Luis Felipe Cervera, presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Selecto de Raza Retinta
Luis Felipe Cervera, presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Selecto de Raza Retinta - ABC

Luis Felipe Cervera: «No vendemos carne. Vendemos Retinto, una marca de calidad»

El presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Selecto de Raza Retinta mira con recelo el acuerdo con el Mercosur aunque quita hierro a su introducción en Brasil vía semen

SevillaActualizado:

«Nuestro esquema de selección ha conseguido, en 50 años, convertir un magnífico animal de trabajo en una de las mejores razas cárnicas de este país, con un nivel de calidad difícilmente superable». Lo afirma Luis Felipe Cervera, propietario de la emblemática finca El Mastral, situada en Tarifa (Cádiz), y presidente de la Asociación Nacional de criadores de ganado vacuno de la raza Retinta desde hace casi una década. La carne de Retinto es, hoy por hoy, una de las más apreciadas en el mercado español. «Defender estas producciones es defender nuestras razas, nuestros campos y dehesas y a los ganaderos, que han hecho posible el mantenimiento de estos ecosistemas únicos en el mundo», subraya el empresario. Una producción que mira con recelos el reciente acuerdo firmado entre la Unión Europea y los países del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) por cómo afectará al vacuno en general, pero con la tranquilidad de saber que en el caso del Retinto «no vamos a volumen, sino a calidad, por lo que confiamos en que los efectos se amortigüen».

¿La ganadería vacuna en extensivo ha dejado de estar en crisis para ser un negocio rentable?

Podemos decir que el vacuno es rentable, aunque depende de múltiples factores productivos, como una buena genética y un buen manejo más una buena alimentación, y también de factores del mercado. Los precios están estables respecto a los últimos años aunque a lo largo de un mismo ejercicio sufren oscilaciones en función de la demanda. No obstante, en el Retinto estamos luchando por conseguir un mejor precio, pues si hoy el ganadero vende, tras sacrificio, a seis céntimos de euro por encima de lo que fija la Lonja de Binéfar en la categoría R3, el objetivo es llegar a un diferencial de 25 a 30 céntimos de euro el kilo de la canal.

El sector del vacuno ha expresado su temor ante la entrada en Europa de más de 100.000 toneladas de carne sudamericanas tras el acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur.

Para el sector vacuno en general va a ser un golpe duro de superar. Sobre todo, si esas importaciones llegan sin los controles sanitarios que se exigen en España. No obstante, en cuanto al Retinto, no nos preocupa en exceso, pues no somos un proveedor de volumen de carne. Nuestra producción es muy limitada. De hecho, hay 30.000 vacas en Libro Genealógico, que gestiona la Asociación nacional y 5.000 terneros puros controlados. Bajo la marca «Carne de Retinto» el año pasado se sacrificaron unos 2.000 añojos cebados y este año nos quedaremos por debajo de los 2.400. Por tanto, producimos más calidad que cantidad. Yo siempre digo que no vendemos carne. Vendemos Retinto, y el que quiera esta calidad suprema la tendrá que seguir pagando.

La Asociación ha donado semen de los mejores toros de la especie Retinta y embriones a Brasil. ¿Puede llegar carne de Retinto brasileño tras el acuerdo firmado?

La Asociación Nacional de Criadores de Ganado Vacuno Selecto de Raza Retinta ha donado semen y embriones gracias a un convenio de colaboración con universidades brasileñas con el objetivo de mejorar la calidad de la carne de las vacas cebú. La mejora del engrasamiento de las carnes de cebú lo que va a propiciar es la apertura de mercados emergentes como los asiáticos. Brasil cuenta con 200 millones de vacas cebú, por lo que la donación de 2.000 dosis de semen de Retinto no es significativa. Nuestro gran logro sería que ese cruce funcionara bien y que nos demandaran más semen. Exportar a Brasil material genético para inseminar a esos 200 millones de vacas sería un gran negocio. El resto no nos preocupa.

Las razas selectas como la Retinta son menos productivas. ¿Cómo se puede mejorar la productividad?

El objetivo de los ganaderos de Retinto no es mejorar significativamente la raza para tener un animal tan productivo como un Limousin, pues para eso está la raza Limousin. Queremos conservar las cualidades de la especie Retinta que la hacen única, como su rusticidad, ya que esta vaca come donde no llega ninguna otra de raza extranjera. Ello le permite aprovechar un medio difícil, con grandes épocas de sequía y periodos de carestía. Aparte, tiene un marcado instinto maternal, pues es capaz dar de mamar a su becerro incluso a costa su propia vida. No obstante, nuestro esquema de selección ha conseguido, en 50 años, convertir un magnífico animal de trabajo en una de las mejores razas cárnicas de este país.

¿Hay suficientes apoyos para promover la I+D que permita el avance genético de las razas puras?

Nunca hay suficientes apoyos. Además, los ganaderos tampoco tenemos ayudas, pese a la labor encomiable que hacemos por conservar una raza autóctona pero, al no estar en peligro de extinción, no cuenta con subvención alguna. Sería positivo primar la reposición por novillas de alto valor genético, bien propias o compradas, y que fuese suficiente como para compensar la manutención de las razas autóctonas de fomento, es decir, en expansión como la Retinta.

¿Qué objetivos tiene la Asociación Nacional a corto plazo para mejorar la especie y la situación de sus ganaderos?

Seguir con el desarrollo del Plan de Mejora sin desvirtuar las cualidades de la raza retinta. Difundir dicho plan entre los ganaderos y fomentar que los productores lo pongan en práctica. Ya estamos consiguiendo rendimientos del 59% y eso hace 25 años era impensable, pues no llegábamos ni al 50%. Otro objetivo de la Asociación es acabar con el fraude. Desde 2013 tenemos el logotipo «Raza autóctona 100% Retinta» y es una ayuda al prestigio de la marca.