Joaquín Martín Rodríguez, gerente de Hábitat en Andalucía
Joaquín Martín Rodríguez, gerente de Hábitat en Andalucía - Raúl Doblado
Habitat inmobiliaria

Joaquín Martín, gerente de Habitat en Andalucía: «Queremos ser líderes nacionales del sector en 2021»

La promotora tiene en Andalucía suelo para 4.000 viviendas libres, de las que ya ejecuta 1.580 en Sevilla, Málaga y Córdoba

SevillaActualizado:

La promotora Habitat Inmobiliaria, respaldada por el fondo de inversión estadounidense Bain Capital Credit, ha pisado el acelerador y se ha hecho ya en España con una bolsa de suelo para construir 10.000 viviendas libres en los próximos años, 4.000 de ellas en Andalucía. Actualmente construye 3.400 viviendas en el país, de las que 1.581 están localizadas en la comunidad autónoma andaluza. El gerente de Hábitat en Andalucía, Joaquín Martín, afirma que siguen buscando suelos para comprar en la comunidad, aunque advierte del incremento de los costes de construcción que está provocando ya la falta de mano de obra especializada en el sector y los retrasos en la concesión de licencias «porque los ayuntamientos están desbordados».

La promotora española, con 65 años de historia, presidida por Juan Marín Nin y dirigida por José Carlos Saz, tiene previsto entregar 2.000 viviendas en 2021, de las que 600 estarían en Andalucía, una comunidad donde el año pasado compró 123.000 metros cuadrados de suelo. Los últimos suelos que ha adquirido están en la provincia de Málaga (capital, Vélez-Málaga, Benalmádena, Mijas y Estepona), Sevilla (Sevilla Este, en la capital, y Camas) y Córdoba.

De los 123.000 metros cuadrados que ha comprado en Andalucía en 2018, 70.000 se localizan en Sevilla. En esos suelos invertirá 175 millones de euros para construir mil viviendas, que se entregarán de aquí al 2022. Además, Joaquín Martín asegura que Habitat «busca suelos en el área metropolitana de Sevilla, como Alcalá de Guadaíra, Mairena del Aljarafe, Castilleja de Guzmán...».

Actualmente, Habitat tiene 14 promociones con 1.581 viviendas en desarrollo en Andalucía: Sevilla, Mairena del Aljarafe, Málaga, Dos Hermanas (Entrenúcleos) y Córdoba. Con el ritmo de compra de suelo y ejecución, Habitat prevé un incremento anual de sus ventas de viviendas del 20%

Martín recuerda que quien está detrás de Habitat desde enero de 2018 es el fondo de inversión estadounidense Bain Capital Credit, «que tiene 100.000 millones de dólares en gestión de activos, fundamental para crecer y desarrollar su plan de negocios Habitat».

Ni especuladores ni entusiastas

Joaqúín Martín, gerente de Hábitat en Andalucía
Joaqúín Martín, gerente de Hábitat en Andalucía - Raúl Doblado

En 2018, Habitat gastó 120 millones de euros en la adquisición de suelo en España y de aquí a 2022 la inversión en compra de terrenos alcanzará los 500 millones de euros. «Estamos creciendo pero atendiendo a los criterios básicos de la compañía, que son el rigor, porque somos realistas y cada plan de inversión tiene un estudio de mercado, viabilidad, de las necesidades de nuestros clientes... No somos entusiastas con las previsiones ni especuladores», advierte.

«Llevamos 65 años con el mismo nombre y durante ese tiempo hemos entregado 60.000 viviendas, que dice mucho de la compañía. Con ese historia y el empuje del fondo de inversión Bain Capital Credit -dice- estamos en una posición privilegiada, por lo que queremos ser de aquí a 2021 líderes del sector inmobiliario nacional».

La plantilla de Habitat en España es de 75 técnicos «pero estamos en proceso de crecimiento para llegar a los 150 en 2021 porque cada semana estamos comprando nuevos suelos y generando nuevos proyectos. De hecho, estamos buscando ahora mismo profesionales del sector, como arquitectos, arquitectos técnicos, abogados, administrativos...».

