Felipe Benjumea
Felipe Benjumea - Moeh Atitar
ENTREVISTA EXCLUSIVA

Felipe Benjumea: «Éramos una gran oportunidad para jóvenes con talento»

«Alguien nos sugurió hacer una torre, pero no queríamos ser el foco de ningún debate de la ciudad»

Entrevista con Felipe Benjumea: «Estoy muy orgulloso de lo que logró hacer Abengoa entre 1991 y 2015»

«Me convirtieron en un bandido, estaba hundido, era el árbol caído»

Luis Montoto
SevillaActualizado:

¿Abengoa fichó a políticos en su consejo para tener influencia?

A partir de 1991 reforzamos el consejo con personas que tuvieran prestigio y capacidad. En el origen tuvo una gran influencia Jaime García Añoveros, una persona de absoluta confianza de mi padre y a quien yo traté y aprecié muchísimo, que nos ayudó a reforzar nuestro Gobierno corporativo en un momento clave como fue la preparación para la salida a Bolsa.

Una de las grandes acusaciones es que había puertas giratorias en el Consejo de Administración…

El 85% de nuestro negocio estaba fuera de España, si fichamos a un expolítico era porque tenía una contrastada experiencia de gestión. Después se ha dado el proceso inverso, teníamos catedráticos de reconocido prestigio que tras su paso por Abengoa dieron el salto a la política. En el caso de José Borrell, por ejemplo, hizo una labor encomiable en la creación de una red de apoyo internacional para Abengoa, con la constitución de un consejo asesor de enorme prestigio. José Domínguez Abascal, que ahora es Secretario de Estado de Energía, diseñó nuestra estructura de innovación. José Terceiro, por ejempo, nos ayudó mucho en el desarrollo del gobierno corporativo.

El modelo del campus de Palmas Altas ha sido criticado por los sindicatos…

No cabíamos en la sede de la Buhaira y el Ayuntamiento había recalificado unos terrenos de Abengoa con la exigencia de que debíamos invertir el importe que obteníamos de ello, peseta a peseta, en nuestra nueva sede. Decidimos no hacer una torre porque no queríamos ser el foco de ningún debate en la ciudad, así que optamos por un modelo de edificios bajos que facilitaban la comunicación y consumía menos energía. Fue diseñado por el equipo de Richard Rogers porque queríamos aportar valor arquitectónico para Sevilla, aunque sin lujos ni alardes.

¿El esquema laboral en Palmas Altas le parecía el adecuado?

Dentro de las críticas que usted cita de los sindicatos, he de decir que jamás recibí ninguna denuncia de nadie, ni de ningún sindicato. La política de captación de talento de Abengoa era buena; debíamos ser atractivos porque la gente se daba bofetadas por trabajar en ella. Quien no estuviera a gusto, era libre de marcharse. Abengoa ha sido una fuente de oportunidades para aprender y un lugar idóneo para jóvenes con ambición. Dentro de Abengoa podían hacer cosas que en cualquier otra empresa de Sevilla, e incluso de España, eran impensables. Muchos profesionales de Abengoa están ahora capacitando con su experiencia a otras muchas empresas en todo el mundo.

Uno de los empeños de Abengoa fue permanecer en Sevilla. ¿Era más difícil crecer desde Sevilla que desde Madrid, Barcelona o Bilbao?

En entornos más industrializados es todo más fácil, pero Sevilla puede competir con cualquier otra ciudad si hablamos de la formación y la capacidad de las personas. Una de nuestras grandes fuentes para abastecernos de talento fue la Escuela de Ingeniería de Sevilla, de ahí han salido profesionales de primer nivel mundial.

¿Su gestión fue excesivamente personalista?

Soy abogado y Abengoa era una empresa de ingeniería muy grande, así que me preocupé por tener un equipo directivo de primer nivel que asumía amplias responsabilidades. Si por personalista se entiende la involucración personal, he de decir que consagré mi vida a esta empresa.

¿Abengoa se puede entender sin Focus?

Mi padre concebía Abengoa con Focus como herramienta para hacer responsabilidad social. Además de la restauración del Hospital de los Venerables, iniciamos el rescate de obras de arte que debían estar en Sevilla. Focus ha tenido una trayectoria de enorme prestigio, solo hay que ver la categoría de los cuadros que los primeros museos del mundo le han prestado para sus exposiciones, esas obras no se las dan a cualquiera.

¿Abengoa sigue siendo viable?

Sigue habiendo personas de gran capacidad. La alianza que se ha hecho con la compañía Algonquin ha sido un paso acertado, pero la reestructuración no se hizo bien, se siguen arrastrando problemas financieros. Le deseo lo mejor a los profesionales que trabajan duro en su viabilidad futura.