La cogida de la aceituna de mesa se reducirá al mes de septiembre en la provincia de Sevilla
La cogida de la aceituna de mesa se reducirá al mes de septiembre en la provincia de Sevilla - EFE/Lucía Ruiz
Agricultura

El verdeo se pierde en El Aljarafe y se reduce a la mitad en Los Alcores

La escasez de las variedades de aceituna de mesa sevillanas, gordal y manzanilla, eleva los precios en una campaña

Inma Lopera
SevillaActualizado:

Las altas temperaturas del mes de agosto y de inicios de septiembre, unido al déficit hídrico acumulado durante el año agrícola, están poniendo al límite al olivar de mesa, por lo que se empieza a observar los primeros síntomas de agostado en la aceituna. Por ello, al contrario que en la campaña anterior, el verdeo ha llegado adelantado a la provincia de Sevilla, con la apertura de las industrias desde el inicio del presente mes.

De hecho, a día de hoy, la cogida de la aceituna está generalizada y centrada en la variedad manzanilla, tras haberse cosechado otras aceitunas más tempranas como son la morona o la gordal sevillana.

«Las parcelas con menos cargas presentan frutos con buenos calibres, por lo que si no se agiliza su recolección corren el riesgo de morarse en un porcentaje significativo», explica el técnico experto en Olivar de Asaja Sevilla, José Vázquez, quien subraya que «la cosecha final verdeable, a día de hoy, está enormemente condicionada a la evolución climática que tengamos durante estos días de septiembre, y en función de ello quedará la cosecha de aceitunas que finalmente se entame», ya que «cada día que continúa sin llover podemos perder del orden de cuatro o cinco millones de kilos de aceitunas».

Pese a esta incertidumbre, la asociación interprofesional del sector, Interaceituna, ha lanzado el segundo aforo de cosecha en el que augura una producción nacional de aceituna de mesa de 523.000 toneladas frente a las 587.000 de 2018, un 11% menos.

La caída productiva es especialmente notable en la provincia de Sevilla, donde la vecería negativa del olivo ha afectado principalmente a las variedades de aceituna manzanilla y gordal, y ha sido casi nula para la variedad hojiblanca.

Por comarcas,la zona productora más afectada ha sido el Aljarafe sevillano, donde el verdeo prácticamente se pierde ya que «siendo muy optimistas sólo se podrá coger el 30% de lo que es una cosecha normal», declara el técnico de la patronal agraria, que apunta que «hay muchas zonas en las que los árboles no tienen carga por las adversidades climatológicas durante la floración y el cuaje del fruto del olivo y, por lo tanto, no hay aceitunas que coger».

Algo mejor está la zona de Los Alcores, aunque la situación «tampoco es para tirar cohetes», ya que «se estima un verdeo al 50% de lo que sería una campaña normal». La zona de la Campiña es de las menos afectada, donde se prevé una cosecha del 70%, al igual que la comarca de Estepa, donde «tan sólo se perderá un 20% de la aceituna hojiblanca», la predominante en este entorno. Esta última comarca se ha visto, además, afecta por el granizo y las fuertes lluvias del pasado 26 de agosto, al igual que el olivar de algunos municipios de la Sierra Sur sevillana.

Por variedades

La aceituna gordal ha sido la gran perjudicada, por lo que se estima una cosecha mínima, de tan sólo 17.600 toneladas, un 60% menos que el año anterior, cuando se verdearon casi 43.000 toneladas. «Esto supone un tercio de lo que sería una cosecha normal, siendo su producción aparte de escasa muy irregular. Los árboles han cargado muy poco fruto, aunque las aceitunas, a diferencia del año pasado, presentan un buen calibre», apunta José Vázquez.

El buen tamaño comercial y la escasez de la oferta ha disparado la cotización de la aceituna gordal, «que duplica el precio que tenía en estas fechas en 2018». Así, frente a los 0,66 euros el kilo del año pasado la cotización se sitúa ya en 1,20 euros el kilo, «y con tendencia alcista conforme avance la campaña».

La cosecha de la variedad manzanilla también será baja, al pasar de las 209.000 toneladas de 2018 a una previsión de 102.000 toneladas en 2019, según refleja el aforo de Interaceituna. Los olivos han cargado poco, por lo que la aceituna «conserva un buen tamaño». Es la variedad que se está cogiendo actualmente, aunque la interprofesional advierte que «para evitar el aumento de frutos morados, el periodo de recolección será corto y, además, costoso, puesto que hay parcelas que por su escasa e irregular producción no se cosecharán». Esta circunstancia hará que «la manzanilla cotice alrededor de 0,10 euros más por kilo que en la campaña anterior», explica José Vázquez. La variedad hojiblanca, la más tardía de cosechar, presentan en general una producción «aceptable, con frutos adelantados y con buen calibre». Interaceituna estima su aforo en 272.000 toneladas.

Amenazas comerciales

Asaja Sevilla reitera que «estamos en una cosecha muy corta, por lo que antes de que dé comienzo octubre el verdeo estará terminado en la provincia».

La patronal agraria se ha referido también a la comercialización de la aceituna de mesa y a los retos comerciales que tiene pendientes en esta campaña. En concreto, se ha referido a la amenaza de la imposición de nuevos aranceles a la aceituna de mesa española anunciada por Estados Unidos (EEUU) como represalia por la disputa por las ayudas fiscales concedidas a las empresas aeronáuticas Airbus y Boeing.

Así, tras el varapalo sufrido por los gravámenes ya impuestos a la aceituna negra, que se comercializa en EEUU sobre todo para la elaboración de pizzas, «ahora se incluye a la aceituna verde y a la aceituna en fresco en la lista de productos susceptibles de ser gravados con aranceles publicada por la oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos», lo que podría ser «la puntilla del sector productor», lamenta. Una decisión que los olivareros conocerán acabado ya el verdeo, pues la ratificación o no de los nuevos aranceles en un mercado prioritario como es Estados Unidos se decidirá «entre los meses de octubre y noviembre».

Por lo pronto, el técnico de olivar de la patronal agraria ha avanzado que «Estados Unidos recupera este año una campaña normal de producción, pues se estima una cosecha de 73.000 toneladas de aceituna de mesa, frente a las escasas 17.000 cosechadas en 2018», ha señalado José Vázquez.