Eugenio Barroso (MP Corporación), Olaia Abadía García de Vicuña (Junta de Andalucía), Felipe Rubio (Airbus), Miguel Ángel García Díaz (Junta de Andalucía) y María Luisa Blázquez (IESE)
Eugenio Barroso (MP Corporación), Olaia Abadía García de Vicuña (Junta de Andalucía), Felipe Rubio (Airbus), Miguel Ángel García Díaz (Junta de Andalucía) y María Luisa Blázquez (IESE) - ABC
Economía

Las empresas piden un sistema educativo adaptado a las necesidades del mercado

Un informe del IESE sobre las competencias profesionales del futuro revela que el 72% de las empresas tiene problemas para cubrir los puestos de trabajo

SevillaActualizado:

El 72% de las compañías asegura que encuentran problemas para cubrir los puestos de trabajo que ofrecen y alegan que el sistema educativo español no proporciona la respuesta adecuada a los cambios expuestos y a las necesidades reales que precisan. Esa es una de las conclusiones del informe sobre los perfiles profesionales del futuro realizado por María Luisa Blázquez, doctora investigadora senior del IESE Bussines School, que analiza la situación del empleo español a través de la opinión y experiencia de 53 destacadas empresas nacionales.

La Asociación de Empresarios del Sur de España (Cesur), en colaboración con IESE Bussines School, ha presentado este lunes ese informe y la mesa coloquio «El empleo y las competencias profesionales del futuro: la perspectiva de las empresas», donde se ha analizado la situación actual de la educación en España y su vinculación al mundo laboral. En ese foro, Blázquez ha expuesto que el 68% de las empresas encuestadas detecta una importante brecha de conocimientos en tecnología y digitalización. También ven una brecha relevante en las capacidades del trabajo en equipo, comunicación, adaptabilidad, resiliencia, compromiso y capacidad de trabajar en entornos inciertos, tanto en universitarios como en graduados en formación profesional.

En este contexto, opina que nuestra sociedad necesita un sistema educativo de calidad, flexible y capaz de responder a las necesidades cambiantes de las empresas y de la propia sociedad. La expansión de las competencias profesionales requeridas se ha desarrollado a una velocidad muy superior a la adaptación del sistema educativo, lo que ha generado desajustes claros de capacidades requeridas para los puestos de trabajo ofrecidos, llegando a afectar al 33% de los trabajadores.

Para solventar el alto paro juvenil es necesario que exista «un espíritu de colaboración entre las partes implicadas: centros educativos, gobiernos y empresas» de manera que entre todos logren «desarrollar las capacidades y actitudes requeridas». Para ello, es preciso que las empresas tengan «una mayor involucración en la adaptación del sistema educativo a las necesidades del mercado». De lo contrario, Blázquez asegura que la «importante brecha de competencias profesionales» que existe a día de hoy «crecerá en los próximos cinco años».

Automatización del trabajo

Teniendo en cuenta estos factores, la OCDE (2018) ha estimado que España tiene más de un 50% de empleos en riesgo alto o significativo de automatización, lo que supone claros desafíos desde el punto de vista del empleo y la formación. A su juicio, el Gobierno debería impulsar esta colaboración entre empresas, universidades y centros educativos, flexibilizando el sistema para que las instituciones educativas puedan dar respuesta a las necesidades de empresas, flexibilizando el contenido y la adaptación de los programas y módulos, y facilitando la creación de nuevos grados.

Tras la presentación del informe, la autora del mismo ha participado en una mesa debate junto a Olaia Abadía García de Vicuña, secretaria general de Educación y Formación Profesional de la Junta de Andalucía; Eugenio Barroso, CEO de MP Corporación y Presidente de la Comisión de Industria de Cesur; Miguel Ángel García Díaz Secretario General de Ordenación de la Formación de la Junta de Andalucía; y Felipe Rubio, responsable de Recursos Humanos en Andalucía de Airbus.

Olaia Abadía ha apuntado que la Administración autonómica es consciente de la necesidad de que trabajen de la manos las consejerías de Educación y Deporte; Empleo, Fomento y Trabajo Autónomo; y Economía, Conocimiento, Empresa y Universidad, dentro de la estrategia industrial de Andalucía. Por ello se ha creado un grupo de trabajo denominado «Adaptación», cuyo principal objetivo es adaptar la formación a las necesidades de la industria una vez analizadas las posibilidades de mejora.