Las estrategias de desarrollo local de la mayoría de los grupos ya están aprobadas
Las estrategias de desarrollo local de la mayoría de los grupos ya están aprobadas - ABC
Grupos de Desarrollo Rural

La Junta frena las iniciativas de los emprendedores agrarios en los GDR

Asaja Sevilla denuncia que el nuevo enfoque Leader limita a un máximo de 6.000 euros la subvención

INMA LOPERA
SEVILLAActualizado:

Los Grupos de Desarrollo Rural (GDR) son entidades sin ánimo de lucro que gestionan fondos públicos de la Unión Europea (Feader) y del gobierno andaluz para apoyar iniciativas de diversificación económica con el fin de mejorar la calidad de vida en el medio rural. Andalucía cuenta con un total de 49 GDR que son los encargados de poner en marcha en el territorio el enfoque Leader, como se conoce a la aplicación de las políticas de desarrollo rural a nivel local dentro del Programa de Desarrollo Rural (PDR) andaluz del actual marco comunitario 2014-2020.

En la última versión de Leader, según denuncia Asaja Sevilla, la Consejería de Agricultura, para evitar problemas de complementariedad de fondos (es decir, que se solapen las ayudas concedidas por los GDR con otras ayudas contempladas dentro del resto de medidas del PDR), «ha limitado las inversiones en las explotaciones agrarias y ganaderas a un máximo subvencionable de 6.000 euros, una barrera que supone dejar fuera de los Grupos de Desarrollo Rural a todo lo relacionado con la agricultura y a los proyectos de los emprendedores del sector agrario de cada zona, sin tener en cuenta que el territorio rural es eminentemente agrario», explica el técnico y responsable del área de Desarrollo Rural de la patronal agraria, José Antonio Gallo.

Se trata de una limitación subvencionable «que no afecta al resto de líneas de ayudas» y que no está contemplada en la normativa del Manual Técnico de apoyo para la elaboración de las Estrategias de Desarrollo LocalLeader 2014-2020 versión 3 (Resolución 29 de julio de 2016), subraya Gallo, que añade que con esta instrucción de la Junta «se están cercenado las prioridades que se pusieron de manifiesto en las reuniones celebradas por los GDR, a las que asistieron técnicos, agricultores y ganaderos de Asaja para defender las inversiones agrícolas».

Asaja Sevilla critica, además, que este freno a las inversiones en las explotaciones agrarias llega cuando la mayoría de los grupos que operan en el territorio andaluz han presentado ya sus estrategias de desarrollo local, donde se incluyen las líneas de acción prioritarias a realizar en el medio rural y el presupuesto asignado a cada uno de esos proyectos, «un presupuesto que no contaba con esta limitación subvencionable de 6.000 euros», lo que ha obligado a los GDR «a modificar las estrategias que habían sido ya aprobadas en Asamblea General».

Y es que según explica el técnico José Antonio Gallo, «fue en julio de 2016 cuando se convocó a los grupos para que redactasen sus estrategias, contando con un plazo que finalizaba en octubre. Posteriormente, en el mes de diciembre, comenzó la reunión de la Comisión de Selección para la evaluación de las estrategias de desarrollo local Leader, y es entonces cuando se ponen sobre la mesa las cortapisas en las subvenciones por parte de la Administración regional».

Asaja Sevilla ha enviado una carta al viceconsejero de Agricultura, Ricardo Domínguez García-Baquero, mostrando la preocupación de los agricultores y ganaderos en relación a lo dispuesto con las inversiones en las explotaciones dentro de la medida 19 del Plan de Desarrollo Rural de Andalucía, y solicita «corregir esta disfunción en beneficio del sector agrario».

Dos años de retraso

Por otra parte, la patronal agraria denuncia también «el enorme retraso de más de dos años en el funcionamiento de los Grupos de Desarrollo Rural que acumula Andalucía», pues «en 2015 se debería haber publicado la orden de convocatoria para la preparación de las estrategias de desarrollo local participativo».

El responsable del área de Desarrollo Rural en Asaja Sevilla, José Antonio Gallo, subraya que mientras que en el resto de comunidades autónomas «ya se han abierto convocatorias de algunas líneas de ayudas», en la comunidad andaluza «a día de hoy sólo están aprobadas las estrategias de desarrollo local, por lo que queda pendiente todavía el diseño de las bases reguladoras que posibilite llevar del papel al territorio cada uno de los proyectos», señala el técnico.

Igualmente, Gallo reprocha que el presupuesto para los GDR andaluces en este periodo 2014-2020 es de «258 millones de euros», es decir, 49 millones de euros menos que en el anterior marco comunitario 2007-2013. Esto supone «que cada grupo va a tener más de un millón de euros de pérdida», lo que al final se va a traducir en «una menor inversión en el medio rural».

El funcionamiento y el modelo de gestión de los GDR en Andalucía no ha estado nunca exento de polémica, pues ya en el anterior programa hubo que someter a los grupos a una suspensión de pagos debido a la aplicación del Plan de Contingencia, tras detectarse incidencias relacionadas con errores administrativos en la forma de justificación de los gastos de funcionamiento. Esta medida forzó a someter a los GDR andaluces a una auditoría de supervisión del uso de los fondos públicos desde junio de 2013 a noviembre de 2014, obligando a algunos grupos a devolver dinero gastado presuntamente sin justificación. Una complicada situación que llevó a algunos grupos a echar su cierre tras años de funcionamiento en el medio rural, pasando de los 52 GDR andaluces del anterior marco a los 49 actuales.