Macarena González (Crazy4Media), Fernando Seco (Cesur), Stefan Mathesius (IDEA) y Alberto Moratiel (Enisa)
Macarena González (Crazy4Media), Fernando Seco (Cesur), Stefan Mathesius (IDEA) y Alberto Moratiel (Enisa) - ABC
Encuentro de emprendedores e inversores

Inversores y aceleradoras andaluces se «roban» las ideas

Hay más dinero disponible que proyectos viables, según los «business angels»

SevillaActualizado:

La Asociación de Empresarios del Sur de España (Cesur), el think tank presidido por Ricardo Pumar, reunió ayer en la Fundación Cajasol a representante muy destacados del llamado «ecosistema emprendedor» de Sevilla, tanto del lado de los inversores y business angels, como de los emprendedores o startups. En este foro, los representantes de las aceleradoras El Cubo y Minerva y de agencias públicas de fomento empresarial como Idea (Junta), Prodetur (Diputación) o Enisa (Ministerio de Industria), pusieron de manifiesto que hay dinero ávido de proyectos viables y no tantas ideas solventes en las que invertirlo.

«Pecamos al crear aceleradoras como cestos, porque hay pocos huevos y nos los estamos robando», explicó gráficamente Ignacio Morales, director de El Cubo de Telefónica. «Es más fácil encontrar dinero ahora mismo que proyectos viables», corroboró JulioNavarro, de Prodetur, entidad que participa en la nueva red de business angels España-Portugal, Espoban, que va a la caza de inversores informales y de proyectos solventes.

Una parte central del foro la acapararon las historias vibrantes de personas emprendedoras que han roto moldes locales, como Juan Martínez-Barea (Universal Dyagnostic), Alejandro Costa (C&G IT Solutions), David Troya (Glamping Hub) y Ricardo Arjona (EC2CE). Representan a empresas con «mentalidad» de negocio global que han decidido mantenerse en Sevilla.En el camino, mucho esfuerzo, señales de stop, caídas y hasta el desdén de los paisanos. «¿Tú desde Sevilla vas a encontrar la solución del cáncer?, ¿anda ya!», tuvo que escuchar Martínez Barea cuando lanzó su proyecto de investigación para hallar un test que pueda detectar el cáncer en fase temprana a partir de un simple análisis de sangre. Universal Diagnostic ha levantado ya 16 millones de euros en rondas de inversión desde su sede en la avenida de la Palmera y compite con gigantes que persiguen el mismo objetivo.

David Troya gestiona desde su oficina en la Cuesta del Rosario 35.000 alojamientos singulares de naturaleza en más de 140 países, con un equipo de 17 nacionalidades. Aprovechó a fondo la beca Talentia que le dio la Junta de Andalucía para que estudiase en San Francisco, pero decidió regresar. «Toda mi formación me la ha dado el Estado y quería devolvérselo». Esta fue su determinación.

Las «startups» sevillanas quieren crear un lobby para ganar peso y proyección social

Alejandro Costa y Ricardo Arjona desmitificaron muchos lugares comunes asociados a las startups. Para el fundador de C&G IT Solutions la mejor mentora fue su madre que le dijo «tira» cuando decidió, con 22 años, dejar su tienda de informática en Bormujos para crear su negocio de servicios para empresas tecnológicas. Hoy sigue en Bormujos, pero factura 22 millones, emplea a 150 personas y tiene clientes en 86 países. «En Andalucía no tengo clientes pero mi acento andaluz es mi ADN, es un valor que exploto.En los negocios hay que ser serios, pero no tristes», cree firmemente.

Empresas «tiesas»

Por su parte, Ricardo Arjona, fundador de tres startups, rebajó el aura que rodea a estas compañías emergentes, que definió como «empresas tiesas», sin clientes, ni recursos, ni producto. Un valor que practica es escuchar y así fue cómo recondujo, con mucho éxito, su compañía de inteligencia artificial y big data desde el mercado de los brokers hacia el sector agrario.

Tras el debate, una idea quedó en el aire: en Sevilla falta un lobby de emprendedores. «Ante la pérdida de confianza en los políticos somos nosotros los que tenemos que unirnos como sociedad civil» fue el mensaje. «Sevilla tiene que ensalzar a los emprendedores como modelos sociales y no a los futbolistas», subrayó Martínez-Barea. «Si yo cuento que he sido alevín del Betis todos me hacen caso, pero si cuento la historia de mi empresa es otro cantar», remarcó David Troya.