Gonzalo Guillén , director general de Acesur
Gonzalo Guillén , director general de Acesur - ABC

Gonzalo Guillén: «Con diez millones para promover fuera el aceite de oliva no hacemos nada»

Para incrementar su consumo en el extranjero, el director de Aceites del Sur propone que el sector gaste 50 millones en publicidad a nivel mundial

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En España, Acesur tiene un 20% de cuota del mercado de aceite de oliva envasado y una de cada cinco botellas de aceite de oliva que España vende fuera es de Aceites del Sur, cuyo director general y consejero delegado es Gonzalo Guillén. Sus ingresos fueron en 2018 en 635 millones, un 3% menos que el pasado año y ello pese a que vendieron un 3% más de aceite envasado, hasta alcanzar los 160 millones de litros envasados.

¿A qué se debe esa caída de facturación?

La caída de precios del aceite de oliva ha impactado de lleno en la cuenta de resultados de Acesur. Hemos compensado gran parte de la caída de valor del aceite de oliva con un mayor volumen de ventas internacionales. Nuestro mercado es volátil y eso nos hace muy dependiente del coste de la materia prima, lo que explica que algún año hayamos facturado menos aunque hayamos envasado más aceite.

Acesur forma parte de la Interprofesional del Aceite de Oliva, donde están desde los agricultores a los productores y envasadores ¿Por qué ha bajado tanto el precio del aceite?

Nosotros tenemos una posición de industriales y comerciantes, y por tanto defendemos siempre el mercado libre. La subida y bajada del precio de los mercados son consecuencia de la oferta y la demanda. Cuando hay más oferta y menos demanda, los precios bajan y cuando hay más demanda y menos oferta, los precios suben.

¿Y por qué el precio del aceite de oliva virgen extra de Italia duplica al español?

El aceite de oliva italiano y español valen lo mismo. La única diferencia está en el extra virgen. La única razón por la que se vende más caro el aceite virgen extra italiano es porque hay menos, ya que en ese país existe un sistema de trazabilidad on-line para controlar la producción y el número de toneladas que hay de producto realmente nacional. Como este año ha habido poca producción de aceite de oliva extra en Italia, pues el precio es muy alto porque hay mucha gente que demanda aceite italiano, empezando por la propia Italia, Alemania... Hay que tener en cuenta que en Italia ha podido haber una producción máxima de 80.000 toneladas, mientras que en España ha llegado a un millón de toneladas.

¿Por qué se ha disparado la producción de aceite de oliva virgen extra en España?

Por dos cosas. Debido a la climatología ha habido una cosecha récord y, en segundo lugar, porque en los últimos seis o siete años se han plantado más de 150.000 hectáreas de olivar súper intensivo, de alta eficiencia, la mayor parte en regadío, por lo que son muy productivos. Esas hectáreas han empezado a producir ahora. Todo eso explica que los precios hayan bajado tanto. Hay un exceso de oferta.

¿Qué propone para que los precios del aceite español suban?

Para que los precios de aceite de oliva virgen extra de España estén más estables y más altos hay que crear más demanda, pero no en España porque aquí el mercado está maduro. De hecho, en el Mediterráneo se consume cada vez menos aceite de oliva, cuando es precisamente donde se produce el 70% del consumo mundial del aceite de oliva. Eso sucede porque las familias han cambiado sus hábitos de vida, la gente fríe cada vez menos, están entrando a competir aceites de semilla que antes no había, las familias tienen cada vez menos niños y comen más fuera de casa, y los restaurantes no consumen aceite de oliva porque usan aceites más baratos. Hay que invertir mucho en publicidad, en promoción, en pedagogía... para dar a conocer el aceite de oliva español en todo el mundo. Para crear demanda hay que poner mucho dinero.

¿De cuánto dinero estamos hablando?

Cada exportador pone su granito de arena. Nosotros, dentro de nuestras posibilidades, hacemos mucha publicidad, promoción... pero la solución más lógico sería que actuara la Interprofesional del Aceite de Oliva. Ahora toda la cadena pone seis euros por tonelada de aceite para promoción e investigación. Si hay 1,8 millones de toneladas de producción en España, estamos hablando de 10 millones de euros para publicidad a nivel mundial. ¡Con eso no hacemos nada con el problema que tenemos encima! La Interprofesional del Aceite de Oliva tiene que tener mejor estructura con buenos profesionales, y más fondos, por lo que Acesur ha propuesto que en lugar de poner 6 euros por tonelada, pongamos (almazaras, cooperativas y comercializadores) 30 euros, lo que supondría tener 50 millones de euros de fondos para promoción a nivel mundial, creando demanda de aceite de oliva español, que sigue siendo la grasa más saludable que existe. Cuando haya más gente que pida aceite de oliva español, el precio crecerá.

¿Qué le parece el almacenamiento de aceite para subir precios?

Para subir precios hay otras medidas que no son de índole comercial, como la autorregulación o la retirada del mercado, pero son medidas a corto plazo porque crean picos de recuperación de precios pero no son medidas estructurales, sino parches. Hay que trabajar a cinco, diez o quince años vista.

Antonio Hernández Callejas, presidente de Ebro Foods, dice que el sector del aceite de oliva tiene mucho glamour pero pocos márgenes. ¿Ha pensado Acesur en diversificar?

No vamos a diversificar. Somos muy de ¡zapatero a tus zapatos! Nuestro negocio tiene patas puestas en el aceite de oliva, biomasa, salsas, almazaras... pero todo está vinculado al aceite.

Acesur tiene almazaras en Toledo, Jaén y La Roda de Andalucía, que ya cubre el 20% de sus necesidades oliva. ¿Piensa volver a la aceituna de mesa?

Tenemos una planta de aceituna de mesa a granel, donde las preparábamos y las cocíamos para vender a terceros, pero desde hace tres años está arrendada. No estamos activos en ese mercado y no tenemos intención de entrar en ese mercado.