Juanma Moreno con los representantes del Comité de Empresa de Navantia este viernes
Juanma Moreno con los representantes del Comité de Empresa de Navantia este viernes - EFE

Elecciones en Andalucía 2018Las encuestas previas a las elecciones andaluzas aumentan la presión sobre los candidatos

Sólo Susana Díaz ha dicho en público que espera mejores resultados que en 2015. Los demás, callan

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las elecciones andaluzas todavía no se han celebrado pero todo el mundo da por hecho que Susana Díaz volverá a ganar las elecciones. Empezando por ella misma, lo cuál es lógico, y continuando con el resto de candidatos a la Presidencia de la Junta de Andalucía, lo que ya es sorprendente. Y una buena parte de la culpa de esta sensación la tienen los seis sondeos que se han publicado hasta ahora y que han mostrado una tendencia similar.

El PSOE volvería a ser la fuerza más votada, aunque perdiendo representatividad, mientras que la pelea más encarnizada está en el segundo puesto que oscila entre el PP (según dicen cuatro de los cinco sondeos) y Adelante Andalucía (tal y como recoge la encuesta del CIS). Otra de las revelaciones es la irrupción de Vox en el Parlamento andaluz, fuerza a la que llegan a dar hasta tres parlamentarios.

Curiosamente, la polémica encuesta publicada por el CIS (que dirige el socialista José Félix Tezanos) es la única que da al PSOE una representatividad similar a la que logró en 2015. Incluso le aumenta el porcentaje de votos, aunque no de escaños. Pero es la excepción. Lo habitual en las encuestas realizadas por GAD3, Metroscopia, Sociométrica, Sigma 2 y NcReport, es que el PSOEpierda entre 4 y 11 escaños, que se traduciría en un 5% menos de respaldo aproximadamente.

Estos datos han dado alas a la presidenta de la Junta y candidata a la reelección por el PSOE, Susana Díaz, quien ha sido la única que, hasta ahora, ha dicho públicamente sus expectativas. «El cumplir mi palabra y los compromisos me da la ilusión de que haya más andaluces que confíen en el PSOE el próximo 2 de diciembre», aseguró este viernes en Jaén. Una frase que le pone el listón muy alto a su formación política. Perder diputados sería un fracaso, pero ahora muestra ya que su objetivo es conseguir más que en 2015.

Un bajón previsto

La situación del Partido Popular andaluz mirando a las encuestas es completamente diferente. Todas le auguran un importante bajón electoral. La más optimista es la realizada por Sigma 2 que le otorga hasta 29 diputados en el escenario más optimista, lo que supondría una pérdida de 4 diputados respecto a la representatividad actual. La más negativa para el PP es la estimación del CIS que le llega a conceder un mínimo de 20 diputados, perdiendo 13 escaños.

[[ÚLTIMA ENCUESTA PARA ABC: El bloque a la derecha del PSOE sigue sin opciones de gobernar pese a la entrada de VOX]]

Hay quien dice en el seno del PP que sus datos no son estos, que las encuestas de las que ellos disponen les dan una posibilidad de sumar mayoría absoluta con Ciudadanos y arrebatarle el sillón a Susana Díaz. También está por ver si esta importante caída moviliza al electorado popular o termina por desmotivarlo.

Juanma Moreno sigue con su campaña recorriendo Andalucía y este viernes recaló en San Fernando donde se reunió con el Comité de Empresa de Navantia, a los que dejó claro que defenderá «el plan estratégico que garantice el futuro de la próxima década».

Hay otro factor clave que destacan las encuestas. Vox obtendría hasta tres escaños según el sondeo de Sociométrica aunque lo verdaderamente revelador es que no obtendría en ninguna encuesta menos del 2%, insuficiente para entrar en la Cámara pero que muestra un crecimiento importante.

La provincia clave para esta formación es Almería. Tal vez por eso no sea casualidad que Pablo Casado, el presidente nacional del PP, estuviese este viernes en esta provincia reunido con los representantes de la Mesa del Agua, recogiendo sus reivindicaciones y defendiendo un precio «competitivo para el agua de los agricultores».

El papel de Ciudadanos y Adelante Andalucía

Lo mismo que el número dos de Ciudadanos, José Manuel Villegas, quien estaba en las Jornadas del Pimiento Temprano en Dalías, también en Almería, «en Ciudadanos vamos a ser los únicos a los que se los haga corta esta campaña. Los demás partidos están bajando y nosotros creciendo».

Las palabras de Villegas recogen el sentir de las encuestas que no los bajan de 16 diputados, un importantísimo crecimiento porque la formación naranja tiene ahora 9 diputados en el Parlamento. Las previsiones más optimistas le conceden hasta 25 escaños, lo que para ellos sería un éxito impensable pero que no les permitiría pactar con el PP como han anunciado que harán si suman suficientes diputados como para llegar hasta San Telmo.

Claro que estas altas expectativas aumentan la presión sobre Juan Marín porque ya nadie se acuerda de los 9 diputados que logró en 2015, sino de que se está jugando incluso la posibilidad de ser presidente de la Junta. En este escenario que dibujan todos los sondeos, cualquier resultado similar al de 2015, que para otra formación sería un éxito, para la formación naranja sería un éxito.

Adelante Andalucía obtiene, sin embargo, resultados dispares en los sondeos. El CIS los situaba como segunda fuerza en Andalucía con 22 escaños, dos más de los que suman ahora Podemos e IU que concurrieron por separado en 2015. Pero hay dos sondeos, el de Sociométrica y el de NcReport, que les dan hasta 24 escaños, cuatro más de los que tienen en la actualidad. Sus candidatos, Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, han diseñado una campaña que irá creciendo en esta última semana.

De hecho, este sábado celebran un gran acto en Sevilla, en el auditorio de Fibes con la presencia de Pablo Iglesias y Alberto Garzón para el que ya han vendido más de tres mil entradas. Ayer aseguraron que gastarán 1.800 millones de euros más en Sanidad, para que los médicos tengan diez minutos para cada paciente.