José Antonio Rodríguez, fundador y director general de Puerto de Indias
José Antonio Rodríguez, fundador y director general de Puerto de Indias - ABC
EXPANSIÓN

La segunda revolución de la ginebra Puerto de Indias

Tras la entrada en el capital de HIG, la firma se ha reforzado con directivos como Bernardino Rodríguez, nuevo consejero delegado

Luis Montoto
SevillaActualizado:

El viejo edificio de una destilería del siglo XIX, enclavada en una colina (o alcor)a las afueras de Carmona, ha vivido la primera revolución de Puerto de Indias. En el espacio angosto donde antes se fabricaba anís de manera artesanal, ahora hay una frenética actividad de carretillas que sacan las cajas de esta célebre ginebra de fresas. La línea de envasado está en una estancia en la que el empaquetado final de las botellas se realiza a mano, pues no hay espacio para automatizar el proceso. El almacén apenas tiene capacidad para acopiar lo que se produce en un día.

Dos antiguos empresarios de la construcción, Francisco y José Antonio Rodríguez, con el respaldo de Javier Barnes (que procedía de Makro), consolidaron en cinco años un proyecto del que hay pocos precedentes: sacaron de esa vieja destilería la cuarta ginebra más vendida de España y la novena del mundo, con unas ventas brutas de 48 millones de euros y una plantilla que supera el centenar de trabajadores directos. «Lo más complicado ha sido gestionar el crecimiento, darle respuesta a una demanda que crecía continuamente», repite José Antonio Rodríguez. Y todo ello en un negocio dominado por gigantes que tiene un enorme poder sobre los canales de venta.

Tras la entrada del fondo de capital riesgo HIG en Puerto de Indias (tomó el pasado febrero el 66% del accionariado en una operación que superó los 100 millones de euros), la compañía está preparando su segunda revolución. El primer paso ha sido el refuerzo del equipo directivo. Puerto de Indias ha situado como consejero delegado a Bernardino Rodríguez, que ha estado tres décadas vinculado a Osborne (en el área financiera y en negocios como Solán de Cabras y Cinco Jotas). También ha fichado como director de desarrollo internacional a José Sedano, que fue director general de espirituosos, vinos y bebidas también en Osborne.

Luis Ybarra Cologán, que asesoró a HIG en el proceso de adquisición, ha asumido la dirección financiera de la firma. La secretaría del consejo de administración la ejerce Cuatrecasas, representado por José Moya Yoldi. Los fundadores siguen en sus puestos: José Antonio Rodríguez es director general y su hermano Francisco está al frente de la dirección de operaciones. «Se ha creado la base para acelerar las nuevas iniciativas que ya había planteado la compañía», subraya José Antonio Rodríguez. El fondo HIGquería que ambos, al igual que Barnés, permanecieran al frente de Puerto de Indias, pues eran la base del proyecto.

La gran meta del nuevo equipo es la expansión internacional y la consolidación de las ventas en determinadas regiones de España. En este momento el 98% del consumo se realiza en la Península, especialmente en la zona sur y centro, con lo cual aún queda recorrido para la marca (también se pueden incrementar las ventas en el canal de la restauración y online).

Fuera de España, la firma ha puesto en el foco tres mercados estratégicos: Estados Unidos, México y Gran Bretaña. Es ahí donde hará una inversión importante para tratar de replicar en estos países el éxito de Puerto de Indias en el país de origen. «Son zonas con mucho potencial de crecimiento, se hará una inversión relevante», indica Luis Ybara Cologán, que estima que si se logran los objetivos la facturación de la compañía daría un gran salto adelante.

Actividad en el exterior

Hasta el momento, Puerto de Indias ha logrado distribuidores en Estados Unidos o Israel de forma casual, a través de turistas o empresarios que probaron la ginebra de fresa en sus vacaciones en España y decidieron importarla en sus países de origen. «España ha sido nuestro escáparate y sin hacer prácticamente ninguna actividad en el exterior hemos conseguido clientes», recuerda Rodríguez. Ahora la clave es lograr que en los países que son estratégicos la ginebra rosa de Puerto de Indias esté dentro de la lista de la compra mental del consumidor. «No se trata de vender pallets, sino de conseguir que haya rotación en el consumo».

En paralelo a la implantación exterior, Puerto de Indias va a mejorar su estructura industrial. Antes de la entrada de HIG, la compañía ya había previsto levantar unas nuevas instalaciones en el Parque Logístico de Carmona, donde dispone de una parcela con 8.500 metros cuadrados. Los hermanos Rodríguez están realizando esta inversión y alquilarán la fábrica a Puerto de Indias. Habrá unas nuevas oficinas donde podrán centralizar toda la logística y la vieja destilería quedará como un espacio donde explicar la historia del producto y preservar los procesos más artesanales.

«En los últimos cinco años la gran meta de Puerto de Indias ha sido gestionar el crecimiento», repite José Antonio Rodríguez, que considera que tanto la entrada de HIG, como la nueva fábrica y el salto al mercado exterior son «la evolución lógica» de una ginebra que ha puesto a Sevilla en el mapa de las ciudades con prestigio en la fabricación de licores. Sus competidores, de hecho, ya están usando el nombre de Sevilla para etiquetar sus ginebras afrutadas.