Álvaro Guillén, presidente de Landaluz, se dirige a los asistentes al Foro de la Empresa Agroalimentaria
Álvaro Guillén, presidente de Landaluz, se dirige a los asistentes al Foro de la Empresa Agroalimentaria - Rocío Ruz
Sector agroialimentario

Los supermercados auguran una revolución en cinco años

El ejemplo Mercadona inspira a fabricantes y distribuidores de alimentos andaluces para coordinar estrategias de innovación

SevillaActualizado:

«En solo cinco años nuestro sector de la distribución va a cambiar más que en los 50 anteriores». El pronóstico es de Luis Osuna, presidente de la cooperativa granadina de supermercados Covirán, que ostenta a su vez la presidencia de la Confederación Andaluza de Empresarios de Alimentación y Perfumería, CAEA. Osuna participó ayer en el VI Foro de la Empresa Agroalimentaria y de la Distribución, que se celebró en la Hacienda de Quintos de Dos Hermanas.

Los organizadores son la propia CAEA y Landaluz, la Asociación Empresarial de Alimentos de Andalucía presidida por Álvaro Guillén. El marco ofrecía una visión completa de la cadena agroalimentaria, con la industria y la distribución representadas por destacados empresarios y directivos andaluces.

La innovación centró todas las intervenciones como tendencia global que implica a todos los operadores. La perspectiva de la distribución la aportó Antonio Romero, gerente de Relaciones Empresariales de Mercadona, que repasó los principales hitos en la evolución de la cadena de supermercados, desde su nacimiento en 1981, hasta el momento actual en el que está embarcada en el diseño de su tienda online, con un proyecto innovador que está implementando enValencia, una «colmena» desde donde saldrán todos los productos que venda a través del canal electrónico. «Estamos probando» indicó el directivo de Mercadona, que repasó los diferentes pilares en los que se apoya la innovación de la firma.

Entre ellos, los «centros de coinnovación», unos espacios en los que clientes seleccionados cocinan, ponen la lavadora o catan productos, y marcan las decisiones de la cadena. Andalucía cuenta con tres de estos centros en la localidad sevillana de Bormujos, donde se testan detergentes y suavizantes en un cuarto de electrodomésticos; en Córdoba, especializado en leche, vino y mantequilla; y en Churriana de la Vega (Granada), enfocado a las cervezas y las aguas. En este caso, los clientes hacen catas a ciegas para elegir entre opciones de productos.

Fruto de estos ensayos son los lanzamientos de nuevas referencias, como la cerveza Falke 0’0 que fabrica Heineken para Mercadona; los polos de helado de frutas naturales del proveedor granadino Penalva; o la leche con Omega 3 de la cordobesa Covap. La «logística silenciosa», que se hace por la noche, como en la tienda sevillana de Plaza de Armas, es otra de las innovaciones de la cadena.

Por su parte, Nicolás Sierra, socio responsable de KPMG en Andalucía, Canarias y Extremadura, habló de los retos globales de la industria agroalimentaria, entre ellos la digitalización, que en España va retrasada respecto a otros países de su entorno. Así, este experto indicó que el 50% de la población española es usuario de comercio online, frente al 75% de Alemania o el 82% de Reino Unido.