Casado y Sánchez, en una reunión en la Moncloa
Casado y Sánchez, en una reunión en la Moncloa - ABC

Elecciones en Andalucía 2018Pablo Casado y Pedro Sánchez, grandes beneficiados en las elecciones andaluzas

Ambos líderes nacionales consiguen sus objetivos aunque no concurrieran ellos a los comicios. Casado se refuerza como líder; Sánchez puede pedir la cabeza de Susana Díaz

Sigue las reacciones a los resultados de las elecciones andaluzas en directo

SevillaActualizado:

Las elecciones andaluzas han dejado grandes ganadores ( Juanma Moreno, Juan Marín) y perdedores ( Susana Díaz). Pero esos son actores y protagonistas de la política regional. Sin embargo, los comicios tienen también tienen beneficiados y perjudicados más allá de Despeñaperros: los líderes nacionales de PP (Pablo Casado) y PSOE (Pedro Sáchez), aunque por motivos bien distintos.

Pablo Casado es uno de los mayores triunfadores de estas elecciones. El líder del PP había fiado su futuro político a estos comicios y al buen resultado de Juanma Moreno este 2D. Tanto, que había montado hasta su propia caranava electoral para recorrer Andalucía.

La apuesta le ha salido redonda. Aunque el PP retrocede en Andalucía, lo hace menos que el PSOE y, sobre todo, suma con Ciudadanos y Vox un Gobierno de cambio. La apuesta de Casado le ha dado un espaldarazo de cara al siguiente ciclo de elecciones: las locales, europeas y cada vez más cercanas Generales.

El otro gran triunfador de estas elecciones fuera de Andalucía es el secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Su falta de sintonía con Susana Díaz no llegaba ni a secreto a gritos. Todo el mundo lo sabía y nadie lo ha ocultado mucho nunca. Díaz quiso le movió la silla y le dejó fuera de la Ejecutiva en su intento por hacerse con el liderato del PSOE. Esa fue la primera derrota de la socialista.

Sánchez -esto ya es historia- consiguió ganar las primarias primero y llegar a presidente del Gobierno después mediante una moción de censura. Díaz por el contrario ha perdido la Junta de Andalucía y ahora Sánchez tiene toda la legitimidad para pedir su cabeza. La venganza, en este caso, solo ha necesitado de tiempo. En el PSOE han pasado de aquél famoso «Yo a la Moncloa y tú a San Telmo» que Sánchez le dijo a Díaz a un «Yo en la Moncloa...y tú ya veremos».

Por otro lado, Sánchez se anota el punto de poder presentarse como el dique contra Vox y la extrema derecha en Madrid ahora que la formación sí es una realidad y no solo un fantasma que agitar. «Ojo que mirad lo que pasado en Andalucía» puede reportarle votos entre el socialismo que pensaba abstenerse y se puede ver forzado a ir a las urnas para que los de Santiago Abascal no repitan en el Congreso su gesta del Parlamento andaluz.

Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, es el tercer político que pesca en las aguas revueltas de la política andaluza. Su formación, con Juan Marín a la cabeza, se ha hecho con 21 escaños. Partían de nueve. El crecimiento es más que notable y sitúa a los naranjas en muy buena posición de salida para las siguientes elecciones.