Antonio Piñeiro, Zoila Borrego, Salvador Toscano, Mercedes Camacho, Carmen Esquivias, Antonio García Solís, Mario Blanco
Antonio Piñeiro, Zoila Borrego, Salvador Toscano, Mercedes Camacho, Carmen Esquivias, Antonio García Solís, Mario Blanco - Raúl Doblado
Economía

Las empresas de publicidad quieren retener el talento en Andalucía

La revolución digital ha transformado este sector y genera nuevas oportunidades, según se desgrana en el encuentro de Fundación Cajasol y ABC

SevillaActualizado:

El negocio de la publicidad ha vivido un doble «tsunami» en la última década. Por un lado, la crisis alteró los volúmenes de inversión publicitaria tanto en el sector público como en el privado. Y en paralelo, la digitalización acelerada de la economía ha provocado que surja un nuevo universo digital, que ha fragmentado las audiencias y ha cambiado radicalmente las reglas del juego tradicionales de este sector.

En este panorama, las principales agencias de publicidad de Sevilla creen que existen oportunidades para retener talento de los nuevos profesionales en la ciudad y generar riqueza y valor añadido, pero para ello hay que encarar con éxito desafíos muy diversos. «Antes de 2008 todo era muy fácil, cualquiera se atrevía a crear una agencia y hacer una planificación de medios, hoy solo han sobrevivido los que hacen su trabajo con total rigor y profesionalidad», subraya Antonio Piñeiro Macías, presidente y fundador de Estrategia de Medios Andalucía, en un nuevo encuentro del ciclo «Sevilla en clave de futuro», organizado por Fundación Cajasol y ABC.

Según las estadísticas de 2017, en este momento el sector de la publicidad mueve una inversión total en España de 5.400 millones de euros al año. «De este importe, apenas 90 millones procede de sociedades que están domiciliadas en Andalucía; tenemos que ganarnos la confianza del anunciante andaluz, que es fundamental para nuestro desarrollo en el futuro», remarca Piñeiro.

En este momento existen dos ámbitos claramente diferenciados entre el sector privado y el público. En el primer caso, el objetivo debe ser «evitar que cuando las empresas de nuestro entorno tienen un presupuesto significativo para hacer publicidad, cojan el AVE y lo pongan en manos de una multinacional», apunta Carmen Esquivias, directora de Family Agencia. Esta firma nació en 2008, con una vocación muy digital y orientada al cliente privado. «Desde Sevilla tenemos la oportunidad de acompañar a las empresas de nuestro entorno en su proceso de crecimiento, aportamos a los clientes una comprensión y una cercanía que a veces no la perciben las grandes firmas de Madrid y Barcelona».

La clave de crecer de la mano de este tipo de clientes es que «son los que generan oportunidades para que los publicistas con talento se queden en Andalucía, ya que en muchos casos tienen que salir de Sevilla porque aquí no encuentra un campo para su desarrollo».

Nuevos perfiles

Para Antonio García Solís, director de Planificación Estratégica y Medios de INNN, la transformación digital ha llevado a la creación de oportunidades para una serie de perfiles profesionales que antes no existían en las agencias, como los programadores, los especialista en redes sociales y posicionamiento SEO y SEM. La digitalización también ha aportado una enorme transparencia en las relaciones con el cliente, ya que los datos de las campañas digitales son accesibles, y esto implica que la confianza se gana con «una gran honestidad y un grado muy alto de profesionalización».

Salvador Toscano, presidente de la Asociación de los Empresarios de la Publicidad de Sevilla, incide en la transparencia que debe asumir todo el sector para crecer en el futuro. «La asociación ha creado un documento con cinco puntos básicos que todos debemos interiorizar, y la principal es la de establecer un compromiso con la transparencia en los honorarios y el coste de una campaña, con lo cual ganaríamos todos, el cliente, las empresas y los medios».

Otra de las grandes luchas es que los concursos que hacen las Administraciones Públicas se realicen con pliegos que sean coherentes con la realidad del sector. Toscano señala que la asociación se ha puesto «al servicio de las administraciones para asesorarles en los mejores criterios para seleccionar una campaña publicitaria».

La Junta de Andalucía y los Ayuntamientos realizan un desembolso importante en publicidad institucional y debe velar porque se gestione con criterios técnicos y profesionales. «En los concursos públicos prima el descuento económico, es cierto que el coste es un concepto muy objetivo a la hora de valorar ofertas, pero hay propuestas de valor que maximizan una inversión, y eso debe ser medido y juzgado por especialistas», apunta Mario Blanco, consejero delegado de NF. Tras la nueva ley de contrataciones en el sector público, las compañías andaluzas pueden optar, en teoría, a concursos de cualquier autonomía española. A su juicio, sería una oportunidad para el desarrollo de todo el sector «si en los pliegos se valoran la novedad de una propuesta, el planteamiento de la campaña o el mix de medios que se eligen, pues de lo contrario el sector está abocado a convertirse en un tramitador de la inversión pública».

También es importante que haya menores barreras de entrada para trabajar en distintas autonomías. Como señala Antonio García Solís, la agencia INNN ha creado la estrategia y el diseño de marca del zoo de Reikiavik. «Fuera de España los mercados están más abiertos a la competencia». Y en este sentido, García Piñeiro advierte de que «suele ser normal que una multinacional se instale en Sevilla o Málaga, no ocurre a la inversa y son pocas las firmas andaluzas que han crecido en Madrid o Barcelona».