Los trigos están afectados por la sequía
Los trigos están afectados por la sequía - M. Cieza
Agricultura

Las últimas lluvias no palían los daños al cultivo de los cereales

El campo sigue pidiendo agua aunque agradece el «refrescón» de la semana pasada

Inma Lopera
SevillaActualizado:

El campo sigue demandando agua y ya presenta daños en algunos cultivos estratégicos en la provincia de Sevilla, como los cereales, los más afectados por la sequía. Las dispersas precipitaciones de la pasada semana, que varían desde los 27 litros por metro cuadrado en zonas como Cazalla de la Sierra a los 3,6 litros en municipios como La Roda de Andalucía, han sido del todo «insuficientes» para cubrir las necesidades de la agricultura «que precisa al menos de 40 litros para recuperar cultivos ya resentidos, como los cereales», declara el técnico de Cultivos Herbáceos de Asaja Sevilla, José Vázquez.

Esta falta de agua, unido a unas temperaturas anormalmente altas durante buena parte del pasado mes de febrero «están condicionando seriamente el desarrollo de los cultivos de invierno que, en esta campaña, arrastran además una nacencia tardía, ya que las lluvias de finales del otoño impidieron la realización de las tareas a tiempo», denuncia la patronal agraria.

Cereales como los trigos, la cebada o la avena «presentan ya problemas visibles por la falta de agua, pues la planta está debilitada, con aspecto raquítico y comienza a amarillear, por lo que si en los siguientes días no vuelve a llover tendremos graves problemas de cosecha».

El trigo, la cebada y la avena presentan ya problemas visibles por falta de agua

Los pastos también acusan la sequía y los árboles frutales han adelantado semanas la floración, con el consiguiente peligro de cara al cuajado del fruto. También la remolacha se está viendo afectada en Andalucía.

El girasol está acusando un retraso de las labores ante la falta de humedad en las parcelas, y sólo se ha sembrado un 50%. En este sentido, «las últimas precipitaciones beneficiarán sobre todo al que ya se ha sembrado, ya que las lluvias han venido acompañadas de grandes rachas de viento que han secado la humedad que precisa el suelo para las nuevas siembras», explica Vázquez. No obstante, el técnico de la patronal agraria señala que «durante todo el mes de marzo pueden realizarse las siembras de girasol, por lo que lo deseable sería que el agua regresara a la provincia en las próximas semanas».

Otros cultivos

En cuanto a las leguminosas para consumo humano, como las lentejas y los garbanzos, que habitualmente se siembran en febrero-marzo, «están teniendo una nascencia muy irregular y en algunos casos no han nacido».

Por lo que respecta a los pastos, Asaja Sevilla constata que «la situación es alarmante», pues la falta de reservas hídricas provoca el debilitamiento de la planta en un momento que debería ser de pleno desarrollo del pasto de cara a la primavera. Esta situación causa grave preocupación entre los ganaderos de extensivo que verán incrementados los costes de alimentación del ganado si definitivamente no hay un desarrollo adecuado del alimento natural.

Por otro lado, los árboles frutales y los frutos secos se han visto afectados, no tanto por la falta de agua, sino por las altas temperaturas que han provocando el adelanto de la floración, especialmente en almendro. Teniendo en cuenta que estos árboles son muy sensibles a las temperaturas bajas en plena floración, «el problema de cara a la cosecha puede llegar si en próximas semanas hay una bajada de temperaturas significativas».

Ante esta situación, la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía, Feragua, ha solicitado ya a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) que atienda las necesidades hídricas de los cultivos aprobando desembalses puntuales, que permitan el desarrollo en condiciones óptimas de los cultivos ya implantados en el campo.