Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez
Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez - ABC
Elecciones en Andalucía 2018

Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias se enfrentan por un posible pacto con el PSOE tras las elecciones andaluzas

Madrid intenta imponer a Andalucía la política de pactos tras los comicios y someter a los inscritos un eventual acuerdo para entrar en el Ejecutivo

SevillaActualizado:

Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias, líderes de Podemos en Andalucía y España respectivamente, dejaron ayer más que patentes sus diferencias a cuenta de un posible pacto para gobernar en Andalucía junto al PSOE de Susana Díaz. Mientras que la candidata morada a la Presidencia de la Junta aseguró ya hace días que su formación no iba a aliarse con Díaz para entrar en el Ejecutivo, Pablo Iglesias corrigió a Rodríguez ayer al decir que ese eventual pacto «lo tendrán que decidir los inscritos» en Podemos e IU.

No acabó ahí la bronca. Rodríguez respondió al razonamiento del líder nacional de Podemos asegurando que una decisión de los militantes estaba fuera de la mesa desde hace mucho tiempo. Así, la candidata de Adelante Andalucía explicó que si bien poner en marcha una consulta a los inscritos del partido sobre un posible pacto de gobierno es algo que está recogido en los Estatutos, esta opción ya fue descartada en la II Asamblea Ciudadana de Podemos Andalucía, «donde decidimos asambleariamente que esa propuesta de pacto de gobierno no se iba a presentar», pues se acordó que «no vamos a ser muleta del PSOE-A en ningún caso».

La cuestión no es menor. En el escenario electoral que manejan los partidos, no se contempla una mayoría absoluta tras el 2D, por lo que los pactos van a ser decisivos a la hora de formar Gobierno. Ciudadanos ya ha dicho que no piensa apoyar al PSOE; el PP, tampoco votará por Díaz. Así que, a priori, solo la confluencia de Podemos e IU -Adelante Andalucía- puede hacer presidenta de la Junta a Susana Díaz.

Esta bronca se produce además precisamente el día antes de que Pablo Iglesias aparezca por Andalucía por primera vez para iniciar la precampaña electoral de cara a los comicios andaluces tras haberse cuestionado la ausencia del líder nacional de Podemos en Andalucía durante las últimas semanas.

El desencuentro tiene además otra lectura. Con las elecciones andaluzas sobre la mesa, desde Podemos en Madrid negocian los Presupuestos Generales del Estado con el PSOE de Pedro Sánchez, por lo que los intereses de Podemos en el ámbito nacional no tienen porqué ser los mismos que los de la formación morada en Andalucía. Mientras que en Madrid quieren un acercamiento con el PSOE de Pedro Sánchez, en Andalucía, los de Podemos huyen del PSOE de Susana Díaz.

Por su parte, el líder andaluz de IU, Antonio Maíllo, insistió ayer en que la confluencia quiere «construir una alternativa en la que el próximo gobierno se llame Adelante Andalucía y lo dirija Teresa Rodríguez», toda vez que marca el reto de aquí al 2D de convencer al mayor número de andaluces de que «no pueden dirigir el futuro de Andalucía ni quienes vienen de Madrid a hablar de Cataluña».