Andalucía es la comunidad donde más aumenta el empleo público

En la última década la plantilla pública regional engordó en 125.711 trabajadores hasta los 571.006La economía sumergida se acerca al 24% del PIB en España

E. FREIRE/Y. GÓMEZ
SEVILLA/MADRID Actualizado:

Andalucía es la comunidad autónoma española donde más ha crecido el empleo público en la última década, según una investigación publicada por Funcas, la Fundación de las Cajas de Ahorro. En concreto, entre 2000 y 2010 el número de empleados públicos aumentó en 125.711, lo que supone un 18,3% del total de nuevos puestos creados en España en la última década en el sector de las administraciones y empresas públicas. La plantilla andaluza de empleados públicos ha engordado en esta época desde los 445.295 empleados del año 2000, a los 571.006 que había a cierre de 2010, según este informe elaborado por los profesores Miguel Ángel malo, Luis Garrido y Begoña Cueto, que utilizan la Encuesta de Población Activa (EPA) como fuente más fiable.

Después de Andalucía, son Cataluña, con 123.540 nuevos trabajadores públicos, lo que supone el 18% del total nacional; y Madrid, con 77.581 (un 11,3%) las comunidades autónomas donde más aumentó el sector público laboral en la última década.

En el otro extremo, las que menos puestos de trabajo público sumaron fueron las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla (940), Navarra (4.292), Asturias (4.477) y La Rioja (4.724).

En términos relativos, Andalucía estuvo justamente en la media de aumento del empleo público en la última década, con un 28,2%, y por debajo se situaron Murcia (25,9 %), País Vasco (20,9 %), Madrid (18,6 %), Castilla y León (17,8 %), Canarias (14,5 %), Navarra (12,5 %), Asturias (6,6 %) y Ceuta y Melilla (4,98 %).

Los investigadores de Funcas también concluyen que en Andalucía el nivel de empleo público no ha crecido más que el resto del empleo, sino que está en línea con la media española con un índice de incidencia del 7%.

En la elaboración de este análisis los expertos han utilizado datos del Registro Central de Personal (RCP) de las administraciones públicas y de la Encuesta de Población Activa (EPA). Según el RCP —que excluye funcionarios afiliados a Muface, Isfas y otras mutualidades— de enero de 2000 a enero de 2010 hubo un incremento de 417.651 empleados públicos; mientras que, según datos de la EPA —comparando el primer trimestre de 2010 con el de 2000— el aumento fue superior a las 700.000 personas. En ambos casos casi las dos terceras partes del incremento de personal fueron en las comunidades autónomas y el tercio restante fue en los ayuntamientos.

Por otro lado, la economía sumergida en España se acerca ya al 24% y afectaría a unos cuatro millones de empleos. Esta es la principal conclusión de otro estudio financiado y publicado por la Fundación de las cajas de ahorros, Funcas, que concluye que en los últimos treinta años se ha producido una elevación del volumen de la economía sumergida, tanto en términos absolutos como en comparación con la actividad oficial.

Época de bonanza

Así de unas estimaciones medias de economía sumergida de alrededor del 12,5% sobre el PIB oficial en el periodo 1980-1985, se ha pasado a unos niveles del 20 al 23,7% en el periodo 2005-2008. La investigación, ha sido llevada a cabo por los profesores María Arrazola, José de Hevia, Ignacio Mauleón y Raúl Sánchez de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, pone de manifiesto que el aumento del volumen de esta actividad oculta coincide con un periodo de fuerte aumento del crecimiento de la actividad económica oficial.

Pero aún sí la economía sumergida ha avanzado a un ritmo muy superior a la oficial. Entre 1980 y 2008 el PIB se ha duplicado, la actividad oculta se ha multiplicado por cuatro.

En cuanto a las razones, los autores argumentan que este comportamiento se explica fundamentalmente por motivos fiscales. La fuerte subida de la presión fiscal habría incentivado la realización de actividades al margen de los cauces oficiales. Y a su vez, la existencia de estas actividades que no pagan impuestos supone una importante merma de la recaudación fiscal. En el periodo analizado (1980-2008) Hacienda habría dejado de ingresar de media un 5,6% del PIB.