Los seis postulantes a coger el trono de Rubalcaba
Postulantes hay varios. El melón de la sucesión en el PSOE vuelve a abrirse - abc
sucesión en el psoe

Los seis postulantes a coger el trono de Rubalcaba

¿Quién será el nuevo candidato del PSOE a la Moncloa? El cántabro, cuarto secretario general, ha dicho adiós dos años y medio después de relevar a Zapatero y deja abierto el melón de la sucesión

abc.es
Actualizado:

¿Quién será el nuevo candidato del PSOE a la Moncloa? El cántabro, cuarto secretario general, ha dicho adiós dos años y medio después de relevar a Zapatero y deja abierto el melón de la sucesión

1234567
  1. Rubalcaba tira la toalla y en julio habrá Congreso Extraordinario

    Postulantes hay varios. El melón de la sucesión en el PSOE vuelve a abrirse
    Postulantes hay varios. El melón de la sucesión en el PSOE vuelve a abrirse - abc

    Si Alfredo Pérez Rubalcaba albergaba alguna esperanza de volver a ser cartel electoral del PSOE a La Moncloa en las próximas generales, en la noche de este domingo 25 de mayo se esfumó. Sus « malos y duros resultados, sin paliativos» en las europeas han provocado que hoy, tras dos años de agónico desgaste, el líder socialista haya decidido celebrar un congreso extraordinario los días 19 y 20 de julio para elegir a así sucesor y una nueva dirección del partido. Una nueva debacle tras el desastre de 2011 que muestra su nula consolidación como alternativa a Mariano Rajoy y la fragmentación de la izquierda.

    Tras el anuncio, se abre ahora un periodo de incertidumbre en el que cada movimiento interno se mirará con lupa. Empezando por el que haga el propio Rubalcaba, quizás urdido en la sombra, y siguiendo por los de los barones; en particular la andaluza Susana Díaz, verdadero poder fáctico del partido ahora que se ha anunciado un próximo vacío de poder, como el díscolo Emiliano García-Page, alcalde de Toledo. Con ello, las estrategias de los «precandidatos» a sucederle también se reactivan: Patxi López, Carme Chacón, Eduardo Madina y Pedro Sánchez.

  2. Chacón se revuelve desde Miami

    La exministra de Defensa Carme Chacón
    La exministra de Defensa Carme Chacón - efe

    Carme Chacón ya ha comenzado a dar pasos para capitanear al fin la nave socialista. Antes de la comparecencia de Rubalcaba, la exministra de Defensa publicó por la mañana un «tuit» desde su cuenta pidiendo una revolución en el seno socialista: «El cambio empieza por nosotros. Sólo si primero nos abrimos a la sociedad, la sociedad se abrirá a nosotros», escribió acompañando su frase con la etiqueta «primarias abiertas». Tras su derrota en febrero de 2012 ante Rubalcaba en el Congreso de Sevilla y su año sabático alejada de la contienda política del día a día para dar clases en la Universidad de Miami, Chacón aspira a ser la primera mujer en liderar al PSOE y, por lo tanto, en la primera candidata de los socialistas a la Presidencia del Gobierno. Queda por ver si cuenta con los mismos apoyos que cosechó hace dos años cuando estuvo a punto de ocupar la dirección o si los miembros del partido la ven como un reflejo del pasado (no olvidemos que fue ministra de Defensa en la denostada etapa de Zapatero) y se apueste realmente por caras nuevas que inspiren una renovación real entre un electorado socialista claramente desencantado.

  3. Susana Díaz

    Susana Díaz es la presidenta de la Junta en Andalucía y ha irrumpido con fuerza en la escena política socialista
    Susana Díaz es la presidenta de la Junta en Andalucía y ha irrumpido con fuerza en la escena política socialista - efe

    Pocas cosas pueden suceder ahora mismo en el PSOE sin su consentimiento. Susan Díaz lidera la federación más grande, la que más delegados aportará, en torno al 20%, al próximo Congreso Extraordinario. Es además la que acumula mayor poder institucuional, como presidenta de la Junta de Andalucía, la única Comunidad Autónoma que los socialistas nunca han dejado escapar. Pese al caso de los ERE, la reciente crisis de su acuerdo con Izquierda Unida y cierta ausencia de legitimidad por haber ocupado sus cargos como heredera de Griñán, Díaz le ha brinadado al PSOE uno de cada cuatro votos en estas elecciones europeas, y una sólida victoria en Andalucia.

