Gonzalo Lahera y Jaime Arbona flanquean a Borja Osta, en las oficinas de la compañía en Madrid
Gonzalo Lahera y Jaime Arbona flanquean a Borja Osta, en las oficinas de la compañía en Madrid - ABC

Los dos sevillanos que volvieron de una Erasmus con una empresa millonaria

La «start-up» Selectra España nació en 2013 de un viaje de estudios a París y hoy facturan cuatro millones al año

SEVILLAActualizado:

Jaime Arbona y Gonzalo Lahera se marcharon con una beca Erasmus a París para estudiar Ingeniería. De allí volvieron hablando francés y con una empresa que factura más de cuatro millones de euros y tiene 160 personas en plantilla. A todas luces, ese viaje de estudios fue una excelente inversión para estos jóvenes empresarios sevillanos.

En la capital francesa conocieron a Aurian de Maupeou quien, al liberalizarse el sector energético en el país galo, creó Selectra, una empresa comparadora de tarifas eléctricas. Justo cuando los caminos de los sevillanos y el francés se cruzan, también en España se abre ese mercado a la competencia. A Arbona y Lahera se les encendió la bombilla: «¿Por qué no llevar Selectra a nuestro país?».

El modelo de negocio es simple: Selectra recibe llamadas de consumidores sobre cambios de compañías o altas de luz. Ellos les asesoran sobre la mejor tarifa y se llevan una comisión si el cliente contrata con las compañías con las que tienen acuerdo.

Jaima Arbona
Jaima Arbona- R. DOBLADO

«Le propusimos a Maupeou montar Selectra España y nos pidió que le presentáramos qué sabíamos del sector», explica Jaime Arbona, hoy co-director de la firma junto a Gonzalo Lahera. Arbona le pidió entonces ayuda a su madre «Ella tiene pisos de mi abuela que alquila, está acostumbrada a dar altas y bajas de luz, contratar con distintas compañías... Hizo un documento completísimo de todo el sector energético en España». Con el aval de este informe de 50 páginas y la incorporación del tercer socio -Borja Osta, subdirector-, se trasladan a España a poner en marcha la empresa, que tienen al 50% con el socio francés. «Es el modelo de Selectra en todos los países, firmar a medias con Francia».

La inversión inicial, que fue de solo 18.000 euros, les dio para pagar el alquiler y poco más. «Al principio solo teníamos el blog, con miles de visitas. Pusimos nuestros números para que la gente llamase y los tuvimos que quitar. Fue un desastre, no hicimos ni un solo contrato», recuerda Arbona. «Ahora un comercial hace cinco llamadas por hora y entonces nosotros hacíamos 35. Una locura».

El crecimiento, desde septiembre de 2013, cuando se establecen ya como Selectra España, es vertiginoso. Eran tres personas en ese mes, cuatro en diciembre, 60 en enero de 2014 y más de 160 hoy día. «Nos costaba y nos sigue costando encontrar gente para contratar», presumen. «Ahora queremos crecer en 40 nuevos empleados», añaden. El año pasado ya facturaban casi dos millones y, este año cierran con más de cuatro millones de euros y 70.000 contratos firmados.

El futuro de Selectra

Definido ya su modelo de negocio, han empezado su salida al exterior con la filial de Portugal. Y se plantean el salto a Suramérica. «Estamos negociando abrir en México. Desde ahí queremos explorar el resto de países».

No se acaban ahí sus ideas. También tienen previsto diversificar su cartera de productos y asesorar en el mercado de butano, además de ampliar su departamento de telecomunicaciones, que, de momento, es solo el 20% de su negocio. Internacionalizar y diversificar son las claves de este negocio millonario que empezó con una Erasmus muy bien aprovechada.