Joaquín de la Puerta Sierra, director-gerente de Interaceituna
Joaquín de la Puerta Sierra, director-gerente de Interaceituna - Juan José Úbeda
Agricultura: Entrevista al director gerente de Interaceituna

Joaquín de la Puerta: «La recolección mecanizada del verdeo es la prioridad en I+D»

El gerente de la Interprofesional de la Aceituna de Mesa anuncia nuevos proyectos destinados al olivar de mesa tradicional y al superintensivo

Inma Lopera
SevillaActualizado:

La investigación sobre la recolección mecanizada del olivar de mesa continúa avanzando de la mano de Interaceituna, la asociación interprofesional de la aceituna de mesa, que integra a la rama productora e industrial que representa los intereses del sector. Sin embargo, la transferencia de estos avances sigue sin llegar al campo, entre otras razones, «por la heterogeneidad del cultivo del olivar de mesa», declarael gerente, Joaquín de la Puerta Sierra. En este sentido, explica que «los prometedores resultados del proyecto Mecaceituna, finalizado en 2014, avalando la calidad de la aceituna manzanilla recolectada con vibradores de troncos y transportada en líquido a la industria de aderezo sólo es aplicable a una tipología de plantación: el olivar intensivo». Por ello, ahora Interaceituna desarrolla nuevos proyectos centrados en la búsqueda de un método de recolección para las plantaciones olivareras tradicionales y las futuribles superintensivas.

—Interaceituna basa su actividad en la investigación y la promoción. ¿Cuáles son las prioridades en I+D?

—Los proyectos relacionados con la mecanización del olivar de mesa son los más ambiciosos.Partimos de la base del proyecto Mecaceituna (2011-2014), cuyos resultados están plasmados en el «Manual práctico de recolección mecanizada» editado en 2015. El proyecto valida un método para transportar las aceitunas para aderezo en verde que están recolectadas mecánicamente, con el empleo de vibradores de tronco, con el que la calidad del fruto se aproxima mucho a la obtenida por una recolección manual excepcional. Hemos hecho demostraciones de recolección mecánica en Sevilla, Córdoba y Badajoz, con ritmos de cogida de entre 25.000 y 30.000 kilos al día.

—¿Por qué recolección mecanizada?

—La mecanización del verdeo es una demanda del propio sector, ya que al menos el 60% de los costes de explotación se deben a la recolección manual. Un sector con una fuerte competencia de otros países productores (Egipto, Turquía y Marruecos) donde los costes laborales son menores, por lo que es necesario hacer al sector más competitivo y continuar con el liderazgo español.

—Pero en el campo, el verdeo se sigue haciendo a mano...

—El olivar de mesa es muy heterogéneo. De hecho en el proyecto participaron un total de diez fincas con distintas características y nueve industrias de diferente tipología. En total se procesaron 1.100.000 kilos de recolección mecánica y transporte en líquido en tres campañas. La conclusión fue que sólo el olivar intensivo es susceptible de usar este método con garantías. Por tanto, ya tenemos la metodología para un estrato del olivar. Vamos a ver qué podemos hacer ahora con el olivar tradicional, que es el mayoritario, y las futuribles plantaciones superintensivas. Si logramos diseñar un método de recolección de derribo para esas dos plantaciones podríamos utilizar el transporte en líquido, que mitiga el molestado a un producto tan delicado como es la aceituna manzanilla y gordal. Y en ello estamos ahora.

—¿Cuáles son los nuevos proyectos en los que trabaja Interaceituna?

—En 2018 arrancó el proyecto Innolivar, que cuenta con cinco bloques temáticos y que gestiona la Universidad de Córdoba. Hay dos líneas concretas en las que estamos trabajando de la mano de la Universidad de Sevilla. Son los proyectos Novamesa y Highmesa. El primero tiene en Morón de la Frontera el único programa de mejora genética de olivar de mesa del mundo. Son dos plantaciones, una de olivar intensivo y otra de superintensivo, con más de 40 variedades españolas, procedentes de otros países y mejoradas genéticamente. La plantación está en su cuarto año y en 2019 empezaremos a hacer la recolección de las variedades que tengan aceitunas. Luego, Highmesa está dedicado a la recolección y se está trabajando en la búsqueda de nuevos materiales de los equipos de sacudida que tienen las máquinas cabalgantes para que sean menos agresivas.

—¿El sector productor e industrial apoya por igual la mecanización?

—No se trata de que esté todo el mundo de acuerdo, sino de ofrecer varias soluciones al sector olivarero para hacerlo más competitivo y que él decida sobre su uso.

—¿La industria está preparada para la recolección mecánica del verdeo?

—La mecanización implica una adaptación de la industria, como la descarga en una tolva inundada, y una mayor colaboración con el productor, ya que es el industrial el que sirve las cisternas para el transporte de la aceituna en líquido. Pero ya desde el proyecto Mecaceituna observamos que esa adaptación industrial se daba en cuestión de días. De hecho, hubo varias cooperativas que compraron cisternas para dar ese servicio a sus socios.