Este es el centro de mantenimiento de Ryanair en Wroclaw (Polonia), que tiene las mismas características que el que habrá en Sevilla en 2018
Este es el centro de mantenimiento de Ryanair en Wroclaw (Polonia), que tiene las mismas características que el que habrá en Sevilla en 2018 - ABC

Ryanair levanta en Sevilla un hangar de mantenimiento para sus aviones

La compañía de bajo coste se instala en un centro para cuidar las tripas de cientos de Boeing 737 al año

SEVILLAActualizado:

Un gran hangar en las pistas de San Pablo en el que una plantilla muy cualificada cuidará las tripas de un centenar de aeronaves, con un sinfín de operaciones asociadas (como toda la logística para conseguir repuestos). Si se cumplen los plazos estipulados, será muy pronto una realidad, ya que la aerolínea irlandesa Ryanair -que opera la mayor flota de aviones Boeing 737 del planeta- firmará a lo largo del mes de agosto el convenio con Aena para urbanizar la parcela en la que se levantará este centro de mantenimiento en el Aeropuerto de Sevilla, que estará operativo a lo largo de 2018 (el objetivo inicial era enero, aunque será difícil cumplir ese plazo).

Más allá de la inversión (ocho millones de euros) y del empleo (150 personas cuando esté a pleno rendimiento), será una oportunidad para que las empresas andaluzas del sector aeronáutico puedan desarrollar nuevas competencias. «Por las instalaciones de Sevilla podrán pasar cien aviones al año, es decir, casi el 20% de la flota de la aerolínea», afirma José María Ramón de la Rosa, jefe de mantenimiento de la compañía irlandesa en España y Marruecos. El hangar tendrá dos posiciones (es decir, puede atender a dos aeronaves de forma simultánea) y hará «mantenimiento pesado», lo que en el argot aeronáutico se conoce como «overhaul». Esto implica una labor muy especializada y compleja, ya que abarca diversos tipos de trabajo en la estructura, el interior, los sistemas o la aviónica; los elementos que componen la aeronave se montan y se desmontan, siguiendo procedimientos muy rigurosos. «Es la revisión más profunda que se puede hacer en una aeronave», remarca el directivo.

Sevilla reúne algunos requisitos que han sido muy valorados por Ryanair. «Existe personal muy cualificado en el sector aeronáutico, con una escuela de ingeniería y centros de formación especializados; hay un tejido industrial que puede servir de apoyo al hangar y un aeropuerto con muchas ventajas operativas», remarca Ramón de la Rosa.

Uno de los aspectos fundamentales de la planta de Sevilla será el mantenimiento de los aviones que volarán en el futuro inmediato. Hay que recordar que Ryanair comenzará a recibir en breve los nuevos Boeing 737 Max, que sustituye muchos de sus elementos metálicos por piezas de fibra de carbono (con lo cual reduce su peso y, en consecuencia, su consumo de combustible). Estos aparatos requerirán conocimientos muy avanzados en este nuevo material, en el que hay un grupo de compañías con tradición en Sevilla y Cádiz que fabrican grandes piezas para aeronaves de Airbus. En el «overhaul» de esta nueva generación de aviones será necesario tener cerca a proveedores muy especializados y también a firmas capaces de hacer ensayos sobre piezas.

La firma tiene otros centros similares en los aeropuertos de Stansted (Londres), Kaunas (Lituania), Wroclaw (Polonia) y Prestwick (Escocia). En este último emplazamiento están especializados, de hecho, en la elaboración de una de las piezas («las aletas de tiburón» que tienen las alas en su parte final). «La flota de aviones de Ryanair está muy descentralizada, de ahí que tenga sentido tener una red con diversos centros de mantenimiento».

Para el consultor especializado en aeronáutica Ramón Rodríguez, el centro cuenta con una ventaja añadida. «Las firmas andaluzas tienen una enorme dependencia de Airbus y ahora existe una oportunidad de acercarse a Boeing, que es el único fabricante con el que trabaja Ryanair». El «overhaul» de cien aeronaves al año generará un conocimiento que podrá ser aprovechado para entrar en la órbita del grupo estadounidense.

Los proveedores andaluces generan un negocio que ronda los 970 millones. De este montante, más del 50% se corresponde con la actividad de montajes y actividades mecánicas. En un momento en el que no habrá grandes desarrollos aeronáuticos, la especialización en el segmento MRO (mantenimiento, reparación y operaciones) es un ámbito en el que esta industria puede desarrollarse. «Hay 20.000 aviones funcionando y se requieren otros 30.000; crecerán sustancialmente las necesidades de mantenimiento», apunta Arturo De Vicente, director del clúster Hélice.

Ryanair utilizará para su hangar 5.000 metros cuadrados del Aeropuerto de Sevilla, que se ubican dentro de la cuarta parte de los suelos del aeródromo que no están en término municipal de la ciudad de Sevilla, sino en el de La Rinconada. Es decir, cerca de Aerópolis, donde están los proveedores del sector. El reto es que en el primer cuatrimestre de 2018 pueda estar operativa la primera fase del proyecto (que empleará a 75 personas), aunque para la segunda etapa aún no hay plazos.