Albert Rivera durante su visita este viernes al Parlamento de Andalucía junto al grupo parlamentario de Ciudadanos
Albert Rivera durante su visita este viernes al Parlamento de Andalucía junto al grupo parlamentario de Ciudadanos - Juan Flores
Elecciones andaluzas

La batalla de la presión política entre el PSOE y Ciudadanos

Albert Rivera recupera las propias palabras de Susana Díaz sobre el bloqueo y le pide su abstención

SevillaActualizado:

Las reiteradas llamadas de Susana Díaz a los partidos políticos para evitar el «bloqueo» de Andalucía tras las elecciones se le ha vuelto en contra. Porque es el principal argumento que Ciudadanos esgrime ahora para pedirle su abstención ante el Gobierno del cambio que están negociando el PPy Ciudadanos. Albert Rivera, quien este viernes visitaba Andalucía por primera vez tras las elecciones del 2 de diciembre, lo decía claramente en un desayuno informativo organizado por la Cadena Ser.

Y lo hacía exhibiendo su triunfo electoral, alabando a sus compañeros de partido y poniendo las cartas sobre la mesa. Ciudadanos no va a cejar en su presión al PSOE. «Pedimos sentido de Estado. Espero que el PSOE esté a la altura como lo estuvo Ciudadanos hace tres años y medio; nosotros votamos a favor y ahora ni siquiera les pedimos eso, basta con que se abstengan. Susana Díaz debe pasar a la oposición con dignidad y asumir su derrota».

La formación naranja no contempla, además, otro escenario que no sea un pacto de Gobierno con el PP y quiere que sea el PSOE el responsable de permitir el paso «a los populismos», calificativo con el que Rivera denomina a Vox (también a Podemos) aunque sin nombrarlo. Su discurso pasa por la «revolución de los moderados» y la unión de los «constitucionalistas» que creen en Andalucía, España y la Constitución. «La única manera de que no gobiernen los extremos es que los moderados nos unamos».

El PSOE también juega sus cartas. El vicepresidente de la Junta en funciones, Manuel Jiménez Barrios, decía que el «telón de la comedia ya ha caído porque un cambio de Gobierno está en manos de Vox así que pido a Albert Rivera que no maree la perdiz». Eso después de ofrecer al PSOE «para dar estabilidad a Andalucía».

Fuentes de la negociación entre el PP y Ciudadanos confirmaron a ABC que hay muchos puntos de acuerdo entre ambas formaciones, que el ambiente es fluido y cordial y que hay buenas expectativas de que el próximo lunes 17, cuando se celebrará el segundo encuentro político entre Moreno y Marín con sus respectivos equipos, haya un acuerdo sobre la mesa. Pero también es cierto que quedan muchas cosas por negociar y que habrá puntos de fricción.

En este escenario, el líder nacional de Ciudadanos jugaba también las cartas de su formación en la negociación. Así, dejaba la puerta abierta a ceder la Presidencia a Juanma Moreno, «nosotros no queremos sillones, nos interesan las políticas. Juanma Moreno está preocupado por silla, no parece un buen camino para la negociación, pero a nosotros nos interesa la Educación, la Sanidad y el Empleo. El poder se ejerce, no se ostenta, y se ejerce haciendo política», afirmaba al tiempo que también daba una de arena alertando de que Juanma Moreno podía acabar «declarando en los juzgados por Bárcenas».