Cristina de Vicente y Antonio Calo, socios de la ingeniería sevillana TSO
Cristina de Vicente y Antonio Calo, socios de la ingeniería sevillana TSO - Rocío Ruz

El nuevo mercado de autoconsumo eléctrico impulsa la ingeniería sevillana TSO

La empresa ha hecho las instalaciones fotovoltaicas del centro comercial Lagoh y del Museo del Futuro de Dubái

SevillaActualizado:

El ingeniero Antonio Calo y la economista Cristina de Vicente crearon TSO —acrónimo de The South Oracle (el oráculo del sur)— en 2016, una ingeniería y consultoría de I+D para el sector fotovoltaico, especializada en generación distribuida o autoconsumo energético. En este mercado el punto de generación está donde se encuentra el punto de consumo, sea una vivienda, una empresa, un centro comercial o un hotel. Los dos socios tenían como base de partidala experiencia acumulada por Antonio Calo en el sector de la fotovoltaica, un pionero de las farolas solares en los años 90.

El decreto de autoconsumo eléctrico aprobado el pasado 5 de abril por el Gobierno central multiplica las posibilidades de expansión de TSO, que en los últimos dos años se ha estado preparando para aprovechar esta oportunidad. «En 2016 ya veíamos el cambio que se iba a producir. Teníamos clientes fuera de España y ahora la nueva regulación nos da una proyección grande en el mercado nacional. La normativa de autoconsumo nos ha venido en el momento justo cuando el mercado estaba listo para el producto que hemos diseñado», explica Cristina de Vicente.

En concreto, TSO ha lanzado una tarifa solar eléctrica para clientes residenciales y empresariales. «Les ofrecemos la forma de llegar al autoconsumo contratando esta tarifa a un precio fijo. El funcionamiento es similar al de la tarifa plana del móvil», señala la empresaria.

El cliente no tiene que invertir nada en la instalación de las placas solares en su vivienda o empresa, pero ha de comprometerse a una permanencia de diez años. TSOse convierte en su gestor energético y para ello ha llegado a un acuerdo con la comercializadora Lúmina que suministra la energía solar a sus clientes. «Podemos paquetizar el producto si el cliente está dispuesto a cambiar de comercializadora para que solo tenga una factura en la que se incluya la tarifa solar y la tradicional de la red, que usará durante el tiempo en el que no está consumiendo energía del sol», detalla Cristina de Vicente. La empresa asegura que el consumo solar es un 30%.

Proyectos

TSO, que tiene una plantilla de 20 personas, prevé duplicar su negocio este año, hasta alcanzar el millón de euros, con los nuevos contratos que está cerrando. Entre ellos, destaca el proyecto de ingeniería que acaba de terminar al pide de las torres gemelas de Dubái, una instalación de 300 kilowatios (Kw) que alimentará el Museo del Futuro de la capital del emirato.

La firma también ha instalado las placas fotovoltaicas del nuevo centro comercial Lagoh de Sevilla, un proyecto llave en mano de 100 Kw de potencia que contrató para el Inabensa (Grupo Abengoa).

Otras obras singulares son una integración arquitectónica de paneles fotovoltaicos en la fachada de la Torre 2 de Torneo Parque Empresarial y un diseño especial para el Benito Villamarín, el campo del Real Betis Balompié.

El contrato de mayor potencia es el que está desarrollando en el campus de la Universidad San Pablo CEU de Bormujos, que alcanza los 450 Kw. En residencial, TSO está creciendo en urbanizaciones de casas unifamiliares delAljarafe sevillano y está madurando nuevos productos solares para mobiliario urbano, como las farolas.