El equipo de oficina de Mox, con el CEO, Gregorio López, a la derecha
El equipo de oficina de Mox, con el CEO, Gregorio López, a la derecha - ABC
Reparto a domicilio

Mox paga ya 600 nóminas y factura 5 millones de euros

La startup andaluza de reparto a domicilio capta nuevo capital para acelerar su expansión

SevillaActualizado:

Mox (antes Mission Box) se ha convertido en una de las startup andaluzas más prometedoras. A principios de año, sus bikers —o trabajadores de reparto a domicilio que se mueven en bicicletas o motos eléctricas— hacían 33 pedidos diarios. En este mes de noviembre, la media se ha disparado hasta 2.010 servicios, una escalada que ha multiplicado su plantilla. Así, esta empresa granadina de logística de primera milla (en la propia ciudad) para negocios y particulares, competidora de grandes como Glovo o Deliveroo, empezó el año con 60 empleados y ya paga 600 nóminas.

«El biker es personal contratado por Mox, no es un autónomo que esté prestando sus servicios», explican María José Valverde y y Antonio Valenzuela, responsables de Desarrollo de negocio y de Operaciones, respectivamente. Mox funciona con contratos indefinidos a tiempo parcial o a jornada completa, que preservan los turnos de descanso. Este es su sello de identidad para desmarcarse de la desregulación laboral que estigmatiza a este sector.

La firma ha atraído a inversores como Tom Horsey o el fondo de capital riesgo Regatas y Sainetes

Con esta proyección,su cifra de negocio se ha disparado este año hasta 5 millones de euros, frente a los 300.000 euros de 2017. Y la previsión para 2019 es llegar a los 20 millones. El Corte Inglés, FNAC, SEUR, Mediamark o Zeleris (Telefónica) son clientes destacado y su objetivo es captar a Amazon, con la que ya ha hecho una prueba piloto.

Antonio Valenzuela, director de Operaciones, y Gregorio Lopez, CEO
Antonio Valenzuela, director de Operaciones, y Gregorio Lopez, CEO - ABC

El fundador y principal inversor de Mox es el granadino Gregorio López, aunque desde el principio contó con el apoyo del «business angels» Tom Horsey, que ya es socio estratégico a través de Media Investment Partners. Además, Mox ha captado recursos de otros cuatro «business angels» y de Regatas y Sainetes, un fondo de capital riesgo que gestiona patrimonios de deportistas de élite. A través de una plataforma de crowdfunding se le unieron 120 pequeños inversores.

Tras la compra de la valenciana Mens Eat para acelerar su implantación nacional, Mox mantiene abierta su tercera ronda de inversión, con la que pretende captar dos millones de euros, de los que ya ha conseguido la mitad. Con estos nuevos recursos quiere diversificar su negocio para que el reparto de comida, que ahora pesa un 70%, se equilibre con sectores como el retail; impulsar su expansión en México DF y Portugal; y dar un salto tecnológico aplicando algoritmos predictivos para optimizar las rutas.