José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, durante su conferencia este miércoles en la casa de ABC de Sevilla - Rocío Ruz
90 Aniversario de ABC de Sevilla

El presidente de Telefónica: «Google no puede ser la fuente del conocimiento»

José María Álvarez-Pallete indica que «las máquinas no pueden sustituir a las personas» y reclama una constitución digital que defina los nuevos valores

SevillaActualizado:

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, fue ayer el invitado estelar en una nueva sesión del ciclo de conferencias programado para conmemorar el 90 aniversario de ABC de Sevilla, un acto que se celebró en la Casa de ABC -en una gran nave que albergó la antigua rotativa del periódico-, en el que ejercieron de anfitriones la presidenta editora de ABC, Catalina Luca de Tena; el director de ABC de Sevilla, Álvaro Ybarra, y el director gerente de ABC Andalucía, Álvaro Rodríguez Guitart. Álvarez-Pallete anticipó el futuro inquietante que nos traen la inteligencia artificial y la robótica, y describió un presente digital lleno de luces y sombras.

«La disrupción tecnológica está irrumpiendo por todas partes, muchas veces sin un marco de valores adecuado», incidió. En este contexto, el presidente de Telefónica subrayó que el problema no es la tecnología sino el uso que se hace de ella, y aludió al «ciberbulling» como «un problema más serio» que el acoso en la escuela. «Las redes sociales son instrumentos para viralizan contenidos. Se pueden crear cuentas falsas, es como echar gasolina en un incendio», insistió. Frente a ello, afirmó que «no podemos dejar que los algoritmos de búsqueda campen a sus anchas. Google -sentenció- no puede sustituir al maestro, no puede ser el sustituto de la fuente de conocimiento».

A su juicio, «es el momento de las Humanidades y las Ciencias Sociales», en el que «tenemos que definir qué valores queremos como sociedad y cómo enmarcar la tecnología». Avanzó que «lo que más va a valer en el futuro es aquello que no se puede digitalizar ni automatizar: las emociones, la solidaridad, la compasión...».

Como empresa, Telefónica quiere promover un debate que sitúe a «las personas como el elemento que dé sentido a la tecnología». Para ello, Álvarez-Pallete aboga por la autorregulación para establecer unos principios que rijan el uso de la inteligencia artificial, ya que los reguladores oficiales «son lentos y han parado el reloj en el siglo XX», criticó. Así, el directivo considera necesario «enunciar una constitución digital donde queden definidos los derechos y obligaciones esenciales de las personas y las máquinas». En este sentido, alerta de que «se está invadiendo la privacidad» a través de las nuevas tecnologías que utilizan los datos masivos que los usuarios digitales vierten en las redes.

Dignidad y datos

Álvarez-Pallete -a la izquierda- y el director de ABC de Sevilla, Álvaro Ybarra, durante el transcurso de la mesa redonda que siguió a su conferencia
Álvarez-Pallete -a la izquierda- y el director de ABC de Sevilla, Álvaro Ybarra, durante el transcurso de la mesa redonda que siguió a su conferencia - Rocío Ruz

El máximo responsable de Telefónica se refirió al derecho de las personas a controlar el uso que se haga de su información. «No somos conscientes de lo importantes que son nuestros datos», remarcó. «Para mí los datos son una cuestión de derechos fundamentales, es como la dignidad, no pueden ser expropiados sin una transacción justa de la que yo sea consciente», indicó. En este sentido, Álvarez-Pallete considera que junto a los rendimientos del trabajo y del capital, los datos serán una nueva fuente ingresos que habrá para las personas que habrá que declarar en el IRPF, lo que obligará a modificar las normas laborales y tributarias. «Creo que Facebook nos tendrá que pagar por utilizar nuestros datos», señaló.

Sobre la competencia de las redes sociales a compañías como Telefónica, que ha visto como su negocio original, la voz, es ahora gratuito, el directivo ha pedido el mismo trato regulatorio para todos los operadores. «Si WhatsApp no está regulado que me desregulen también a mí», postuló durante el coloquio moderado por el director de ABC de Sevilla, Álvaro Ybarra.

Álvarez-Pallete aludió también al nuevo lenguaje confeccionado con «emoticonos», que comparó con la antigua escritura jeroglífica, y al peligro de que los traductores digitales mermen la riqueza del castellano. En este sentido considera que la Real Academia de la Lengua deberá tomar, más tarde o más temprano, cartas en el asunto.

En su intervención, este directivo formuló interrogantes sobre el impacto de estas tecnología en el empleo o los límites que hay que establecer para que no se invada la privacidad de las personas ni se vulneren fundamentales básicos haciendo un mal uso de los datos que circulan por las redes. También se preguntó cómo se va a financiar la educación para formar a la nueva mano de obra que requerirá la transición tecnológica. «El mercado laboral se va a transformar de forma radical. Van a aparecer muchas profesiones y van a desaparecer otras muchas. El 60% de los chavales que están estudiando ahora trabajarán en empleos que hoy no existen. Tenemos que crear ese nuevo marco laboral», señaló Álvarez-Pallete.

El presidente de la mayor multinacional española, que factura más de 50.000 millones de euros y emplea a 120.000 personas, expresó su «preocupación» ante el mal uso de los datos por parte de las plataformas digitales y las redes sociales. «Lo que más viaja por las redes, lo que más se viraliza, es lo que se supone que es lo correcto», cuestionó Álvarez-Pallete. En este sentido, considera que ante «la viralización de noticias falsas, hay que exigir una responsabilidad a quien distribuya» estas llamadas fakes news.

«No podemos dejar a las máquinas que, a través de algoritmos, hagan cosas que no son correctas y saquen conclusiones» utilizando «correlaciones espurias», señaló, tras apuntar ejemplos de manipulación de los datos, como la campaña contra Hilary Clinton en redes sociales durante las últimas elecciones americanas, en la que se llegó a propagar una noticia publicada supuestamente por un periódico inexistente.

Efemérides cercanas

En el acto, el director de ABC de Sevilla enumeró diferentes hitos que muestran los «recorridos casi paralelos» del periódico y Telefónica. Si ABC celebra sus 90 años de vida, Telefónica conmemorará su 95 aniversario dentro de pocos días. «La vida media de las empresas ha pasado de los 65 a los 15 años. Es un motivo de orgullo para ambas compañías que estemos a la vuelta de la esquina de llegar al centenario», señaló Álvaro Ybarra. Junto a la longevidad, el impacto de las nuevas tecnologías y la capacidad de adaptación a los cambios «han servido para refrendar nuestro liderazgo», significó. Ybarra añadió que los valores corporativos, «la misión, el ideario» son elementos más profundos que vinculan a ambas compañías.

En una de las imágenes que proyectó Álvarez-Pallete en su exposición, mostró la portada de ABC del 13 de octubre de 1929 - un día después de la fundación de este diario,- en la que aparece la sede social de Telefónica en Madrid, un edifico emblemático que fue el más alto de Europa durante años.

Entre los invitados estuvieron el consejero de Economía, Empresas y Universidad del Gobierno andaluz, Rogelio Velasco, y destacados empresarios como Enrique Ybarra (Citysightseeing), José María Pacheco (Konecta) o Rosauro Varo (Cabify y Gat).