Imagen de la segunda fase de la terminal de Impala en Huelva
Imagen de la segunda fase de la terminal de Impala en Huelva - Alberto Díaz
SECTOR MINERO

El gran centro logístico del cobre arranca en Huelva

Impala, filial de Trafigura, ha concluido la primera fase de una terminal con capacidad de almacenar más de 300.000 toneladas de concentrado de mineral

Actualizado:

Como ya ocurrió en otras etapas de la historia de la minería andaluza, Huelva se ha convertido de nuevo en la salida natural del concentrado de cobre y níquel que se produce en la Faja Pirítica, desde donde viajará a distintas refinerías del mundo para ser transformado en planchas de metal. Estos días ya está en fase de arranque el centro logístico que está levantando Impala Terminals, filial de la multinacional Trafigura (que también posee el 50% de Matsa junto al fondo Mubadala). «Estamos haciendo las primeras operaciones de almacenamiento y blending (mezclas) tras avanzar en las obras en un tiempo récord», afirma Javier Peña, director de esta terminal.

El centro le ha dado una fisonomía particular al Puerto de Huelva. Ya está concluida totalmente la nave de almacenamiento norte, una característica estructura de acero en forma de arco apuntado con más de 36 metros de altura. A fines de año entrará en funcionamiento otra nave con el doble de capacidad. La inversión total supera los 40 millones de euros y durante la fase de construcción ha generado más de 250 empleos.

Estas naves cuentan en su interior con unas tolvas de carga que son alimentadas por palas cargadoras y descargan en una cinta transportadora que sale del interior de la nave. Mediante torres de transferencia de paso, se llega al muelle donde una cinta alimenta a un cargador de barcos de capacidad de 1.500 toneladas.

«En total podremos almacenar casi 300.000 toneladas de concentrado, de las que una parte importante provendrá de Matsa», apunta el directivo. El centro espera captar concentrados de otras minas como la de Ríotinto o las que existen en el Sur de Portugal, además de recibir concentrado procedente de Iberoamérica o el Norte de Europa.

«Trafigura ha entendido que estamos en un punto estratégico para comercializar concentrados a distintas partes del mundo, por lo que estoy convencido de que aún tenemos una gran capacidad de crecimiento y, para ello, estamos en sintonía con la Autoridad Portuaria y la administración autonómica». En este momento el principal almacén logístico de Impala está en Callao (Perú), donde tiene una capacidad cercana a los 1,5 millones de toneladas, cinco veces superior a la de Huelva. Para Javier Peña las posibilidades de Huelva permiten que a largo plazo esta terminal pueda tener una importancia similar a la de Perú. En paralelo, Impala Huelva no renuncia a nuevos negocios compatibles con el concentrado de cobre, como la logística de chatarra o de otro tipos de graneles sólidos.

Innovación

Peña remarca que «también se ha hecho una apuesta tecnológica en la terminal para instalar un sistema de muestreo automático en todos los camiones que entran con el concentrado de mineral», para lo que ha contado con proveedores como la sevillana Isotrol. «Somos capaces de tomar las muestras sobre el camión de forma automática con un sistema de lanzas y comienza así un proceso fundamental para preparar las muestras comerciales para las refinerías de forma ágil».

Trafigura es un gigante mundial de las materias primas, que ha avanzado desde su negocio original como intermediadores (trading) a controlar un hólding con actividad en la exploración y el refino de petróleo (Puma Energy), el almacenamiento y la logística (Impala) o los fondos de inversión especializados (Galena). Aunque su desembarco en Andalucía fue a través de Matsa, con Impala ya han consolidado una nueva línea de negocio en la región.