Pablo Casado, en Alfaro el Viernes Santo - EFE / Vídeo: Casado: «Sánchez solo acierta cuando rectifica y da la cara»
Elecciones Generales

Elecciones generales 2019Casado cree que el voto útil del centro-derecha empieza a caer en la «cesta» del PP

Los populares están convencidos de que Sánchez pagará su «error» por huir del cara a cara y ven a Vox fuera de juego en la últma semana por no estar en los debates

PamplonaActualizado:

En el PP nadie olvida que Vox no se hizo fuerte en Andalucía hasta la segunda semana de campaña electoral en las autonómicas del 2 de diciembre. Es decir,todo puede pasar aún en esta recta final antes de las generales del domingo 28 de abril. Esa es la esperanza del equipo de Pablo Casado, que cada día que pasa se reafirma en su teoría. El «error» de Sánchez en la gestión de los debates electorales, probablemente el mayor error del candidato socialista, puede costarle caro, según fuentes populares. En Génova, además, cree que la ausencia de Vox en los dos debates electorales, los días 22 y 23, le dejará fuera del foco político en un momento decisivo, y situará al partido de Santiago Abascal «fuera de juego», como un actor secundario en esta carrera electoral.

La caravana del PP no paró en Viernes Santo. Pablo Casado ha liberado su agenda del lunes por el primero de los debates electorales y pasó todos los actos a la jornada de ayer, que comenzó en Pamplona. El candidato del PP caminó unos minutos por el Paseo del Redín de la capital navarra, donde escuchó algún grito aislado poco hospitalario: «¡Fuera de aquí! ¡A qué vienes un Viernes Santo! ¿A hacer penitencia? ¡Sal de aquí! ¡Bobo!». Los insultos no tuvieron mayor consecuencia y Casado llegó a la Plazuela de San José junto a Javier Esparza, para intervenir en un acto simple organizado por Navarra Suma, plataforma en la que se presentan UPN, PP y Ciudadanos.

Semana Santa

Casado suspendió la ofrenda floral que tenía previsto hacer a la Virgen de la Dolorosa en la Catedral de Pamplona, al coincidir con los oficios religiosos propios del día y estar el templo repleto de gente. Casado ha querido ser respetuoso con todos los actos religiosos a lo largo de la Semana Santa, y no interrumpirlos o entorpecerlos con su presencia, que siempre va rodeada de la comitiva propia de una campaña electoral.

Su intervención en la Plazuela de San José no tuvo ningún incidente. Varias decenas de personas escucharon en la calle al candidato, que tuvo un tono moderado, alejado de toda estridencia campañera. En los corrillos del PP solo se habló de los debates electorales. Los populares creen que Sánchez saldrá perjudicado tras su nefasta gestión. El es el «gran error» del candidato socialista, y el PP está convencido de que refuerza su «remontada» en esta recta final de la campaña. En los debates del lunes y del martes, Casado dirigirá su artillería contra Sánchez, y evitará criticar a Ciudadanos. A estas alturas de la campaña, el PP cree que el partido de Rivera ha entendido por fin que su adversario común es Sánchez, y no ganan nada lanzándose puñales entre ellos.

Además, en el PP tienen fe ciega en su candidato. Todos dicen que Casado debate mucho mejor que Sánchez, de hecho es su punto fuerte, y tienen pocas dudas de que el presidente de los populares será el vencedor en los debates de RTVE y Atresmedia.

Junto a estas circunstancias, el PP ve otra ventaja: la ausencia de Vox: Los populares consideran que el primer perjudicado es Sánchez, quien quería un debate en el que también estuviera Santiago Abascal para que se visualizaran las «tres derechas» contra él. Ahora su estrategia se ha venido abajo. Pero el PP opina además que la ausencia de Vox en dos citas tan trascendentales como la de los debates no le saldrá gratis: estar fuera del foco mediático durante dos días dejará fuera de juego al partido de Abascal, según fuentes populares.

Punto de inflexión

Con todas estas circunstancias, Casado ve un punto de inflexión en la campaña electoral. Justo el que necesitaba para cambiar las tendencias. Ahora solo le falta que los votos que espera se hagan realidad, algo que las encuestas hasta hoy no reflejan.

Ayer, en Pamplona, insistió en el mensaje que es el eje de toda su campaña electoral: la necesidad de unir el voto en el centro-derecha para evitar que los independentistas y los batasunos de Otegui se alíen con Pedro Sánchez.

Casado puso como ejemplo la plataforma Navarra Suma, formada entre UPN, PP y Ciudades en la Comunidad Foral con la intención de que «no se pierda ni un solo voto, y para impedir que el independentismo vasco y catalán decidan el futuro de nuestro país». «No tiene sentido que aquellos que quieren romper España marquen nuestro futuro y decidan qué presidente queremos a nivel nacional».

«Apelamos a ese voto unido, sensato, moderado y centrista», aseguró el líder del PP. «Es un voto unido que quiere evitar que Otegui sean fundamental en el próximo Gobierno».