    De acuerdo con Griñán, Díaz y su federación acordaron con Rubalcaba cesar las hostilidades, después de que apoyaran mayoritariamente a Chacón en el Congreso de Sevilla. Ese «alto el fuego» perimitió a Rubalcaba manejar un cómodo calendario que no habría el melón de la sucesión hasta después de las elecciones europeas. Pero ahora todo ha cambiado. Muchos focos están puestos ahora en Díaz no solo como la tecla necesaria que cualquier candidato debe pulsar para tomar el poder en el PSOE, sino que se piensa en ella como posible candidata. A su favor jugará el poder institucional, el agrado de los líderes de muchas federaciones y cierta imagen de renovación. En contra, las presiones e incluso la propia voluntad que ella ha expresado en ocasiones de querer presentarse a las elecciones en Andalucía, donde su objetivo no es solo ganar sino hacerlo con un margen que le permita desembarazarse de IU como socio de Gobierno. Es precisamente su pacto con la formación comunista lo que le da la posibilidad de presentarse como una candidata nétamente de izquierdas, un discurso que puede calar en las bases.

    Díaz, natural de Sevilla y de 39 años, comenzó a acaparar poder en el PSOE cuando en 2010 alcanzó la Secretaria de Organización del PSOE en Andalucía. Tan solo tres años después ya era Presidenta de la Junta de Andalucía y luego se hacía cargo del partido. Logró licenciarse en Derecho hace pocos años, pero no se le conocen ocupaciones más allá de la política. Hasta 2004 y durante siete años fue Secretaria de Organización de Juventudes Socialistas en Andalucía, algo que le dio experiencia en las tripas de la federación más importante de España. Su primer cargo público lo ocupó en 1999, cuando fue elegída concejal del Ayuntamiento de Sevilla con apenas 25 años. En 2004 fue elegida diputada por Sevilla al Congreso. En 2008 retornó a Andalucía para ser parlamentaria regional. Desde ese momento y al amapro de José Griñán comenzó su imparable ascenso a la cúpula del partido. Presentándose o no, lo que Díaz determine decidirá gran parte del futuro del PSOE.

  4. Eduardo Madina y su aspiración eterna

    Eduardo Madina, diputado socialista
    Eduardo Madina, diputado socialista - efe

    El eterno aspirante Eduardo Madina ya tiene la puerta abierta para liderar el partido. Tras el anuncio de Rubalcaba, el dirigente socialista apenas le ha faltado tiempo para demandar unas primarias abiertas sin necesidad de pasar previamente por un Congreso federal, la «herencia» impuesta por Rubalcaba para su abandono. « Yo sólo puedo alinearme con aquellos que creen que la apertura del partido radica en un escenario de futuro», ha contestado a la pregunta de si será candidato en las primarias, a la vez que ha subrayado que «el secreto del crecimiento futuro del principal partido de la izquierda de este país» radica en la organización de unas primarias abiertas.

    «Mi escenario principal, mi esperanza principal es que haya un espacio de esperanza para las próximas décadas para 47 millones de habitantes que viven momentos de enorme dificultad», ha incidido el secretario general del Grupo Socialista en el Congreso.

    Madina cuenta a su favor con una gran popularidad dentro del partido, ya que parece estar limpio de las guerras «postzapateristas» que han inundado la formación en los últimos años. Otros, sin embargo, dicen que todavía es muy joven (tiene 39 años) y que le falta el «instinto asesino» que un puesto así requiere.

  5. Pedro Sánchez, el menos conocido busca la sorpresa

    Pedro Sánchez
    Pedro Sánchez - abc

    Es desde luego el menos conocido, algo que precisamente ahora puede ser una ventaja en estos momentos en los que el PSOE afronta una regeneración en profundidad. Pero en los círculos políticos y periodísticos Pedro Sánchez Castejón lleva tiempo siendo una referencia para los sectores que reclaman el cambio con mayúsculas. Pero este madrileño de 42 años no es ni mucho menos un «outsider» del partido. Concejal en el ayuntamiento de Madrid desde el año 2004 decidió dar el salto a la política nacional en el año 2009, abandonando sus responsabilidades, que se centraban en las áreas de urbanismo y vivienda. Pasó entonces a recoger su acta de diputado por Madrid en el Congreso de los Diputados, algo que posibilitó la renuncia de Pedro Solbes al poco de que éste abandonase la vicepresidencia económica del Gobierno de Zapatero. Rápidamente se le asoció con el por entonces todopoderoso vicesecretario general del PSOE y ministro José Blanco. Un vínculo que él nunca se molestó en ocultar.

    En las famosas primarias de Madrid en las que Tomás Gómez desafió la decisión de Zapatero de imponer a Trinidad Jiménez como candidata socialista a la Comunidad de Madrid, Sánchez se alió con los críticos a Gómez. Aquella decisión motivó que tiempo después, algunos pensasen en él como posible baza para disputarle a Gómez la Secretaría General de la federación madrileña, después de un nuevo batacazo electoral en la Comunidad de Madrid de los socialistas en los comicios de 2011. Ese enfrentamiento le llevó a tener serios problemas para ocupar posiciones de salida en la lista por Madrid del PSOE al Congreso de los Diputados para las elecciones de 2011. Ocupó el puesto 11, algo que le dejó fuera del Congreso en primera instancia, ya que el PSOE logró diez escaños por Madrid en las elecciones de noviembre de 2011. Pero en enero de 2013 la renuncia al escaño de Cristina Narbona le vuelve a hacer un hueco en la Cámara Baja, donde es el Vocal de los socialistas en la Comisión de Economía y Competitividad y en la que se dedica al estudio del Cambio Climático.

