El candidato del PP, Juanma Moreno junto a Pablo Casado - JORGE GUERRERO / AFP
Elecciones Andalucía 2018

El PP apela a la «rebeldía» ante las elecciones andaluzas: «Cuando todo parece imposible es cuando hay que ganar»

Juanma Moreno y Pablo Casado inician en Málaga la campaña para propiciar «una ola de cambio que arrase Andalucía»

MÁLAGAActualizado:

Sin brocha, cola ni carteles y prescindiendo de su tradicional himno pero rodeados de cables y enormes pantallas de ordenador. Incluso dándole a los videojuegos y a la realidad virtual. Así ha sido como el Partido Popular ha querido simbolizar en Málaga este jueves horas antes del inicio de la campaña de las elecciones andaluzas que representa «la ola de cambio que tiene arrasar Andalucía».

Ante un auditorio principalmente formado por jóvenes, muchos de ellos emprendedores empresariales o expertos en informática, Juanma Moreno les ha pedido «rebeldía» y les ha instado a ser los garantes del vuelco que impida que el PSOE alcance los 40 años en el Gobierno de la Junta. «El PP quiere innovar en esta tierra, ¡se puede!», había dicho minutos antes Pablo Casado.

Con sus discursos, los dos líderes del PP daban por finalizada una jornada denominada «hackaton», desarrollada en el Polo de Contenidos Digitales puesto en marcha por el Ayuntamiento de Málaga. En ella grupos de desarrolladores de software buscaban soluciones a los principales problemas que, como la educación o el paro, sufre Andalucía. Un acto fresco y distinto, poco populoso pero que pretendía ser símbolo de una nueva era que tiene que empezar precisamente a ser protagonizada por los jóvenes.

«No os conforméis», les ha reclamado Moreno. «No derrochéis vuestro poder, sería una irresponsabilidad que no os perdonaríais nunca», ha afirmado. El cierre del acto ha sido una continua apelación a la necesidad de cambio ante una «oportunidad histórica» y de «pasar página porque ha llegado el tiempo de algo nuevo, algo diferente». Siempre poniendo como protagonistas del cambio a quienes, como el propio Pablo Casado, no han conocido otro gobierno en San Telmo que no sea el socialista.

«Vuestros padres votaron a otras formaciones políticas porque representaban lo nuevo, un nuevo estilo. Eran el cambio. En Andalucía ha llegado la hora de que esta generación imite a vuestros padres: hay que buscar algo diferente», ha expresado.

Lo mismo había hecho Casado, su telonero, poco antes. El líder nacional renegó del discurso de la resignación ante la pretendida imposibilidad del cambio. «Cuando todo el mundo piensa que hay que resignarse, Juanma viene a romper ese conformismo, el me quedo en casa y pensar que este es el futuro que me ha tocado vivir porque soy andaluz». Resignación que hizo extensiva a los propios. Sin citarlas, en clara referencia a las encuestas que tan malos vaticinios están dando a su partido en las últimas horas. «Cuando todo parece que es imposible es cuando hay que ganar», ha anhelado.

Como hace cada vez que pisa suelo andaluz pese a las protestas de la presidenta, Casado ha citado los temas nacionales que más pueden horadar sus apoyos. «La gente de Susana Díaz ha votado en el Congreso que prefiere que se siga ultrajando el himno», ha recordado, en referencia al rechazo de los socialistas a la iniciativa popular para preservar los símbolos nacionales. Apelando también a la reforma educativa planteada por el Gobierno de Sánchez, «que se va a cargar todo lo que avanzamos nosotros»

En definitiva, ha subrayado, «quien ha perdido contra Sánchez no puede salvar Andalucía de Sánchez». El voto a Díaz, ha reiterado, «es un voto a Sánchez».

A partir de ahora, Casado y Moreno recorrerán Andalucía en un maratón con más de 40 actos en dos caravanas paralelas convertidas en un apostolado del cambio del que el PP, aseguran, es el único garante. Moreno ha prometido una campaña «positiva y alegre y con propuestas». «Con las manos limpias», ha añadido, y con una candidatura de la que el candidato ha subrayado su capacidad probada de gestión.