Turistas en Sevilla
Turistas en Sevilla - Raúl Doblado
Turismo en Sevilla

La oferta de Airbnb en Sevilla se duplica desde 2015

La facturación por habitación de los pisos turísticos supera a la de los hoteles

Madrid/SevillaActualizado:

El catálogo de pisos turísticos ofrecido en Airbnb se ha disparado en las grandes ciudades españolas. Tanto, que en abril de este año la plataforma de internet ofrecía 46.812 inmuebles en las cuatro urbes más pobladas de España (Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla). Durante el cuarto mes de 2016, esta cifra no alcanzaba los 30.000 apartamentos.

Son las cifras que maneja AirDNA, consultora especializada en la recopilación de datos de Airbnb en todo el mundo y a las que ha tenido acceso ABC. El crecimiento de los pisos turísticos de la compañía, líder en este mercado en España, ha provocado que la oferta de apartamentos haya pasado en Sevilla capital de 2.472 viviendas de uso turístico en agosto de 2015 a 6.227 el pasado abril, más del doble.

Por su parte, la capital de España, que cerró 2014 con poco más de 4.000 viviendas, cuenta ya con casi 15.300 pisos turísticos apuntados en la plataforma. Sin embargo, la ciudad condal es la que encabeza el mercado, con una oferta de 18.875 apartamentos, casi 11.000 más que hace cuatro años. Tras ellos, destaca el crecimiento experimentado por Valencia y Sevilla. La primera ha más que duplicado su oferta en los últimos tres años, pasando de ofrecer 2.819 viviendas de uso turístico en agosto de 2015 a 6.419, una evolución similar a la de la capital hispalense.

El repunte de las reservas es una consecuencia de esta evolución. En Barcelona superan ya las 15.000, en Madrid se sitúan en torno a 13.000, en Sevilla rozan las 6.000 y en Valencia se acercan a las 5.000. La tasa de ocupación, además, se aproxima a la registrada por los hoteles, estando apenas dos puntos por debajo en Sevilla.

Los propietarios de estas habitaciones, de hecho, ya ganan más por noche que los establecimientos hoteleros de estas ciudades, según los datos de AirDNA. Así, en el caso de la capital andaluza, tras crecer un 114% en los últimos cuatro años, la facturación media alcanzó 87 euros en abril. Supone casi un 20% más que la media hotelera, que ronda, según este informe, los 71 euros, según los datos manejados por la consultora.

Cifras que no hacen más que reflejar que la plataforma californiana ha logrado un crecimiento exponencial en los últimos años en España. No se trata, sin embargo, de un desarrollo exclusivo de Airbnb, sino que otras empresas especializadas en el alquiler de pisos turísticos, como Wimdu o Homeaway también han incrementado notablemente su oferta.

Plataforma californiana

Toda esta expansión se ha convertido en un caldo de cultivo que ha llevado a la Administración a imponer limitaciones a este mercado. Primero Hacienda impuso nuevas obligaciones de información a estas compañías. Y en las últimas semanas, distintos ayuntamientos, como el de Sevilla, Madrid o Valencia, han anunciado que endurecerán los requisitos a cumplir para ofrecer en alquiler este tipo de apartamentos.

El sector turístico aplaude estas restricciones. Pero también destaca que son demasiado abruptas. No hay que olvidar que algunos consistorios como el de Palma de Mallorca han propuesto directamente prohibir los pisos turísticos. El Ayuntamiento de Sevilla, por su parte, se dispone a poner puertas al campo de estos alquileres y el alcalde, Juan Espadas, ha anunciado que dispone de un informe que declara como zonas saturadas algunas zonas, por lo que regulará este pujante tipo de negocio.

Por su parte, Exceltur considera que estas normas llegan tarde y critica que el descontrol regulatorio de este mercado ha permitido que el número de pisos turísticos ofrecidos en las 22 primeras ciudades de nuestro país supere al de las plazas hoteleras.