de la Marisma a nivel internacional.

¿Cuáles son esos proyectos?

Ya hemos puesto en marcha la solicitud de la IGP (Indicación Geográfica Protegida) «Arroz de la Marisma del Guadalquivir», con el objetivo de certificar todos los arroces, largos y redondos, que hacemos en la zona y diferenciarlos en base a su calidad en los mercados. Esperamos que en unos tres o cuatro años contemos ya con este sello identificativo y de calidad, del que deberíamos presumir en Sevilla.