    Frente a su menor experiencia, aunque no escasa, puede presentar un currículum más armado que el de muchos a los que podría estar pensando en sustituir. Aunque se licenció en Económicas por la Complutense, Sánchez es Doctor en Economía y Empresa por la Universidad Camilo José Cela, donde imparte clases como profesor de Estructura Económica e Historia del Pensamiento Económico. Tiene un Máster en Economía Política Europea por la Universidad Libre de Bruselas u otro Máster en Liderazgo Público por el IESE. Su dominio del inglés y el francés le ha permitido trabajar para consultoras internacionales. Además, ha sido asesor en el Parlamento Europeo y fue Jefe de Gabinete del Alto Representante de Naciones Unidas en Bosnia durante la guerra de Kósovo.

    Desde hace meses está realizando una intensa campaña por las agrupaciones socialistas de toda España para limar su falta de conocimiento incluso entre la propia militancia. Algo que parece estar consiguiendo. Su rol en esta lucha está todavía por definir, su principal activo es precisamente ser el candidato más nuevo, el menos viciado por anteriores responsabilidades, siempre ha ocupado un segundo plano. A eso hay que sumar un currículum solvente, el dominio de los idiomas y una buena imagen, algo que ha hecho que, por ser menos conocido, todavía a día de hoy, «guapo» sea uno de los adjetivos que más le han definido. Sus desventajas radican precisamente en la otra cara de la moneda de sus fortalezas, poco conocimiento ciudadano y un limitado poder interno, algo importante si finalmente la batalla se dirime en un Congreso. Bien de manera individual o porque otro de los candidatos intente atraerlo para su causa, Pedro Sánchez va a jugar un rol importante en la batalla por el liderazgo del PSOE.

  6. Patxi López, el delfín de Rubalcaba quiere dar el salto a Madrid

    El exlendakari Patxi López
    El exlendakari Patxi López - efe

    El líder de PSE siempre ha sido fiel a su gran valedor, Alfredo Pérez Rubalcaba. Este lunes, después del anuncio de la convocatoria del congreso extraordinario, tampoco ha querido fallarle. Mientras que Eduardo Madina o Carme Chacón eran partidarios de las primarias por delante del congreso, Patxi López ha apoyado la celebración del evento: «Es absolutamente razonable, porque no se trata solo de darle la vuelta a un cartel, sino de darle la vuelta al partido».

    Aunque su candidatura es un secreto a voces, el exlendakari no ha querido confirmar nada: «De eso ya hablaremos», ha respondido a los periodistas que le han cuestionado por su futuro. Hoy se guarda, pero hace unos meses, cuando el debate sobre los posibles candidatos a unas hipotéticas primarias saltaba por los aires, el discurso era otro: «Si soy necesario, no me pondré de perfil».

    Su pasado político al frente de Ajuria Enea puede ser una pesada losa –tuvo que adelantar las elecciones y se pegó un batacazo electoral– o un voto a favor al contar con una experiencia política que solo Susana Díaz y Emiliano García-Page atesoran. Entre tanto, el delfín de Alfredo Pérez Rubalcaba sigue deshojando la margarita antes de anunciar su candidatura para sustituir a su gran apoyo.

  7. Emiliano García-Page

    El alcalde de Toledo, Emiliano García-Page
    El alcalde de Toledo, Emiliano García-Page - efe

    Page fue claro hace unos meses ante los insistentes rumores de un próximo relevo en la dirección del PSOE: él tampoco se pondría «de perfil» si le animaran a presentarse a unas primarias de cara las generales. La marcha de Rubalcaba abre la puerta a esa opción, muy bien valorada por otro peso pesado del partido. José Bono podría haber intercedido en numerosas ocasiones para conseguir que Page se mostrara más ambicioso ante un Rubalcaba en horas bajas. Bono le garantizaría el apoyo de un gran número de cargos intermedios de la formación y su férrea batalla política con Cospedal en la región puede granjearle también simpatías entre la «línea dura».

    Es hábil, sibilino y sabe comunicar muy bien, pero algunos creen sin embargo que no tiene opciones reales (algo que, en cierta manera, puede jugar también a su favor como ocurrió con Rodríguez Zapatero en 2000) y que quizá antes de plantearse cotas más altas debería aglutinar todos sus esfuerzos en ganar la batalla local ante Cospedal. Ayer mismo, volvió a perder al quedarse a nueve puntos del PP en las elecciones europeas.