Problemas

Sin embargo, en esta fase de recuperación del sector también han aparecido peligros, apunta el gerente en Andalucía de Habitat: «Ahora tenemos un problema: la inestabilidad de los costes de construcción porque hay un gran volumen de obras, ya que la mano de obra en la construcción es escasa. Se trata de una mano de obra que durante la crisis se fue a otros sectores. Hay dificultad para encontrar trabajadores especializados en el sector de la construcción, como encofradores, personal de tabiquería seca o colocación de ladrillos cara vista».

Otro problema con el que se está encontrando Habitat es el incremento de los costes que generan los retrasos en la concesión de licencias de obras. «Los ayuntamientos están desbordados porque hay poco suelo en desarrollo y el que hay se ha vendido de golpe y los promotores hemos arrancado porque hay demanda. Sin embargo, los ayuntamientos, que durante la crisis recortaron plantillas, no se han dimensionado a nivel técnico para poder atender la demanda de licencias de obras. En Dos Hermanas te dan una licencia en cinco o seis meses, pero en Córdoba hemos tardado doce meses porque hay sólo dos técnicos que informan los proyectos».

Joaquín Martín pide a los ayuntamientos más desarrollo de suelos y agilidad en la concesión de licencias de obras para que no se encarezcan las viviendas
Joaquín Martín pide a los ayuntamientos más desarrollo de suelos y agilidad en la concesión de licencias de obras para que no se encarezcan las viviendas - Raúl Doblado

No hay burbuja inmobiliaria

¿Se está generando una segunda burbuja inmobiliaria? «No creo -declara-. Todo el sector es consciente de las lecciones aprendidas durante la crisis y se están haciendo las cosas con rigor. Habitat analiza muy bien cualquier inversión».

En la promoción de las viviendas, las inmobiliarias están contando con el apoyo del sector financiero. «Los bancos han abierto el grifo pero no al mismo ritmo que se está recuperando el sector inmobiliario y además están poniendo muchos condicionantes a los clientes, a los que requieren muchas garantías. Lo que sí es cierto es que es complicado que la gente joven pueda reunir esos requisitos tan estrictos, lo que hace que sólo puedan emanciparse quienes tengan puestos de trabajo estables», añade.

Habitat está pendiente de cualquier oportunidad de compra de suelo en España y, especialmente, en Andalucía. «Los bancos se han quitado de en encima muchas viviendas y suelos porque los fondos de inversión se han quedado con muchas de sus carteras y los servicers (sociedades que nacieron de las antiguas filiales inmobiliarias de la banca y que ahora gestionan esos activos) han limpiado el ladrillo. Sin embargo, todavía siguen teniendo una importante bolsa de suelo. De hecho, uno de los pozos en los que buscamos terrenos es Sareb y otros servicers de bancos que tienen suelos en gestión que le están trayendo los créditos que eran de promotores».

La promotora inmobiliaria ha apostado en Andalucía por Sevilla y Málaga, las dos provincias donde más crece la venta de viviendas en Andalucía. «En Málaga, especialmente en la Costa del Sol, está creciendo más la demanda que en Sevilla, ya que no sólo se demanda primera vivienda sino también segunda vivienda para inversores y clientes extranjeros de origen británico, polaco, ruso, etcétera».

Cruzcampo y la Fábrica de Vidrios

«El problema de Sevilla -manifiesta- es que no tiene suelo en la capital. Bueno, sí, está la bolsa de suelo de Heineken, pero no se han resuelto sus problemas urbanísticos. Todavía no se ha dado el pistoletazo al desarrollo de esos suelos, al igual que ha ocurrido en la fábrica de Vidrios, en la carretera de Carmona», indica Joaquín Martín.

Otro foco de interés para el desarrollo de viviendas es Palmas Altas, donde Lar construye el mayor centro comercial y de ocio de Andalucía. «Allí hay posibilidad de construir pero los fondos de inversión y empresas tienen la mayoría de esos suelos y no sabemos qué harán con ellos. Si los sacan a la venta, estudiaremos la compra», dice.

En cuanto a la inestabilidad del Gobierno central y el adelanto de elecciones generales, el gerente de Habitat en Andalucía admite que «puede afectar a las previsiones de crecimiento del mercado inmobilario residencial. Como todos sabemos, los desarrollos urbanísticos dependen mucho del sector público. Si el sector público tiene inestabilidad no salen esos desarrollos y si no salen, el poco suelo que hay se encarece, y ello provoca un aumento del precio de la vivienda y una menor accesibilidad de los clientes».